Tres ministerios tendrán competencias en la Agencia de Seguridad Alimentaria

162
Ministerio de Sanidad
Foto: EP

La creación del Ministerio de Consumo, consecuencia del reparto de carteras con Unidas Podemos, está provocando un replanteamiento de contenidos y competencias, que anteriormente asumían el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Agricultura, como es el caso de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

El Ministerio de Consumo, el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ya se han marcado un plazo de un mes para crear un órgano de coordinación – otro más –, con participación paritaria para garantizar el funcionamiento cohesionado y gestionar a tres bandas las competencias de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Así se establece dentro del Real Decreto 139/2020, de 28 de enero, por el que se establece la estructura orgánica básica de los departamentos ministeriales, publicado el pasado miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE), y que suprime, dentro del Ministerio de Sanidad, la Secretaría General de Sanidad y Consumo, que queda adscrita a la Subsecretaría del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Para aclararnos, que no es fácil en esta reorganización provocada por los ministerios recién llegados, conviene recordar lo siguiente: la Secretaría General de Sanidad, tiene ahora rango de Subsecretaría y de ella dependen la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación; la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia; la Dirección General de Ordenación Profesional, y la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, con rango de Dirección General. ¿Me siguen? Y, por otro lado, está también la Subsecretaría de Sanidad, de la que depende la Secretaría General Técnica.

Por otra parte, en el ámbito del Ministerio de Sanidad, sobre la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, cuya titular en estos momentos es Patricia Lacruz Gimeno, el Real Decreto considera conveniente, “para un mejor ejercicio de las funciones encomendadas y en atención a las características que concurren en la misma”, permitir que el nombramiento del titular de esta Dirección General “no se limite a los funcionarios públicos”, ampliándolo a otras personas que puedan resultar idóneas para su desempeño. Puerta abierta, por tanto, a la colocación de alguna persona de confianza del ministro.

No obstante, las atribuciones del citado órgano directivo posibilita que dichos puestos sean cubiertos por personas que hayan demostrado previamente una carrera profesional, que acredite suficientemente la cualificación y experiencia necesarias para organizar y coordinar, entre otros, procesos tan diversos como son la elaboración y evaluación de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, el desarrollo del Fondo de Cohesión Sanitaria y la ejecución de la política farmacéutica del Departamento.