Así lo afirman los expertos en un foro de la revista Science

Las respuestas globales al COVID-19 amenazan la seguridad alimentaria mundial

12
Crisis alimentaria sanidad alimentaria

La actual pandemia de COVID-19 ha cambiado la forma de vida en todo el mundo. Las diferentes naciones se han visto a forzadas a adoptar medidas sociales nunca puestas en práctica hasta ahora para frenar la propagación del virus. En un Foro de Políticas de la revista ‘Science’, el investigador David Laborde y sus colegas del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias en Washington, han analizado cómo las consecuencias económicas de estos esfuerzos y los impactos en las cadenas de suministro de alimentos en todo el mundo ponen en riesgo la seguridad alimentaria mundial.

El sumario que encabeza el artículo no puede ser más intranquilizador:

A medida que avanza la pandemia de COVID-19, han surgido compensaciones entre la necesidad de contener el virus y evitar crisis desastrosas económicas y de seguridad alimentaria que perjudican más a los pobres y hambrientos del mundo.

Aunque todavía no ha surgido una gran escasez de alimentos, los mercados agrícolas y de alimentos se enfrentan a interrupciones debido a la escasez de mano de obra creada por las restricciones a los movimientos de personas y los cambios en la demanda de alimentos como resultado del cierre de restaurantes y escuelas, así como por la pérdida de ingresos. Las restricciones a la exportación impuestas por algunos países han interrumpido los flujos comerciales de alimentos básicos como el trigo y el arroz.

La pandemia está afectando los cuatro pilares de la seguridad alimentaria:

  • Disponibilidad: ¿El suministro de alimentos es adecuado?
  • Acceso: ¿pueden las personas obtener los alimentos que necesitan?
  • Utilización:¿las personas tienen suficiente ingesta de nutrientes?
  • Estabilidad: ¿las personas pueden acceder a los alimentos en todo momento?

Los grandes peligros: la inestabilidad de los precios, la interrupción de la disponibilidad, la ingesta de productos baratos y poco nutritivos, y que la crisis sanitaria del Covid-19 se convierta en una crisis alimentaria mundial

El informe apunta al peligro de que los ciudadanos de todo el mundo orienten su consumo hacia alimentos baratos y poco nutitrivos, la inestabilidad de los precios de los alimentos y la interrupción en la disponibilidad.

Según ha difundido Europa Press, los investigadores sostienen que los gobiernos de todo el mundo deben reconocer y abordar estas nuevas amenazas para evitar que la crisis sanitaria de COVID-19 se convierta también en una crisis alimentaria mundial.

Según los autores, los efectos más directos de COVID-19 en la seguridad alimentaria se derivan del daño económico asociado a las medidas extremas destinadas a contener el virus, que ha provocado que muchas personas en todo el planeta pierdan sus ingresos y su capacidad de comprar alimentos, en particular para las poblaciones más afectadas por la pobreza en el mundo.

Además, los problemas del suministro, la producción y la distribución de alimentos en la agricultura pot la escasez de mano de obra, los cierres generalizados de industrias y las restricciones a la circulación de personas y bienes han ejercido una mayor presión sobre el sistema alimentario mundial.

Para hacer frente a estas nuevas amenazas a la seguridad alimentaria mundial, Laborde y sus compañeros del centro de investigación de Washington sugieren que los gobiernos de las naciones ricas y pobres deberían centrarse primero en las formas de proporcionar apoyo a los ingresos para proteger el acceso a los alimentos de los ciudadanos de las capas más vulnerables de la sociedd.

Las nuevas estrategias destinadas a imponer un distanciamiento social seguro, que, sin embargo, permita producir y comercializar alimentos así como el libre movimiento de los trabajadores del sector alimentario es vital para evitar las disrupciones en este ámbito y evitar la inminente escasez de alimentos a medida que avance la pandemia en todo el mundo.

En un seminario en el que ya participó David Laborde durante la pasada primavera organizado por el International Police Research Institute ya se habló de la influencia del Covid 19 en los niveles de seguridad alimentaria, nutrición y pobreza en países de todo el mundo, especialmente en los más desfavorecidos. Incluimos el vídeo del evento virtual.