Centros de salud de La Laguna tuvieron que atender a clientes

Precintado un bar de Kebab por una intoxicación alimentaria en Canarias

95
Kebab clausurado en La Laguna

La Policía Local de La Laguna ha precintado de forma provisional un bar de kebab. Varios clientes que habían estado consumiendo en el establecimiento sufrieron una intoxicación alimentaria y se sintieron indispuestos. La propia policía local de la ciudad tinerfeña ha informado de los hechos mediante su cuenta de Twitter.

El Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) 1-1-2, también ha dado parte de lo ocurrido. Sobre las 3:20 horas de la madrugada del sábado, la sala operativa del CECOES comenzó a recibir llamadas de más de una decena de personas que informaban que tras haber comido en el ahora precintado bar de La Laguna sufrieron síntomas propios de una intoxicación alimentaria.

Las llamadas siguieron sucediéndose durante el domingo. Según informa Europa Press, varios centros de salud, como el de San Benito, atendieron a clientes del mismo restaurante y confirmaron que presentaban síntomas similares.

Fue el Cecoes 1-1-2 quien dio el aviso a Salud Pública, el organismo que depende de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, que ha tomado muestras en el local. Finalmente, el establecimiento ha sido precintado por agentes de la Policía Local.

Los bares de Kebab, en los últimos 15 años, han ido sustituyendo a los típicos bares de toda la vida donde se comían, por ejemplo, bocadillos de calamares. Similares a giropitá griegos, allá por los años 70 comenzaron a tener un enorme éxito en ciudades como Berlín, con una amplia población de emigrantes turcos. Tal es el éxito de este producto que ha desbancado a las salchichas alemanas, el producto por excelencia del país germano.

Este alimento ya ha estado en varias ocasiones en el punto de mira de la autoridades sanitarias de algunos países europeos por diferentes motivos. No fue una intoxicación el caso que más polvareda mediática levantó en Alemania, sino el hecho de que que un porcentaje de la carne que se vendía como de ternera o cordero, era en realidad de caballo.