El padre es un aficionado al tiro que dejó el arma cargada

Muere una niña de 9 años en Mallorca por el disparo accidental de su hermano menor

126
Urgencias, hospital de Son Espases - Europa Press.

Un grave error del padre de los menores, un aficionado al tiro que dejó cargada el arma de perdigones en el interior de la vivienda, fue el detonante de una serie de hechos desgraciados que han terminado con la vida de una menor de 9 años, quien tras un mes de lucha por su vida en el hospital, ha fallecido a consecuencia del disparo accidental que recibió de su hermano menor.

La pequeña ha muerto en el Hospital de Son Espases (Mallorca), donde permanecía ingresada en la UCI de pediatría del centro desde el pasado mes de julio. 

Según el Diario de Mallorca, el accidente se produjo el 28 de julio en el domicilio familiar en Llucmajor. El padre, aficionado al tiro, había dejado el arma cargada en el interior de la vivienda, donde su hermano de siete años, pensando que se trataba de un juego, cogió el arma y disparó contra su hermana a una corta distancia, con lo que la produjo una herida en la frente por la que la menor comenzó a sangrar abundantemente. 

Tras encontrarse la escena alertado por los gritos de su hija, el padre llamo a los servicios de emergencia que procedieron a trasladarla al hospital. Al llegar al domicilio, los servicios de emergencia pudieron constatar la extrema gravedad de las heridas que presentaba la niña. 

La Guardia Civil se hizo cargo de la investigación del accidente. Al parecer, el padre de la víctima había estado disparando con la escopeta de perdigones y se dejó el arma cargada al alcance de sus hijos.