Informe de OpenText

Casi la mitad de los españoles no se considera equipado para teletrabajar de forma segura y eficiente

42
teletrabajo

Tan malo es que falte como que sobre. Como siempre, la dificultad suele estar en el término medio. Una radiografía sobre la experiencia que ha supuesto el trabajo en remoto durante el confinamiento, así lo evidencia. Quizás por haber sido algo tan imprevisto como nuevo, el equilibrio y la medida no han sido la tónica dominante.

Los teletrabajadores dicen haber echado de menos herramientas suficientes y de más tanto canal informativo en modalidad 24/7. Defecto y exceso a la par, lo que implica también descompensación en la balanza del estrés y la productividad. Quebraderos todos ellos que, en España, parecen haberse acusado algo más que en países vecinos. Lo que incrementa los retos de cara al futuro para conseguir que trabajar en casa sea llevadero para más empleados.

En la encuesta, realizada los pasados meses de abril y mayo, participaron un total de 2.000 españoles, de los que el 46% confesó no sentirse suficientemente equipados con las herramientas digitales necesarias para llevar a cabo su jornada de manera eficiente, dejando entrever el desafío al que se han estado enfrentando durante la pandemia en términos de productividad. Esta cifra es la más alta entre los países europeos encuestados, frente al 34%, 38% y 37% de Reino Unido, Francia y 37% Alemania, respectivamente.

Trabajar desde casa gusta, si no entramos en detalles. Otra cosa es que la calidad de la tarea desarrollada en el ámbito doméstico convenza. Entre otras razones por tener que lidiar en paralelo con una sobreexposición informativa, tal y como reconocen en este estudio. Opiniones diversas en cuanto al origen del mayor nivel de estrés que confiesan: el 31% de los encuestados indica que el motivo de ese aumento es la sobrecarga de información; el 15% no es capaz de desconectar al estar recibiendo información ininterrumpidamente, y otro 10% considera que tiene demasiadas fuentes de datos o aplicaciones que contrastar todos los días.

La cantidad de fuentes de información que hoy en día se tienen a mano acaban agobiando: e-mails, informativos, portadas de diarios online, redes sociales, carpetas compartidas, son solo algunos ejemplos de los habituales y diarios. Y esto no es nuevo, como el teletrabajo, sino que el 43% de los encuestados en España consideran que es algo que ha ido a más en el último lustro. En general, el 16% de participantes en España declara utilizar más de 10 cuentas, herramientas y aplicaciones diariamente, dos puntos por encima de la media europea (14%); sobre todo para fines relacionados con el desempeño laboral.

A la hora de dosificar datos, no todos se declaran virtuosos. Solo el 43% de los trabajadores nacionales son capaces de limitar las herramientas, apps y recursos a los que acceden para completar un proyecto de trabajo a tres o menos. Ya se sabe, más de tres cosas entre manos siempre son malabares. De hecho, cuatro de cada diez (43%) incluso pasa más de un minuto buscando un archivo específico o una información que necesita para su actividad laboral, mientas que solo el 22% declara encontrar lo que busca en menos de 10 segundos. Esta capacidad de resolución y agilidad vuelve a estar en relación directa con el nivel productivo, por lo que no se debe menospreciar y conviene buscar solución.

Exceso de horas, de fuentes de información, de canales, de herramientas.. Tanto de todo y, sin embargo, los españoles ven poco motivador trabajar desde casa

“Los consumidores utilizan cada vez más a menudo, y para más cosas, los servicios digitales, desde comunicarse con sus seres queridos hasta acceder a la atención o informes médicos, pasando por la compra de productos de alimentación. Del mismo modo que esto ocurre, especialmente tras la irrupción de la pandemia, muchas empresas están recurriendo a nuevos servicios de este tipo para garantizar que sus empleados puedan trabajar de forma segura desde su hogar”, explica Jorge Martínez, director general de OpenText en España y Portugal. “Los usuarios han demostrado estar dispuestos a adoptar nuevos servicios y herramientas, pero también se enfrentan a desafíos en la gestión de múltiples cuentas y fuentes de información. Las organizaciones deben reconocer esta tendencia y encontrar formas de reducir la complejidad, simplificar los flujos de trabajo y los procesos, y crear experiencias atractivas tanto para clientes como para empleados”.

Con perspectiva de futuro, y dando por hecho que el trabajo en remoto seguirá en expansión, el 29% de españoles ve un reto mantenerse motivado si la cosa se prolonga. Mientras, un 15% se queja especialmente de los problemas de acceso a documentos corporativos, e-mails de trabajo, etc. La colaboración también se presenta preocupante: un 19% indica que colaborar en proyectos y compartir información con compañeros de trabajo sería un desafío a tener en cuenta.

De hecho, a pesar del predominio de apps y herramientas de uso y consulta diarios, más de una quinta parte (22%) de los encuestados admite haber compartido documentos de trabajo a través de una plataforma de intercambio de archivos personal, como DropBox. Estas dos últimas preocupaciones denotan una mayor conciencia por la seguridad a la hora de enfrentarse a las nuevas tecnologías; no obstante, los últimos informes tratados por Escudo Digital sobre el tema ponían el acento en cierta relajación de tales precauciones cuando se trabaja en el entorno hogareño.

“La deficiente o incorrecta gestión de la información tiene implicaciones importantes para un negocio”, añade el director regional de OpenText. “La productividad de los empleados puede verse afectada a medida que luchan con problemas de acceso, mientras que la seguridad tiende a convertirse en algo que pasa a un segundo plano cuando el personal busca soluciones alternativas. Teniendo en cuenta que los datos a menudo se almacenan en sistemas múltiples y dispares, la búsqueda de una única versión de la verdad por parte de una organización puede ser prácticamente imposible “.

Para Jorge Martínez, además “la realidad es que los procesos manuales de búsqueda y de archivo son propensos a errores. Al implementar la automatización, las empresas pueden aprovechar al máximo su información y proporcionar una experiencia de usuario óptima para el personal, los clientes y los partners. Esto es aún más crucial hoy en día, ya que las organizaciones se están adaptando y dando respuesta a la pandemia y a su impacto en el panorama empresarial “

Para este estudio llevado a cabo por OpenText, se han prestado 12.000 consumidores de Reino Unido, Francia, Alemania, España, Canadá, Australia y Singapur; una colaboración anónima a través de Google Surveys. La encuesta deja reflejados unos cuantos ‘peros’ que los trabajadores encuentran al afrontar su jornada desde su domicilio, no obstante y aunque la diferencia no sea pronunciada, los porcentajes delatan más adeptos que detractores; porque además, todas las reticencias puestas a esta forma de trabajar son subsanables. Cuestión de tiempo y este irá limando las aristas mencionadas. De momento, el análisis del teletrabajo deja ver un ‘en tablas’; así que el vaso puede verse medio lleno o medio vacío.