Que no vuelva a suceder...

Covid-19: el grito desesperado de los sanitarios que piden prudencia

362

De la población en general, es el colectivo de los sanitarios el que más derecho tiene a hablar, a juzgar y a opinar sobre la escalada del desconfinamiento en la pandemia del Covid-19. Sin medios, a veces con el único escudo de bolsas de basura, enfermeras, médicos y auxiliares se han dejado la piel literalmente para cuidar de nuestros enfermos. Cerca de ochenta han perdido la vida.

Y las cicatrices de sus rostros, ocasionadas por las mascarilla, tal vez desaparezcan, pero no las que ha dejado el dolor en sus almas. Ha habido casos muy dramáticos, de enfermeras que sabían que su madre iba a morir por falta de acceso a una UCI, mientras cuidaban de la salud de otros familiares.

Mientras nosotros volvemos a la “nueva normalidad”, nada para ellos volverá a ser igual. Y están preocupados. No quieren que lo ocurrido vuelva a repetirse. Su tasa de contagiados es de las más altas del mundo. Por ello los sanitarios, los soldados en primeral línea de fuego contra el Covid-19, han alzada su voz. Para advertirnos de lo que puede ocurrir, si nos flaquea la memoria. Lo más triste es que el vídeo puede parecer ya antiguo a los ojos de los más inconscientes. Queremos olvidar lo ocurrido, pero no debemos.

En España, el pasado lunes día uno de junio fue el primer día en el que el Ministerio de Sanidad no registró ninguna víctima mortal. Hay que alegrarse, pero no hay que olvidar que hay cerca de 240.000 casos confirmados y han fallecieron 27.940 personas (registradas oficialmente). Nadie ha contabilizado los millones de lágrimas que se han vertido. El texto del vídeo es durísimo, y así debe ser. Y advierten a los miles de irresponsables que abarrotan las playas o las terrazas y no guardan las medidas de seguridad: “si todo vuelve estaremos agotados”.