Sello pionero en el ámbito sanitario

Aenor distingue a la Fundación Jiménez Díaz con la certificación “Protocolo seguro frente al Covid-19”

44
cámaras termográficas
Cámaras termográficas en los puntos de acceso de la Fundación Jiménez Díaz

El proceso de desescalada del estado de alarma ha hecho escalar a su vez a la Fundación Jiménez Díaz, que ha sido avalada por Aenor como “un espacio protegido y saludable tanto para su personal como sus pacientes”, indican desde el centro hospitalario mediante comunicado. El certificado “Protocolo seguro frente al Covid-19” convierte al hospital en “pionero en este logro, tanto en el ámbito regional como nacional (dentro de la sanidad pública)“.

La capacidad de anticipación, coordinación, adaptación y reacción, son los cuatro aspectos que Aenor reseña en su reconocimiento, como principios regidores “de una gestión eficaz y segura durante las semanas más intensas de la pandemia del coronavirus”. Una actuación que, en el detalle, se ha concretado en: siempre camas disponibles (superando las 550), así como puestos de UCI (en torno a 100), personal suficiente (contrataciones para reforzar plantilla), equipos de protección (la tasa de infección de sus sanitarios está por debajo de la media madrileña) y realización de test de anticuerpos a todos los empleados.

En la FJD la tasa de infección de sanitarios ha sido inferior a la media de Madrid

La empresa auditora, en su análisis de procedimientos y medidas adoptadas por la Fundación Jiménez Díaz durante la crisis, también valora de forma positiva las acciones emprendidas para la supuesta vuelta al ritmo habitual. Tras los picos más intensos de trabajo, el avance paulatino hacia el postCovid ha comenzado por unos trabajos intensos de desinfección y de recuperación de todos los espacios asistenciales que habían estado destinados a tratar el virus. El reto ha sido la organización para que convivan ahora pacientes Covid positivo y negativo con circuitos de atención diferenciados y medidas de protección garantizadas.

A día de hoy, el hospital ha reanudado su calendario asistencial para aquellos casos “programables y no demorables”, aunque no ha llegado a estar paralizado del todo en ningún momento, ya que se ha seguido atendiendo presencialmente sobre todo en los servicios de oncología, diálisis y cirugía urgente.

Reforzar la seguridad en la asistencia sanitaria,revierte en una mayor confianza de los pacientes

El esfuerzo hecho para evitar el riesgo de contagio ha incluido el entorno físico y pautas de todo tipo: de seguridad, higiénicas, organizativas, de distancia social, control de accesos, etc; todos ellos temas que tienen mucho que ver con la certificación obtenida en relación a esa lucha para poner freno al coronavirus y esa capacidad de respuesta para adaptarse a un contexto más exigente “en materia de prevención, limpieza, gestión eficiente y organización”.

La distinción de Aenor, que identifica a la Fundación Jimenez Díaz como espacio protegido, controlado y alineado con los estándares más exigentes frente a la pandemia, ha sido también concedida a los otros tres hospitales públicos gestionados por Quirónsalud en la Comunidad de Madrid: Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General de Villalba (Collado Villaba), lo que convierte a los cuatro en los primeros centros españoles que obtienen el sello dentro de la sanidad pública.