Parecía un muñeco de trapo pegado al morro del avión

El milagro del vuelo 5390: el piloto succionado cuando viajaba a Málaga

52781
Piloto succionado en pleno vuelo de viaje a Valencia

Ocurrió el 10 de junio de 1990. El capitán Tim Lancaster despegaba de Birmingham en el vuelo 5390 de British Airways. Málaga era el destino elegido. Lo recuerda hoy La Razón en un artículo. Nosotros te traemos el vídeo. El equipo estaba compuesto por los mismos tripulantes que se conocían desde hace tres lustros. Pero al lado de ellos viajaba Alistair Johnson, un nuevo primer oficial responsable que que aquel viaje se convirtiera en un milagro de la historia de la aviación, y no en una tragedia.

Ya antes de iniciar el vuelo se detectó una anormalidad en un parabrisas, pero aquel problema no tenía suficiente entidad como para abortar el vuelo. Tim Lancaster despegó sin saber que podía perder la vida. Uno de los auxiliares de vuelo del avión, Nigel Ogden, entró en la cabina para preguntar cuáles eran sus preferencias para el desayuno: “¿Café, té?”

Casi en ese momento el parabrisas izquierdo del avión saltó por los aires y al producirse una descomprensión en el interior de la cabina el capitán, Tim Lancaster, fue literalmente succionado por el agujero del cristal.

Ogden, con los reflejos de un lince, le agarró por las piernas y evitó que cayera al vacío. Tim Lancaster presentaba una posición terrorífica. Tenía la espalda pegada al fuselaje y las piernas dentro de la cabina. Para colmo la puerta de la cabina se abrió. Mientras Ogden sujetaba al capitán con todas sus fuerzas, Alistair Atchinson, que se vio obligado a debutar ese día al mando del avión tomó el mando, a 620 kilómetros por hora y consiguió enderezar el rumbo .

Gracias a una cadena humana formada por los tripulantes consiguieron evitar entre todos que a Ogden le fallaran las fuerzas y fuera también succionado. Treinta y un minutos después de lo ocurrido, les dieron pista libre para aterrizar en Southampton. En un espacio muy inferior al que necesitaba Alistair realizó un aterrizaje heroico. Los 81 pasajeros y 6 tripulantes del vuelo escaparon de la muerte. El motivo del accidente se descubrió tras una investigación posterior. Unos tornillos defectuosos tuvieron la culpa. Este grave precedente intensificó la detección de problemas de seguridad en los parabrisas de los aviones a partir de aquel momento.

Artículo
El milagro del vuelo 5390: el piloto succionado cuando viajaba a Málaga
Nombre
El milagro del vuelo 5390: el piloto succionado cuando viajaba a Málaga
Descripcion
Hace treinta años ocurrió un hecho insólito. Un piloto fue succionado por la ventana del parabrisas del avión. Te contamos lo que ocurrió.
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo