Madrid es la cuarta ciudad más vigilada de Europa: 4,4 cámaras por cada 1000 habitantes

613
Madrid

Madrid es la cuarta ciudad con más videocámaras por habitante. Cuenta con 4,42 cámaras por cada mil ciudadanos. Se trata de un dato positivo desde el punto de vista de la prevención del crimen y los atentados terroristas. Londres, al igual que la capital de España, ha sufrido las dentelladas del terror islamista, pero está muy por delante de nosotros en el ranking mundial de las ciudades más controladas.

Junto con Atlanta, es la única localidad fuera de China que está en el Top Ten de las poblaciones más vídeo vigiladas del mundo. Ocupa el sexto puesto y dispone de 627,707 cameras para controlar a 9.176.530 ciudadanos, lo que supone un ratio de 68,450 cámaras por cada mil personas. El estudio ha sido realizado por Comparitech.

La capital de España ocupa el trigésimo primer puesto del estudio, que abarca cincuenta ciudades. La primera posición en el ranking corresponde a una ciudad china, Chongqing: con 2.572.579 cámaras, más de quince millones de habitantes y un índice de 168 cámaras por cada mil habitantes. En esta ciudad china el índice de criminalidad (cociente de la división por cada millar de habitantes) es de 33.18%, menos de 3 puntos porcentuales por encima del de Madrid, con un 30,5%.

Moscú es la tercera ciudad europea más vigilada del mundo, con 146.0000 cámaras, casi doce millones y medio de ciudadanos, y un porcentaje de 11,70 cámaras por cada mil habitantes. El índice de criminalidad ronda el 70%.

En el segundo puesto se sitúa Berlín, con 59,7 cámaras por cada mil ciudadanos, casi cuarenta mil cámaras y una población que ronda los tres millones y medio de habitantes. El índice de criminalidad es del 40,3%.

La seguridad aumenta con la vigilancia, pero también la pérdida de privacidad. Hay estudios que señalan que la gente no se comporta igual si sabe que está siendo observada. La realidad actual plantea también interesantes debates éticos e incluso filosóficos en un mundo cada vez más dominado por la tecnología.

Como siempre, las leyes suelen ir por detrás de la realidad, pero, de cuando en cuando, el poder judicial adopta medidas que aclaran los marcos legales en los cuales debe moverse. Es el caso de la reciente sentencia del Tribunal Supermo que ordenaba retirar una cámara de seguridad falsa por considerar que violaba la intimidad de los habitantes de la casa hacia donde estaba dirigida.