Se inicia la Fase 1 en media España

Directrices para la vuelta al trabajo: distancias mínimas, medidas de higiene y gestión de residuos

154
tienda de moda
Foto: Europa Press

El Ministerio de Sanidad daba a conocer hace unas semanas la Guía de Buenas Prácticas en los Centros de Trabajo para la prevención del Covid-19, cuando solo desempeñaban su jornada laboral de forma presencial los trabajadores de las consideradas actividades esenciales. Ahora, es el momento de hacer un repaso, puesto que muchas localidades pasan a la Fase 1 de la desescalada del estado de alarma.

Casi todas las medidas y consejos recogidos en el documento están regidos por el sentido común, pero quizás algún detalle se puede pasar por alto y no merece la pena correr riesgos. La primera lección que debemos tener clara es que, aunque son directrices que se deben aplicar durante la jornada laboral, no nos podemos ni debemos olvidar del ‘antes de llegar’ ni del ‘después’, una vez que hemos cumplido nuestra jornada laboral.

Y junto a lo ya sabido (distancia interpersonal de dos metros, recomendable el uso de mascarilla, lavado frecuente de manos, etc.), hay recomendaciones sorpresa, por ejemplo: lavar la ropa de trabajo siempre a un mínimo de 60º.

Nadie duda que las oficinas tardarán en volver a ser como antes, y eso si vuelven alguna vez a su estado anterior a la pandemia, pero tampoco se puede dudar de que – por mucho que se haya incorporado el teletrabajo y pretenda mantenerse de forma importante – estas se irán recuperando poco a poco para volverse a convertirse en el espacio central del trabajo. Cuestión de tiempo.

De momento, la vuelta al lugar de trabajo debe plantearse con todas las garantías de protección para evitar contagios de Covid-19. Estas son algunas de las pautas de la “Guía de Buenas práctica en los centros de trabajo”, actualizada por el Ministerio de Sanidad a mediados de abril:

Para empezar, nada de darnos besos o estrechar la mano, la distancia interpersonal se mantendrá durante todo el ejercicio laboral, siempre de dos metros. Sin excusas. Esto y el lavado de manos deben ser la constante en la vuelta al trabajo presencial para ganar la batalla al Coronavirus.

Antes de ir al trabajo

¿Síntomas? ¡Quédate en casa! Cualquier sintomatología (tos, fiebre, dificultad respiratoria, etc.), que pudiera hacer sospechar que hay Covid-19, debe frenar tú plan de ir a trabajar y obliga a contactar con los teléfonos de atención sanitaria.

Tampoco debes acudir, si has estado cerca de algún contagiado, incluso en ausencia de síntomas por un tiempo mínimo de 14 días. Si eres vulnerable por edad, por estar embarazada, o por afecciones médicas anteriores (hipertensión arterial, diabetes, enfermedades pulmonares y cardiovasculares, cáncer o inmunodepresión), deberás olvidarte igualmente de volver al trabajo presencial.

Si el teletrabajo no fuera posible por el tipo de actividad, el médico de cabecera deberá acreditar cada caso para permanecer en aislamiento a efectos laborales (si así fuese se considerará una situación asimilada a accidente de trabajo para la prestación económica de incapacidad temporal).

Desplazamientos

Siempre apostar por soluciones que garanticen mejor la distancia interpersonal de dos metros. Por tanto, preferible el transporte individual. Si vas andando, en bicicleta o en moto, no es necesario que lleves mascarilla. En coche se utilizarán, si van más pasajeros. Las mismas consideraciones se deben seguir, si coges un taxi o VTC.

En el transporte público guarda siempre la distancia interpersonal y lleva la mascarilla puesta.

En el centro de trabajo

Las tareas, las entradas y las salidas, tal y como especifica la guía, “deben planificarse para que los trabajadores y las trabajadoras puedan mantener la distancia interpersonal recomendada, de esos dos metros comentados”. Asimismo, “hay que asegurar la distancia interpersonal en las zonas comunes y evitarse las aglomeraciones de personal en estos puntos”. Cuando se trate de empresas o establecimientos abiertos al público, deberán implementarse medidas que minimicen el contacto entre los integrantes de la plantilla y los clientes, enunciándose en el documento las siguientes recomendaciones:

– El aforo máximo deberá permitir mantener el requisito de la distancia entre personas.

– Cuando sea posible, se habilitarán mecanismos de control de acceso en las entradas.

– Todo el público, incluido el que espera, mantendrá el distanciamiento de dos metros.

– La empresa deberá facilitar equipos de protección individual (EPIs), cuando los riesgos no puedan evitarse o limitarse lo suficiente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas o procedimientos de organización del trabajo.

– Los EPIs serán adecuados a las actividades y trabajos a desarrollar.

Si los espacios no permiten estas recomendaciones en los turnos ordinarios, estos se procurarán escalonar. Se aconseja facilitar el teletrabajo y las reuniones por videoconferencia.

A la vez, el personal debe conocer las recomendaciones sanitarias individuales, para lo que estará provisto de los productos necesarios (jabón, hidroalcohol y pañuelos desechables). También se debe contar con aprovisionamiento suficiente de material de protección, como guantes y mascarillas.

La guía recomienda a los trabajadores desinfectar sus equipos antes de usarlos y, si no es posible, lavarse las manos de forma inmediata tras utilizarlos. La guía recomienda no tocarse los ojos, nariz ni boca, sobre todo después de toser o estornudar (siempre cubriéndose con un pañuelo desechable o la parte interna del codo) o tras tocar superficies potencialmente contaminadas.

Higiene y ventilación de las instalaciones

Se aconseja la ventilación periódica de las instalaciones, al menos durante cinco minutos, reforzar la limpieza de los filtros de aire y aumentar el nivel de ventilación de los sistemas de climatización. A la par, se reforzarán las tareas de limpieza con especial incidencia en ventanas y pomos de puertas. En cada cambio de turno se desinfectará el área de trabajo usado por un empleado o empleada.

Realizada su tarea, el personal de limpieza embolsará los uniformes de trabajo recomendándose un lavado con un ciclo completo a una temperatura de entre 60 y 90 grados.

Gestión de residuos

Como hasta ahora, se respetarán los protocolos de separación de los residuos. Además, los pañuelos desechables que se empleen para el secado de manos o para cumplir la etiqueta respiratoria deberán depositarse en papeleras o contenedores con tapa. Y mejor, accionados por pedal. Si sucediese que un trabajador presentara síntomas durante el desempeño de su jornada, será preciso precintar el contenedor donde haya depositado sus residuos.

Acabada la jornada laboral

Los trabajadores seguirán cuidando las distancias y manteniendo las medidas de prevención de contagio e higiene en el hogar, razón de más si se convive con alguna persona de grupos de riesgo.

Estas son las principales obligaciones previstas en la normativa, con incorporación de una serie de sugerencias para volver, poco a poco, a la ‘nueva normalidad’.