Se había empezado a evidenciar la ruptura de la cadena de frío

Seguridad alimentaria: 450 kilos de pechugas de pollo intervenidas

132
450 kilos de pechugas de pollo intervenidas por la Guardia Civil

La Patrulla Fiscal y Fronteras de Santa María de Guía, en Gran Canaria, ha intervenido 450 kilos de carne, concretamente pechugas de pollo, que incumplía la normativa sanitaria. Ha denunciado administrativamente a la empresa responsable y a los conductores de los automóviles donde transportaban la carne en condiciones no permitidas. La intervención ha contado con la colaboración de la Policía Local de Agaete.

La carne congelada destinada a la venta ha de ser transportada en vehículos adaptados para ello que cumplan las normas exigidas por las autoridades sanitarias.

Aunque la noticia se ha dado a conocer ahora, todo ocurrió el pasado 8 de febrero, sobre las 17.00 horas. Los agentes sorprendieron en un estacionamiento situado en el acceso al puerto de Las Nieves (Agaete) a dos personas que realizaban el transporte de un vehículo a otro de unas bolsas con pechugas de pollo congelado procedentes de una empresa tinerfeña. Eran 450 kilos, envasados en 60 bolsas de 7,5 kilos cada una. Carecían de etiquetado en español, tal como obliga la normativa, dado que su procedencia inicial es extranjera.

Se rompió la cadena de frío

Esta mercancía había sido transportada desde Tenerife vía marítima en un vehículo que no era apto para el transporte de este tipo de alimentos perecederos congelados.

Por este motivo se rompería la cadena de frío con los riesgos que esto conllevaría en lo que se refiere al deterioro del alimento y para el consumidor final. De hecho, se pudo observar que el proceso de descongelación de estos productos comenzaba a notarse.

El coche al que se trasvasó el producto era de las mismas características al anterior, es decir, no apto para el transporte de alimentos congelados.

La cadena de frío debe mantenerse durante cuatro fases: producción, almacenamiento, transporte y venta. Al subir la temperatura del alimento congelado, el proceso de congelación se revierte (el alimento se descongela total o parcialmente). Cuando esto pasa, el alimento comienza a deteriorarse, aparecen bacterias y posibles virus. Si la cadena de frío se rompe en algún momento ya no hay vuelta atrás.

Los 450 kilos de pollo estaban destinados a dos comercios de la isla de Gran Canaria. Ante el riesgo del consumo humano, los agentes procedieron a la incautación. La Ley 17/2011, de 5 de julio, de seguridad alimentaria y nutrición penaliza el transporte o comercialización de alimentos en condiciones no permitidas por la normativa vigente, prevé sanciones que oscilan entre los 5.000 y 20.000 euros.

La empresa distribuidora incumple la Ley 3/2033 de 12 de febrero del Estatuto de los Consumidores y Usuarios de Canaria. Dicha ley alude a “acciones u omisiones que produzcan riesgos o daños efectivos para la salud o seguridad de los consumidores y usuarios realizadas de forma consciente o deliberada”. Las sanciones son similares a las de la ley anterior.

Artículo
Seguridad alimentaria: 450 kilos de pechugas de pollo intervenidas
Nombre
Seguridad alimentaria: 450 kilos de pechugas de pollo intervenidas
Descripcion
Se rompió la cadena de frío, y cuando esto ocurre aparecen las bacterias y posibles virus
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo