El sector de la hostelería pide ayudas al Gobierno

Covid-19: ¿Se puede ir al cuarto de baño en bares y restaurantes durante la desescalada?

155
Cuarto de baño en bares y restaurantes

Un bar pequeño, especializado en desayunos, con pocos empleados y una hermosa terraza en una población a las afueras de Madrid. Una persona pide permiso para acudir al cuarto de baño. Los dueños del bar comentan que en la gestoría con la que trabajan se lo han desaconsejado. Se trata de un establecimiento limpio, pero muy pequeño, un negocio que a duras penas ha podido mantenerse durante la crisis sirviendo las porras que le han hecho célebre en la localidad.

Es probable que, para evitar males mayores, su gestor haya decidido que lo más higiénico sea mantenerlo cerrado, al no disponer de personal de limpieza para mantener a salvo a los clientes al cien por cien.

Lo mismo ha ocurrido en otras zonas de España, como Cazorla(Jaén) o Málaga, y las calles se están convirtiendo en urinarios públicos con la falta de higiene que ellos provoca. ¿Qué dice la ley? ¿Se puede ir al baño en los bares y restaurantes durante la desescalada del confinamiento?

Según las órdenes dictadas en el BOE el pasado tres de mayo:“La ocupación máxima de los aseos por los clientes será de una persona, salvo en aquellos supuestos de personas que puedan precisar asistencia, en cuyo caso también se permitirá la utilización por su acompañante. Deberá procederse a la limpieza y desinfección de los referidos aseos, como mínimo, seis veces al día”.

Algunas normas han dado lugar a confusiones y hay hosteleros que los han cerrado por responsabilidad hacia sus clientes y trabajadores

¿Cuál es el problema? Hay establecimientos que, a duras penas, han conseguido abrir, con un número de camareros reducido, que no tienen tiempo para atender a la gente en las terrazas y estar limpiando el baño todo el día. ¿Y hasta que punto es bueno que la misma persona que sirve las cervezas ejerza de personal de limpieza no esplecializado? Es de sentido común. Sus dueños han preferido clausurar el cuarto de baño. No deben hacerlo, aunque la norma, en la Fase 1 de la desescalada, daba lugar a confusiones, ya que los clientes solo podían estar en el exterior del local.

Pero lo que sí está muy claro es que no se puede orinar, en la calle, como hacen algunos vándalos de algunas zonas. En Málaga y Cazorla (Jaén) han dejado algunas zonas cercanas a los establecimientos hosteleros hechas un desastre. Y lo peor es que hay personas que han culpado a los hosteleros.

María Durán, de la Confedereción Española de Hostelería de España, ha manifestado a Escudo Digital lo siguiente: “Nosotros estamos a favor de respetar la legalidad. Y las normas dictan que hay que mantener los aseos abiertos”.

Y añade, en defensa de algunos de sus asociados: “No se nos puede culpar de que haya personas incívicas que ensucien las calles, porque algún hostelero haya extremado las normas de precaución al malinterpretar la reglamentación. Daban por hecho que al no poder entrar el cliente durante la Fase 1 en los bares bajo ningún concepto, tampoco podían visitar los aseos”.

Según María, “no queremos ir de victimistas, pero no tenemos siempre la culpa de todo lo que ocurre. Al principio hubo aglomeraciones alrededor de las terrazas y nos llamaban la atención a nosotros. Hubo inclusos hosteleros que para evitar poner en peligro a clientes y trabajadores decidieron cerrrar sus terrazas con el perjuicio que ello les suponía. Pero lo hicieron en un acto de responsabilidad”.

La problemática del sector de la hostelería va mucho más allá de tener o no los servicios abiertos. Un total de 50 asociaciones provinciales, con el apoyo de Hostelería de España, patronal del sector, ha hecho entrega al Gobierno de un manifiesto con las reivindicaciones del sector, con el objetivo de continuar reclamando las medidas necesarias para su reactivación. Como ya apuntamos en Escudo Digital, una de las reclamaciones es la flexibilización del aforo.

Una mesa reservada en los restaurantes y bares más emblemáticos para pedir diálogo con el Gobierno

El documento fue entregado en las delegaciones del Gobierno de toda España, y miles de terrazas de todas las ciudades de nuestra geografía mostraron un letrero con el siguiente mensaje en una de sus mesas, con el coste que eso suponía: “Mesa reservada para el diálogo con el Gobierno”. Esta acción seguirá hasta que el Gobierno acceda a mantener una negociación con el sector. María Durán señala que es urgente “saber si va a haber una prolongación de los plazos para los ERTE más allá del 30 de junio. Tenemos que saberlo por el bien de los trabajadores del sector y de sus familias”.

Una de sus principales demandas es que se establezca un plan estratégico de relanzamiento y reconversión sectorial, que se materializaría tanto a nivel estatal como en las comunidades autónomas y municipios. A pesar de que el Ejecutivo anunció el pasado fin de semana que se va a reactivar el turismo nacional a finales de junio y el internacional en julio, el sector denuncia que “es necesario diseñar campañas de promoción para la reactivación del consumo y promoción del turismo, al estilo de las medidas tomadas en otros países europeos, como los 18.000 millones de euros que el Gobierno francés va a destinar al rescate del sector o los bonos que va a entregar Italia entre sus habitantes para incentivar el turismo local o la exención de impuestos”.

Estos incentivos deben acompañarse, según las asociaciones, de campañas que trasladen confianza a los consumidores sobre la seguridad de los establecimientos frente al Covid-19. Por otro lado, reclaman que las medidas adoptadas para relanzar el sector se mantengan en el tiempo hasta lograr la total recuperación de la hostelería.

Bares y restaurantes durante la desescalada

Así mismo, desde las entidades se ha reclamado mayor claridad y transparencia al Gobierno para poder planificar la reapertura de los establecimientos. Y es que no quieren que se vuelvan a suceder situaciones que se dieron en semanas anteriores, en las que los hosteleros no pudieron tomar las decisiones adecuadas por no saber si podrían abrir sus negocios hasta unas horas antes. Por ello, para sucesivas fases de la desescalada, piden conocer con antelación suficiente la situación de cada territorio y que esa toma de decisiones empresariales se ajuste a la realidad que les afectará a corto plazo.

Otra de las peticiones del sector es la de fijar la distancia de seguridad como criterio para determinar el aforo de los establecimientos, algo que se ha hecho en todos los países europeos en sus procesos de desescalada, excepto en España y Portugal, donde se han establecido aforos, sumados a la distancia mínima interpersonal.

En términos económicos, el sector hostelero y turístico viene reclamando al Ejecutivo desde hace semanas la creación de una mesa negociadora para definir la flexibilización de los ERTEs, con el objetivo de conseguir una prórroga para el sector, dada la lenta recuperación que van a experimentar sus negocios.

El sector de la hostelería pide ayuda a gritos al Gobierno

María Durán, en declaraciones a este periódico, ha hecho hincapié en la necesidad de creación de microcréditos, en torno a 25.000 euros, de rápida concesión, así como nuevas líneas de financiación, y “eliminar toda la burocracia posible, pues las líneas ICO no bastan para el perfil del estabLecimiento hostelero de nuestro país”.

Y es que en España predeominan las “pequeñas empresas, micro pymes y autónomos”, y por ello piden la ampliación de las líneas de avales y préstamos al 0% o 0,25% sin condiciones.

Otra de las medidas que ayudarían mucho a superar la crisis, afirman, son “las exenciones fiscales y de tasas municipales por el periodo de inactividad, y lo más importante, la aplicación de un IVA súper reducido, siguiendo el ejemplo de otros países, como Alemania, donde ha disminuido desde el 19% al 7%”.

Hay que tener en cuenta la importancia de los bares y restaurantes en un país como el nuestro en el que el sector de la hostelería aportó, según los últimos datos, el 6% del PIB con 314.311 establecimientos y 1.707.700 empleados.