Se han creado en menos de seis semanas

Los ventiladores mecánicos Milán, un milagro científico en el que ha participado la Fundación Jiménez Díaz

138
Fundación Jiménez Díaz
Foto: Europa Press

Los ventiladores sanitarios se han convertido en una equipación absolutamente imprescindible a la hora de salvar vidas. Las crisis generada por la pandemia del nuevo coronavirus, en la que se ha puesto de manifiesto el déficit de respiradores en muchos países, ha puesto en marcha un proyecto para crear un ventilador innovador y de rápida comercialización denominado Ventilador Mecánico Milán.

En el consorcio internacional, sin ánimo de lucro, que ha realizado este proyecto figura la Fundación Jiménez Díaz, el hospital con el que los madrileños se han volcado, símbolo de esperanza ante las emotivas escenas de aplausos protagonizadas por las fuerzas del orden y los propios sanitarios de este centro de enorme prestigio internacional. En poco más de seis semanas, el ventilador ha pasado de ser un concepto a una realidad.

En la plataforma han participado múltiples países, a través de sus laboratorios y universidades, entre los que se encuentra España, Italia, Francia, Canadá y Estados Unidos. Más de 150 científicos e ingenieros han desarrollado una solución de fácil fabricación para resolver la escasez mundial de ventiladores, tanto actual como prevista, para tratar a los pacientes contagiados por Covid-19 en las UCI.

Una de las doctoras más cualificadas e implicadas en el impulso del MVM es la Dra. Sarah Heili, Jefa Asociada del Servicio de Neumología y Responsable de la Unidad de Cuidados Intermedios Respiratorios (UCRI) del hospital madrileño. Una doctora que cuenta con una enorme experiencia profesional a sus espaldas, tras formarse y trabajar en diferentes países como Francia o Estados Unidos y ahora España. Ella, junto al Dr. Peces Barba Romero, Jefe Asociado del Servicio de Neumología, vicepresidente de SEPAR, y experto en ventilación no invasiva, han asesorado a este grupo.

Foto: Europa Press.

Los ventiladores Milan presentan algunas ventajas adicionales frente a los tradicionales, según la doctora Heili: “Su ventaja potencial es que existe una asesoramiento especializado máximo, dirigido a la mecánica respiratoria específica del Covid-19, y tratamos de customizarlos a los requerimientos de esta pandemia. Esto los simplifica, a la vez que les hace robustos, pues en su desarrollo vive el más estrecho conocimiento científico, el que nace de la experiencia a pie de cama”.

La respuesta ha sido casi milagrosa. El tiempo que se tardaba hasta ahora en disponer de un ventilador mecánico desde su solicitud-fabricación hasta la llegada a un hospital era inasumible en una situación como la pandemia del Covid-19: En general, lleva años entre desarrollo, pruebas, autorizaciones y validaciones. Esta pandemia ha acelerado todos los procesos, y se les está dando prioridad, pero la regulación existente en España es más exigente que en otros países de nuestro entorno y el proceso podría ser más largo en nuestro país“.

“Como en tantas otras contiendas a lo largo de los siglos, hemos comprendido que juntos podemos ser más fuertes y lo estamos logrando”, afirma la dra. Sarah Heili

La doctora considera que esta experiencia ha significado un antes y un después en la la forma de colaborar entre países, de cara a futuras crisis sanitarias. Y lo explica con estas emocionantes palabras, que resumen el sentir de muchos sanitarios: “el mundo ha cambiado, y ese cambio y las alianzas a que ha dado lugar probablemente perdurarán. El virus nos hizo daño, mucho daño. No saber a qué nos enfrentábamos, ni como abordarlo, nos llenó de humildad y nos hizo sentirnos pequeños e indefensos. Pero, como en tantas otras contiendas a lo largo de los siglos, hemos comprendido que juntos podemos ser más fuertes y lo estamos logrando”.

La Unidad de Cuidados Intermedios Respiratorios de la Fundación Jiménez Díaz es una de las más importantes de nuestro país. En 2013 era galardonada con el Premio a la Mejor Gestión Hospitalaria, otorgado por la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (NeumoMadrid), en reconocimiento a la organización y a la eficiencia alcanzada por esta unidad que se creó en 2009 y que atiende anualmente a 250 pacientes de alta complejidad, llegando incluso a atender hasta 556 en tan solo dos meses, coincidiendo con el pico máximo de casos graves ingresados por coronavirus en la UCRI de la FJD.

En palabras de la doctora, “la Fundación Jiménez Díaz es un gran hospital; lo formamos personas que queremos cuidar de nuestros pacientes, que son el centro absoluto de nuestro trabajo. El centro se transformó en cuestión de días en una estructura capacitada para responder al impacto de esta emergencia. Gracias a esta flexibilidad, a la capacidad de transformación y adaptación a los cambios muy rápidos y violentos de los distintos escenarios, pudo absorber el impacto sin colapsar”.

Con respecto al futuro, se muestra prudente cuando se le pregunta si España está ya 100% preparada en dotación de material: “Durante el pico de demanda asistencial de los meses de marzo y abril, la dotación de respiradores ha llegado a estar limitada en muchos centros y debemos intentar que esto no vuelva a ocurrir. Aprovechando el actual periodo de desescalado, debemos incrementar la dotación en previsión de un posible repunte que por ahora no podemos descartar”.