Covid-19: el detector de temperatura sin contacto de Fujitsu

130
Detectpr de temperatura de Fujitsu sin contacto

Se acabó la figura del empleado “heroico” que presumía de no haber cogido jamás una baja y acudía al trabajo con fiebre, aún a riesgo de contagiar la gripe o la gastroenteritis a sus compañeros. Tener fiebre no es un estigma, sino un peligro para nuestra salud y la de los demás. Los tiempos han cambiado.

La detección de la temperatura se ha convertido en una necesidad primaria para prevenir la entrada de enfermos con Covid-19 a las empresas, una enfermedad que ha demostrado que puede saturar el sistema sanitario con una tasa de contagio altísimo. Y no solo es fundamental en las empresas, sino también en las áreas de grandes aglomeraciones como aeropuertos, estaciones de tren, centros comerciales, culturales, deportivos, justicia y por supuesto hospitales y centros de salud, entre otros.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) especifica que, actualmente, tener una temperatura corporal de entre 37,2º y 37,5º centígrados es uno de los síntomas de la infección por Covid-19. Además de recomendar el uso de mascarillas para evitar la propagación y autoprotección de contagio, determina como fundamental establecer medidas de protección de la ciudadanía, para que cualquier persona que presente fiebre pueda ser aislada para evitar contagios. 

La cámara termográfica del detector de temperatura sin contacto de Fujitsu actúa sobre varias personas a la vez

En este contexto, Fujitsu ha desarrollado una sofisticada solución de detección de temperatura sin contacto para lugares de gran concentración de personas o accesos masivos, que se ha convertido en una herramienta altamente eficaz y que añade la posibilidad de controlar la tan necesitada distancia de seguridad.  

Se basa en una tecnología que ayuda a detectar de forma inmediata los síntomas febriles, gracias a una cámara termográfica que actúa sin contacto y sobre varias personas de forma simultánea, lo cual reduce la baja eficiencia de los termómetros y las pistolas de detección infrarroja, eliminando el riesgo para las personas que lo manipulan. Además, es importante señalar que la solución realiza un registro automático de las temperaturas anómalas y la ausencia de mascarillas entre las personas que quieren acceder a una determinada zona. 

Estas cámaras de control facial miden la temperatura con un margen de error de +-0,3º y suelen tener un rango de lectura de entre 2 a 6 metros. Su actuación puede llegar a 180 personas por minuto para la solución certificada y 360 personas para la denominada multipunto.  

Así mismo, se pueden añadir a la solución herramientas de análisis de la información de las personas que acceden al control, pudiendo ofrecer datos estadísticos importantes. E incluso permite añadir el procesamiento de imágenes por medio de inteligencia artificial, analítica de datos en tiempo real, todo ello para ayudar a la toma de decisiones y conseguir una perfecta integración con los sistemas que se utilicen en las instalaciones. 

Por último, también pueden conectarse de forma automática alarmas sonoras mediante altavoces e incluso analizar la distancia entre las personas, para que se evite pasar la distancia de seguridad que en estos momentos se debe mantener.