La oferta de mascarillas más tecnológicas

Mascarillas 2.0 inteligentes: neutralizan el Covid y hasta hablan con tu smartphone

996

Las mascarillas destinadas a protegernos de los contagios se han convertido en un objeto imprescindible en la lucha contra posibles contagios de la pandemia que está azotando a la humanidad. Las hay de todos los tipos, colores y modalidades, y algunas son hasta inteligentes y capaces incluso de autodestruirse como los adminículos de las películas de James Bond, sin dejar restos de partículas.

Son las llamadas mascarillas de última generación, como la que ha creado el español Álvaro González Domínguez, tecnológica, sostenible… Parece de ciencia ficción y además es muy estética. Se llama Cliu y mide la calidad del aire, es capaz de autodesinfectarse y avisa de focos cercanos de Covid-19.

Controlan el aire, la frecuencia de los latidos del corazón y los focos de Covid cercanos

La ha creado al alimón con su novia y socia, Simona Lacagnina, con quien convive en Palermo. Es transparente y, por lo tanto, muy útil para las personas con problemas auditivos ya que permite observar los movimientos de la boca. Es reutilizable porque cuenta con unos filtros antimicrobianos bioactivos que, como ha manifestado Álvaro a la agencia EFE, si terminan en el medio ambiente no causan daño alguno. Dispone de un sistema bluetooth, sensores y una serie de algoritmos que, mediante una app, controlan el aire, la frecuencia de los latidos del corazón y los focos de Covid cercanos.

No son baratas: su precio oscila entre los 90 y los 250 euros y puede limpiarse en el lavavajillas, o mediante una base de carga con luz ultravioleta que permite que la mascarilla se desinfecte sola. A larga, puede salir barata, porque su duración es de cinco años. En estos momentos han implantado una pantalla de crowdfounding para distribuir las mascarillas en otoño y han firmado un acuerdo con una entidad que pretende proteger los ríos italianos de la plaga de los plásticos.

Evidentemente, esta máscara, creada por un español, es un paso de gigante en el ámbito de la tecnología, pero te quedarás asombrado de lo que han conseguido otros investigadores de la Península Ibérica.

Sigue leyendo, y te quedarás de piedra al saber que en Portugal se ha creado una mascarilla que inactiva el Covid-19.