España es el país con más fibra óptica de Europa

150 millones de euros en banda ancha ultrarrápida para las zonas rurales

20
El Gobierno invertirá 150 millones de euros en llevar la banda ancha a zonas rurales

La nueva situación supone una oportunidad sin precedentes para la España despoblada. Tras la pandemia, con el teletrabajo, no son ni uno ni dos los que decidirán trasladarse al campo, a los pueblos de sus padres o sus abuelos en búsqueda de tranquilidad, alquileres más baratos y una menor densidad de población que dificulta los contagios. El problema: hay muchas zonas rurales sin cablear.

El Gobierno ha autorizado la puesta en marcha de una nueva convocatoria de ayudas del Plan de extensión de la banda ancha (PEBA), dotada en esta ocasión con 150 millones de euros, con el objetivo de ampliar el despliegue de redes ultrarrápidas en las zonas rurales y con menos población, “contribuyendo así a reducir la brecha digital y hacer frente al reto demográfico”, informa Europa Press.

En concreto, el Consejo de Ministros ha autorizado este martes la concesión de estas nuevas ayudas a operadores de telecomunicaciones con el fin de que lleven a cabo proyectos de extensión de las redes de banda ancha de última generación y de “muy alta velocidad” en zonas rurales del país donde no está previsto que haya cobertura o en las que esta sea de baja velocidad.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha anunciado que el importe de las ayudas para la convocatoria de 2020, que supone la sexta del plan PEBA, asciende a 150 millones de euros, de los que 125 millones proceden de fondos comunitarios Feder.

En este sentido, Montero ha recordado que hasta el momento este plan ha concedido ayudas por importe de 479 millones de euros y ha movilizado proyectos por valor de 871 millones de euros, que han permitido llevar Internet de alta velocidad a 5,48 millones de hogares y empresas en núcleos de población que carecían de ello. La banda ancha es fundamental para el despegue de las zonas rurales.

La portavoz del Gobierno ha remarcado que estos planes han permitido que España cuente actualmente con unos ratios de conectividad que hacen que el país tenga un mejor indicador que el promedio de la Unión Europea (UE), especialmente en lo que se refiere a la cobertura en zonas rurales.

Ningún lugar de España donde no se pueda teletrabajar

Montero ha remarcado que la conectividad y la accesibilidad a los servicios públicos en las zonas rurales del país es un factor “esencial y especialmente importante” a la hora de abordar el reto demográfico, que es una de las prioridades del Gobierno actual.

A este respecto, ha agregado que, a pesar del “paréntesis” que ha ocasionado la pandemia del Covid-19, el Ejecutivo está trabajando para que no haya ningún lugar en España en el que, por dificultad de acceso a los servicios públicos o por un problema de conectividad, “no sea elegido como lugar de residencia habitual” por los ciudadanos.

La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales acordó el pasado 6 de mayo continuar con la tramitación del procedimiento de la convocatoria para 2020, que había sido suspendida por la declaración del estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, según recogía el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital había publicado a mediados de abril la nueva orden de bases de las ayudas del Plan de Extensión de Banda Ancha de Nueva Generación (PEBA-NGA) 2020-2022, que por primera vez incluye como elegibles las denominadas zonas grises, junto con las habituales zonas blancas.

El PEBA-NGA 2020-2022 otorgará ayudas para la extensión de la cobertura de las redes de comunicaciones electrónicas de banda ancha de muy alta velocidad (al menos 300 Mbps, escalables a 1Gbps, tanto en sentido descendente como ascendente) a las zonas sin cobertura actual de redes NGA (New Generation Access) y que no tienen previsiones de despliegue a tres años, las conocidas como zonas blancas NGA.

Las zonas grises NGA, elegibles para recibir ayudas

La principal novedad de la convocatoria de este año es la incorporación de las denominadas zonas grises NGA como áreas elegibles para recibir ayudas, que son aquellas donde hay presencia de un solo operador que puede proporcionar servicios a velocidades de más de 30 Mbps, pero sin superar los 100 Mbps.

El Gobierno obtuvo en diciembre la aprobación de la Comisión Europea para incluir las zonas grises en el marco del régimen de ayudas de estado, lo que permitirá mejorar la cobertura en algunas áreas donde, “a pesar de existir banda ancha, los servicios que ahora existen son insuficientes y hay capacidad para que sean mejorados”.

El mapa final de las zonas blancas y grises NGA elegibles para la convocatoria es el resultado de una consulta pública que finalizó el pasado 9 de junio, en la que se recibieron 145 aportaciones de administraciones públicas autonómicas y locales, operadores de comunicaciones electrónicas y otros agentes.

Otra novedad de esta convocatoria es que los proyectos tienen que ser de ámbito provincial. En concreto, se seleccionará uno por provincia y se valorará el mayor número de entidades de población cubiertas en el proyecto, para reducir todo lo posible la brecha territorial.

España es el país con la red de fibra óptica más extensa de Europa

El Programa PEBA-NGA ha complementado la acción del sector privado, convirtiendo a España en el país con la red de fibra óptica más extensa de Europa, a pesar de las dificultades que presenta la orografía del territorio para el despliegue de las redes.

Según datos de la Comisión Europea, la cobertura de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) alcanza al 80,4% de la población española, frente a la media europea del 34%. En zonas rurales, el diferencial de cobertura es igualmente relevante, ya que de media solamente el 21% de los hogares europeos cuentan con FTTH, frente al 46% de los españoles.

En el periodo 2013-2019 este Programa ha concedido ayudas a 130 operadores para la realización de 753 proyectos con una inversión asociada de 871,40 millones de euros y unas ayudas de otros 478,90 millones. Más de la mitad de ese importe fue concedido en 2018 y 2019.

En concreto, en la convocatoria de 2019 se otorgaron 140,14 millones de euros que han servido para dar cobertura a 705.974 hogares y empresas en 12.760 Entidades Singulares de Población (ESP).

Cuando el próximo año finalicen los proyectos con ayudas concedidas en las convocatorias anteriores, la cobertura de velocidad ultrarrápida habrá alcanzado el 91% de la población española. Con la convocatoria puesta en marcha este martes, se estima que la cobertura puede llegar al 93,1% de la población.