Propone a la Unión Europea endurecer los controles

Alerta del Instituto Coordenadas: las importaciones de cítricos infectados de Argentina y Sudáfrica se disparan

101
cítricos

El Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada ha señalado que las últimas interceptaciones de cítricos con enfermedades procedentes, principalmente, de importaciones de Sudáfrica y Argentina han disparado las alarmas en todo el sector frutícola español por el elevado riesgo fitosanitario que supone. Sin olvidar tampoco el impacto económico directo, agravado en las actuales circunstancias, que puede tener sobre el sector agroalimentario esencial para España y clave en sus exportaciones.

La Unión Europea tiene que incrementar los controles sanitarios en los puntos de entrada de estas mercancías y aplicar una política de reciprocidad en los protocolos sanitarios aplicables a los cítricos procedentes de fuera de las fronteras comunitarias, señala el grupo de expertos del Instituto Coordenadas que ha analizado este contexto.

“La actual situación es insostenible. Mientras que a los cítricos españoles se les exigen duros controles sanitarios para salir al exterior, a terceros países se les eximen de esos controles para vender en la UE”, concluye el análisis de los expertos sobre la situación del comercio de cítricos entre la UE y terceros países, que revela un desequilibrio “insano” entre las exigencias a los productores comunitarios y las que aplicar a terceros países.

La llegada de cítricos infectados ha crecido de manera exponencial en los últimos meses, según los datos estadísticos de la Unión Europea

El número de detecciones, en lo que se refiere a los cítricos, ascendió en el último ejercicio pasado un 260%, al subir de 13 en 2018 a 34 en 2019. Según estas estadísticas, sólo en el mes de junio de 2019 el número de interceptaciones de la llamada ‘mancha negra’ (Phyllostita citricarpa) ha sido de 32 en limones originarios de Argentina, y una interceptación de ‘mancha negra’ en limones originarios de China.

Además, se han detectado otros organismos nocivos también en limones originarios de Argentina, y tres de la denominada ‘falsa polilla’ (Thaumatotibia leucotreta) en naranjas originarias de Sudáfrica.

Es evidente, indican los expertos convocados por el Instituto, que las instancias europeas no están aplicando las medidas suficientes y que las que existen no son eficientes. En concreto, Sudáfrica argumentó, para que le quitaran las medidas de emergencia en origen por ‘mancha negra’, que la enfermedad no podía establecerse en las zonas de cultivo de cítricos de los países mediterráneos, “algo que se ha comprobado que carece de veracidad, ya que sí se ha establecido ampliamente la enfermedad en países como Túnez”.

Además, recuerdan que la ‘mancha negra’ es una enfermedad que no está presente en la Unión Europea y se trata de una enfermedad ‘cosmética’, por lo que su presencia tendría consecuencias gravísimas para las plantaciones nacionales.

En lo que se refiere a la ‘falsa polilla’, los analistas explican que Sudáfrica exporta obligatoriamente a todos los países productores de cítricos -excepto a la UE- con tratamiento de frío, un sistema que es el único tratamiento eficaz probado científicamente capaz de eliminar la falsa polilla.

“En este caso, la Unión Europea no le exige el tratamiento de frío a pesar del elevado y reiterado número de interceptaciones de falsa polilla, dando por buenos informes de Sudáfrica que afirman aplicar un tratamiento similar, pero que la UE no ha dado a conocer ni ha facilitado a los principales productores del sector. Algo realmente inconcebible”, en opinión de los analistas del Instituto Coordenadas.

Reclaman una respuesta más contundente a la Comisión Europea y al Ministerio de Agricultura

De hecho, y después de las últimas intercepciones de ‘mancha negra’, aseguran que Argentina se ha visto obligada a suspender desde el 1 de julio durante 15 días todas las actividades vinculadas a la certificación de exportación de productos frescos de limón con destino a Europa. “En este caso, y en otros parecidos, es imprescindible que tanto la UE como el Ministerio de Agricultura español proporcionen una respuesta más contundente y una anticipación más enérgica a casos como el de Argentina”, dicen los expertos.

El análisis del Instituto Coordenadas señala que es imprescindible que la Comisión Europea establezca un protocolo de tratamiento en frío de la fruta y controles en origen, del mismo modo que le obliga a España en sus envíos citrícolas en los protocolos de exportación.

Afirman que estos protocolos son “duros” para las exportaciones de España a países fuera de la UE y hacen muy complicado alcanzar nuevos mercados. “Por eso, tanto por la seguridad fitosanitaria, la ambiental y los costes administrativos, la exigencia a la UE es que reclame reciprocidad en esos requisitos”.

Los analistas recuerdan que la Comisión Europea anunció hace un año medidas drásticas en caso de que se llegara a una quinta interceptación, y se ha constatado que no ha existido ninguna, con las interceptaciones disparadas por encima de la treintena. Además, dentro de esas medidas, no consideraba el tratamiento en frío de todas las mercancías que entren en territorio comunitario, algo que pondría freno a las plagas. Por el contrario, a todos los cítricos de la UE que se exportan a países no comunitarios se les exige el tratamiento de frío, según indican los analistas.

“Esta situación es insostenible”, recalcan los expertos del instituto Coordenadas, “y pone en peligro a todos los productores y exportadores de naranjas, limones, mandarinas y demás variedades de cítricos en España y el resto de la UE”.

El sector citrícola español produce anualmente entre 7,5 y 8 millones de toneladas con un valor medio estimado de más de 4.000 millones de euros. La mano de obra empleada en el sector de los cítricos en España es de 200.000 empleos directos, además de 80.000 empleos en las exportaciones citrícolas.

En este sentido, Jesús Sánchez Lambas, vicepresidente ejecutivo del Instituto Coordenadas, señala que “la inoperancia de los organismos europeos pone en peligro la protección fitosanitaria española y europea, el abastecimiento de 500 millones de consumidores europeos y uno de los escasos pilares más sólidos de nuestra economía tras la pandemia”.

“Es hora – agrega – de actuar y que todo el mercado funcione con reglas homogéneas, sin desequilibrios absurdos. La prevención de hoy evitará los lamentos y la necesidad de recursos y ayuda a un sector que, en cuestión de días, con una infestación severa, sencillamente tendrá que empezar de cero. No puede repetirse lo vivido en la Puglia italiana con el olivo y en el Levante y Andalucía con los cítricos. Estamos a tiempo y disponemos de la tecnología. Aplíquese con eficacia”.