Coronavirus: ¿Cuándo comenzará a disminuir el número de infectados y a qué cifra llegaremos?

323
pico del coronavirus
Este informe ha sido realizado por el equipo de investigación MUNQU del Instituto Universitario de Matemática Multidisciplinar de la Universitat Politècnica de València. Este equipo está formado por Clara Burgos Simón, Juan Carlos Cortés López, Elena López Navarro, David Martínez Rodríguez, Pablo Martínez Rodríguez, Raúl S. Julián y Rafael Jacinto Villanueva Micó. Y ha contado con el asesoramiento del Dr. Javier Díez-Domingo @javierdiezd, responsable del Área de Vacunas de FISABIO.

Frente a predicciones más catastrofistas, un informe elaborado por un grupo de investigadores del Instituto de Matemática Interdisciplinar de la Universitat Politècnica de València (UPV) han desarrollado un modelo predictivo que evidencia cuándo llegaremos al pico de contagios del coronavirus, información que puedes consultar en el siguiente enlace:

https://escudodigital.com/wp-content/uploads/2020/03/Informe_prevision-pico-del-coronavirus.pdf

En el informe elaborado con fecha 21 de marzo (las predicciones cambian cada tres días, en base a los nuevos datos facilitados por el Ministerio de Sanidad), al pico de casos se llegará entre el 12 y el 16 de abril. A corto plazo, para el 24 de marzo, el número de casos será de 30.000. El problema es que cuando lleguemos al pico rondarán los 200.000.

Según este informe, uno de los aspectos que más preocupan en estos momentos es conocer cuando vamos a llegar a esa curva de inflexión, porque a partir de entonces, el número de infectados y de casos comenzará a bajar. Sorprende la verticalidad de la curva.

Según fuentes especializadas en virologia consultadas por ESCUDO DIGITAL, una curva como la que se muestra en el informe que adjuntamos, se explica así: «Normalmente tiene una parte plana, la de lag o adaptación del virus, una fase exponencial y logarítmica, con velocidad de crecimiento máxima y tiempo de generación mínimo, una fase estacionaria y otra de muerte de la bacteria o virus».

«Al principio el virus crece, pero muy poco en relación con lo que va a venir después. De repente, sube muchísimo y cuando ya no llegan infectados la cuerva sería plana: sólo quedarían los enfermos y luego baja de repente, cuando todos los virus están muertos».

La letalidad de un virus depende de tres factores: «el tiempo de exposición al virus, de la carga viral, es decir, de la concentración que tenga, y del sistema inmune del afectado».

Por eso, cuanto menos tiempo salgamos a la calle, mucho mejor. En cuanto a la carga viral, «si vamos a un supermercado en el que en vez de cien personas hay cincuenta, mucho mejor. Y si tres mejor. Ir a una manifestación o a una concentración de mucha gente es nefasto, así como una discoteca o un bar». En un bar entra y sale mucha gente, por eso se han cerrado, la posibilidad de que nos contagiemos es muy grande. En cuanto al sistema inmunológico, si una persona está sana y está bien, su organismo se va a defender. Por eso afecta más a los ancianos, y a los inmunodeprimidos, como los enfermos de cáncer o polienfermos.

El problema de este virus es la verticalidad de la curva, su crecimiento exponencial

Hay personas que llevan la carga viral encima y no presentan síntomas, por eso es tan importante que se queden en sus casas, son personas que «por su forma de vida, por no gustarles las aglomeraciones, por su sistema inmunológico no van a desarrollar el virus, pero lo están contagiando a otras personas». Esa es la inmensa mayoría de gente, otra desarrollará la enfermedad de forma leve, y solo un 20% requerirá probablemente hospitalización. Va a requerir oxígeno, porque la enfermedad cursará de forma que necesites un tratamiento hospitalario. Añaden nuestras fuentes: «De ese 20% que necesita hospital, solo el 5% necesitará UVI, y de ese 5%, la mitad va a morir, y la otra mitad vivirá con los pulmones bastante fastidiados, como para requerir tratamientos de por vida. Estas cifras son iguales que las de la gripe, aunque en este caso van a ser un poco más altos los porcentajes». Por el virus de la gripe mueren 650.000 personas en el mundo. Y el número de muertos tendría que ser el mismo de una gripe común.

«Este virus es altamente infectivo, va como speedy gonzález, si no, sería como una gripe común. ese es el problema y por eso debemos quedarnos en casa»

¿Por qué entonces se están tomando medidas tan excepcionales? Precisamente por la verticalidad del tramo de la curva que nos conduce a mediados de abril. Nuestra fuente añade que «este virus es altamente infectivo. Va a toda velocidad, como diríamos vulgarmente, como Speedy González. El tiempo que necesita un virus como el de la gripe para infectar a la población, que arranca desde que empieza el frío hasta que finaliza, pueden ser cinco o seis meses, este lo va a hacer en pocas semanas». En enfermedades infecciosas los protocolos los emite la OMS, son seis, y el nivel seis es pandemia. «Claro hay que llevar un control. Para eso hay unos médicos que están en todo el mundo conocido, que son los epidemiólogos».

Cuando vamos al médico al Centro de Salud contamos lo que nos ocurre, y el médico de salud hace lo que tiene que hacer. Y el epidemiólogo recoge todos los datos de los centros de salud que indican infección. Esto pasa todos los años, «pero en esta curva, la parte de crecimiento va a ser mucho más rápida que en otro tipo de infecciones. Y cuando se vio el crecimiento tan alto de la curva que se puede analizar de forma matemática, es cuando comprendimos que necesitábamos más camas de hospital. Por eso es importante que nos quedemos en casa, para no saturar el sistema sanitario. A la población en general le toca apoyar las medidas adoptadas por el gobierno y permanecer en aislamiento para no favorecer la expansión del virus», afirman nuestras fuentes.