Se suspende la búsqueda de los dos desaparecidos en Zaldibar (Vizcaya) por la presencia de enormes cantidades de Amianto

1891

El viceconsejero de Seguridad del Gobierno vasco, Josu Zubiaga, ha confirmado este viernes que la búsqueda de los dos desaparecidos tras el desprendimiento de tierra en Zaldibar ha sido suspendido por la presencia de una gran cantidad de amianto en los restos.

En una entrevista en Cadena SER Euskadi, recogida por Europa Press, Zubiaga ha asegurado que primero deben «evaluar cuáles son los riesgos y qué medidas tomar y si es posible evaluar si se puede continuar con las labores» de búsqueda.

«Ha habido que suspender las tareas de rescate porque técnicos de Osalan han detectado una gran cantidad de amianto en el desprendimiento que proviene del depósito de la actividad del vertedero que cuenta con licencia como vertedero legal de depósito de amianto», ha explicado el viceconsejero.

En este contexto, Zubiaga ha explicado que los operarios trabajaron este jueves «deben pasar una revisión médica y evaluación para comprobar que no han sufrido contaminación de amianto durante el tiempo que han estado en contacto con el material».

El amianto, o asbesto, puede ocasionar graves riesgos respiratorios en los seres humanos

Por último, el viceconsejero vasco ha anunciado una reunión de urgencia coordinada por el departamento de Seguridad «con todas las instituciones implicadas en el operativo de búsqueda» de los dos desaparecidos en Zaldibar.

El amianto, o asbesto, muy utilizado por sus propiedades para el aislamiento, es uno de los componentes del fibrocemento, un material de construcción que en España fue comercializado por la empresa Uralita. De hecho, por extensión, también se le denomina con el nombre de esta empresa.

Está compuesto por fibras microscópicas que pueden permanecer en suspensión en el aire el tiempo suficiente para ocasionar riesgos respiratorio puede provocar varios tipos de cáncer, así como asbetosis,  una fibrosis pulmonar producida tras la inhalación de asbesto . Su uso está prohibido desde hace muchos años en España. Sin embargo, está presente en muchas construcciones y puede provocar enfermedades a los trabajadores de la construcción que se dedican al mantenimiento o los derribos. Han de usar equipos de protección individual para garantizar la seguridad. Existen empresas que se dedican a retirar de forma segura el amianto.