Insta a la gente joven a lo colapsar las urgencias haciendo el tonto cuando los médicos de sus centros de salud les han dicho que tienen que irse a casa

El vídeo del Doctor Candel, Spiriman sobre el coronavirus, que se ha hecho viral: «Iros al carajo, cabrones»

583

Jesús Candel, más conocido como Spiriman, un médico que se ha hecho famoso por la defensa de las sanidad pública en Andalucía, ha subido a las redes un vídeo sobre el coronavirus que ha batido récords. Es el mensaje más contundente contra todos aquellos jóvenes que no se toman en serio las normas sobre el coronavirus. «Iros al carajo».

«Dejaos de polladas«, con este lenguaje, y francamente, muy enfadado, tras salir de urgencias en Granada, insta a los jóvenes a los que se les ha dicho que se queden en casa en los Centros de Salud a que no vayan a los hospitales a hacer perder el tiempo a los sanitarios y a colapsar las urgencias. Si se les ha dejado muy claro que no tienen que hacerse las pruebas, lo único que hacen con su actitud es perjudicar a sus mayores, como «una señora que lleva una semana ahogándose viva con fiebre; una semana que está la pobre muy malita y acabamos de dejarla en la quinta planta».

Spiriman en relación con el coronavirus: «Algunos necesitarían supositorios así de grandes de solidaridad»

Cuenta Spiriman que para ponerse un traje reglamentario, para no infectarse del coronavirus, necesita de la ayuda de otro médico, porque si usara las manos y tocara por ejemplo, un ordenador, estaría propagando el contagio. Solo vestirse y desvestirse puede llevar dos horas y los médicos no están en estos momentos para perder el tiempo. «Os pedimos a la gente joven que dejéis de ver polladas en los móviles y os dediquéis a ver cosas del coronavirus». La gente que trabaja en urgencias, añade, «necesita que la gente jóven que está alelada se entere de una puta vez de lo que tiene que hacer«.

Termina pidiendo pastillitas de solidaridad, «algunos necesitarán supositorios» así de grandes. «Os pedimos respeto, a ver si con este vídeo os enteráis la gente joven de este país que vive con las polladas que se empiecen a preocupar de los problemas reales, y si os dicen los médicos de salud que no requerís pruebas, quedaos en casa…». Eso es lo único que pueden hacer para estar en «primera línea de batalla, para cuidar a vuestros abuelos». Si «os ponéis malitos de verdad, que eso lo vais a ver, venid que os vamos a atender de verdad».

El mensaje que quiere transmitir es que, si los jóvenes tienen fiebre y tos y en sus centros de salud les han dicho que no cumplen las indicaciones para hacerse la prueba, deben quedarse en su casa. En España los medios son muy limitados y no se están siguiendo las mismas medidas que se hicieron en Alemania o en Corea del Sur, donde las dotaciones de tests fueron masivas al principio de la pandemia. Ahora solo queda evitar los contagios y seguir las medidas del Gobierno, solo se debe ir a urgencias cuando sea estrictamente necesario.