Covid-19 : los cazadores alertan de que sus perros necesitan ejercicio físico diario

75
Los perros de caza no pueden hacer ejercicio por el Covid-19

Desde la Real Federación Española de Caza alertan a Escudo Digital del grave problema que están sufriendo los perros cazadores, que no pueden, afirma su portavoz, “hacer el ejercicio que necesitan para estar en forma. Solo pedimos que se les tenga tan en cuenta como a los perros de las ciudades. Para llevar un grupo de perros a las zonas de adiestramiento hay una legislación distinta en cada región autonómica. No pedimos que se unifiquen criterios, pero sí una solución por el bienestar de los perros”.

Para acudir al campo hay que coger el coche, y llevarse a los perros y dejarles que corran libremente para que adquieran el entrenamiento físico y la flexibilidad que requieren, algo, que, de momento, no está permitido. Si no se hace así, como aventura Alejandro Martínez, propietario de varios perros y cazador “cuando empiece la temporada de caza en agosto, pueden sufrir serias lesiones o incluso ataques con las altas temperaturas,y es importante que estén en buena forma física cuando empiece la media veda en agosto “.

“Y nos preocupa la salud de nuestros perros”, añade. “No pueden estar encerrados. Sólo pedimos una cosa: que nos dejen llevarlos de forma individual a los lugares habilitados para su entrenamiento”. Pese a la demonización que se ha hecho por parte de algunos sectores de las personas que dedican a sus perros a la caza, Alejandro defiende el bienestar de estos animales: “A lo mejor al perro de un ecologista le basta con un kilómetro alrededor de una manzana. Nuestros perros están acostumbrados a hacer muchísimo ejercicio todos los días. Cuando yo veo a uno de mis perros corriendo por el campo persiguiendo libremente a un conejo, me doy cuenta de lo mucho que disfruta”.

La Real Federación de Caza ha criticado la decisión del Gobierno que “sin explicación técnica” margina su actividad, frente a otros deportes federados en la Fase 1, al tiempo que le ha enviado al Gobierno el informe ‘Impacto Económico y Social de la Caza’ elaborado por Deloitte y Fundación Artemisan en el año 2018.

De acuerdo con la orden dictada por el Ministerio de Sanidad para la Fase 1 de la desescalada en la crisis del coronavirus, el Gobierno ha excluido la caza y la pesca deportiva de este periodo de vuelta a la normalidad. Sin embargo, sí se permite la práctica no profesional de deportes individuales que no requieran contacto con terceros.

Los perros de caza no pueden hacer ejercicio por el Covid-19

En concreto, el Boletín Oficial del Estado señala en el artículo referente a los desplazamientos permitidos para la práctica de la actividad física los siguiente: “A los efectos de lo previsto en esta orden, queda permitida la práctica no profesional de los deportes individuales que no requieran contacto con terceros, así como los paseos. Dichas actividades se podrán realizar una vez al día y durante las franjas horarias previstas en el artículo 5. No se encuentra comprendida dentro de esta habilitación la práctica de la pesca y caza deportiva”.

Tras la publicación de la orden ministerial, la Real Federación Española de Caza (RFEC) solicitó este sábado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, que incluya la caza dentro de las actividades que se pueden practicar en la Fase I de la desescalada, porque su exclusión “no tiene ninguna explicación técnica ni de salud pública”.

En la ‘Guía de buenas prácticas para el cazador, ante la pandemia del COVID-19′, realizada por la RFEC y la Fundación Artemisan, se explican una serie de pautas para afianzar la práctica segura de la actividad cinegética en esta época del año

“Supone marginar a los cazadores frente a otras actividades deportivas de ocio y naturaleza, además de favorecer el incremento de daños a los cultivos, riesgos de accidentes de tráfico y problemas sanitarios de la fauna silvestre”, denuncian.

En este contexto, la RFEC ha presentado a Sanidad un protocolo de práctica segura de la caza para reforzar su inclusión en la Fase 1 y el informe ‘Impacto Económico y Social de la Caza’ donde se constata la importancia del sector en la reactivación del entramado socioeconómico del mundo rural y de las empresas relacionadas.

Este domingo, el ministro Illa anunció que el Ejecutivo va a estudiar su posible inclusión. En la ‘Guía de buenas prácticas para el cazador, ante la pandemia del COVID-19′, realizada por la RFEC y la Fundación Artemisan, se explican una serie de pautas para afianzar la práctica segura de la actividad cinegética en esta época del año, que ya de por sí no supone ningún riesgo de contagio de coronavirus al realizarse al aire libre e individualmente.

Asimismo, le han entregado el informe realizado por Deloitte y Fundación Artemisán realizado en el año 2018 para que el ministro tenga una “radiografía detallada” de la importancia del colectivo en la reactivación del entramado socioeconómico del mundo rural y de las empresas relacionadas, directa o indirectamente, con el sector cinegético. Se trata de un papel “relevante” que refuerza la necesidad de reanudar lo antes posible la caza y la pesca en las provincias que pasen a la Fase 1.

Castilla-La Mancha, un lugar donde el exceso de especies sin control está causando estragos en los cultivos alimentarios

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, una de las regiones donde la proliferación de animales silvestres está causando más estragos en los cultivos dedicados a la alimentación, ha trasladado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, su discrepancia ante el hecho de que en la Fase 1 no se puedan realizar actividades cinegéticas y pesca deportiva.

Así lo manifestaba en la última videoconferencia con Sánchez y el resto de presidentes autonómicos, donde, según ha explicado el vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, en rueda de prensa, el líder autonómico aseguró no comparte el criterio de restringir estas actividades.

“Son actividades deportivas como cualquier otra y no tendrían que tener un tratamiento diferenciado, como actividades que se pueden hacer al aire libre. Es difícil explicar en territorios como el nuestro que la gente pueda salir en el medio natural, pero no para disfrutar de caza y pesca”, ha argumentado Martínez Guijarro, quien ha añadido además que en el terreno cinegético empieza a haber “problemas serios” con el exceso de ejemplares en el campo castellano-manchego.

Por todo ello, la postura de Castilla-La Mancha es poder reactivar ya estas actividades “de manera normalizada”. “También la pesca fluvial. No tiene sentido que alguien pueda pasear por la ribera de un río y una persona no pueda estar pescando”, ha dicho Martínez Guijarro, quien ha desvelado que hay más presidentes autonómicos compartiendo esta postura, informa Europa Press.