Realizada entre 160.000 trabajadores

Una encuesta de Quirónprevención evidencia la estrecha relación entre número de test y tasas de contagios

25
trabajadores
Foto: Europa Press

Misalud es la app que ha permitido que Quirónprevención haya realizado una encuesta entre 160.000 trabajadores de distintas empresas. Aparte de esta aplicación, para el seguimiento del estado de salud de los trabajadores (“sobre todo de los especialmente sensibles a esta pandemia”) han hecho también llamadas telefónicas “los propios sanitarios”.

Todo ello dentro del programa de información, prevención y diagnóstico que pusieron en marcha conforme se decretó el estado de alarma con intención de velar por la salud de las plantillas. El objetivo final: proponer las acciones de aislamiento pertinentes en cada caso y, por consiguiente, frenar la expansión del coronavirus.

Por si alguien aún tenía dudas, la encuesta pone en evidencia la estrecha relación entre el número de test de detección hechos y las tasas de contagios; inversamente proporcionales. “La escasez de test para personas con sintomatología y el consiguiente riesgo de infección asociado a la detección de positivos en gente asintomática o con síntomas leves que han estado confinadas junto a personas no enfermas ha quedado clara en el análisis”,explican.

El balance contabiliza 1.704 personas positivas, que representan un 32,97% de las personas a las que sí se han realizado pruebas y un 1,06% del total de los participantes en la encuesta.

El 27,95%de los encuestados asegura haber tenido síntomas relacionados con la enfermedad

Las evaluaciones de salud que ha llevado a cabo Quirónprevención cristalizaron en una clasificación según se diferenciaba entre casos posibles, probables y confirmados. En porcentajes, el 27,95% de los participantes (44.753 personas) señalaba haber tenido en algún momento síntomas relacionados con la enfermedad. De estos, el 18% destacaba el dolor muscular, mientras que el 9,63% lo asociaba más a una tos seca, el 6,48% a dificultades respiratorias, el 5,14% a la perdida de olfato, el 4,19% a la pérdida de gusto y un 3,64% manifestaba haber estado febril. Un abanico que confirma ese cuadro tan distinto en cada paciente, como se viene comprobando desde el inicio de la pandemia.

Extrapolando los datos al total de la muestra, habrían dado positivo en la enfermedad casi 15.000 personas, lo que representaría el 9,21 por ciento del total de encuestados, porcentaje en línea con los valores de gente que presenta anticuerpos positivos por enfermedad pasada o enfermedad aún aguda.

Esta misma semana, en un informe filtrado a los medios de información, la directora de Salud Pública reseñaba “falta de detección precoz” y “realización de PCR – test de diagnóstico – al límite de su capacidad”, así describía la realidad en pleno debate de si Madrid pasaba o no de fase de desescalada. Es obvio, que la capital continúa en Fase 0, con algunas modificaciones y concesiones respecto al comercio.