La Unión Europea prohíbe el insecticida clorpirifós por los peligros que supone para la salud

227
clorpirifós

La Unión Europea prohibirá el uso de los insecticidas clorpirifós y metil clorpirifós a partir del 1 de febrero de este año, fecha en la que expiran las licencias vigentes por los peligros que supone para la salud de los seres humanos, según ha informado en un comunicado. En España, uno de cada 10 alimentos testados entre 2015 y 2017 contenía residuos de clorpirifós, uno de los insecticidas más empleados en la agricultura.

Bruselas ya informó en agosto que propondría a los gobiernos no renovar el permiso actual de este insecticidas, que se utiliza en el bloque comunitario desde el 1 de julio de 2016. Las capitales, finalmente, han apoyado esta propuesta del Ejecutivo europeo.

Como informaba “El Confidencial” hace unos meses, el insecticida en cuestión puede estar presente en las naranjas, manzanas, peras, mandarinas, plátanos o aceitunas y se expulsa por la orina o vive alojado en el cordón umbilical que une a las madres y sus bebés, dentro del saco amniótico. Se trata de uno de los insecticidas más potentes y eficaces para combatir las plagas y estaba siendo uno de los pesticidas más utilizados en la agricultura.

La Comisión Europea asumió esta postura después de conocer las conclusiones de un estudio elaborado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). En concreto, este organismo identificó “problemas” sobre sus posibles efectos genotóxicos y neurológicos durante el desarrollo sobre la base de datos epidemiológicos en menores.

En consecuencia, recomendó no establecer ni siquiera un nivel mínimo de exposición segura ni valores toxicológicos de referencia.

La comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, ha asegurado que “proteger a los ciudadanos de productos químicos peligrosos es una prioridad” en su mandato y en el Pacto Verde Europeo presentado por la UE antes de que finalizara 2019.

“La Comisión no dudará en prohibir todo pesticida que tenga un impacto demostrado sobre la salud. Pido ahora a los Estados miembros que retiren de sus mercados nacionales los productos que tengan estas dos sustancias”, ha afirmado.