¿Qué futuro tiene el mercado de los Token No Fungibles?

El tremendo culebrón de la estafa del NFT de Bansky falso, al detalle

84
El caso del Bansky falso

Según un comunicado emitido desde París el 2 de septiembre del presente mes, Bansky es el primer artista “vivo en el ranking de facturación de Artprice durante la primera mitad de 2021″. Y añaden “En cualquier caso, eso es lo que sugieren los 123 millones de dólares recaudados en el primer semestre de 2021, que otorgan a Banksy la quinta posición en el ranking general de Artprice (entre todos los periodos combinados), justo por detrás de los gigantes Picasso, Basquiat, Warhol y Monet. Nos guste o no, se está escribiendo una página en la Historia del Arte que ya no puede considerarse como ‘una moda pasajera”.

Ilustración colocada por el artista Bansky en la plaza gerolomini, pintado en 2013

Casualidad de casualidades. Casi al mismo tiempo una noticia que ha pasado desapercibida para los grandes medios, pero no para los especializados en cripto y tecnología, ni tampoco para los inversores de arte, conseguía cientos de miles de clics en webs especializadas de todo el mundo. Un coleccionista, que, otra vez casualidades del destino, se hacía denominar Pransky, decidió comprar el primer dibujo no fungible de Bansky, y pagó la friolera de 284.000 euros en cibermoneda Ethereum a través de la casa de subastas especializada en Tokens Open Sea.

Era un NFT, el derecho de propiedad de un token no fungible, una obra digital que llevaba por nombre Gran redistribución del desastre del cambio climático, y era, por cierto, bastante floja y ni siquiera respondía al estilo del misterioso artista británico. Ya sabemos que hay tokens de futbolistas, de piedras horrorosas (los dibujos de las Ether Rock se vendieron por 250.000 euros ), y que Mike Winkelmann, más conocido como Beeple, es oficialmente uno de los artistas mejor pagados del mundo tras vender una obra digital por 69,3 millones de dólares “Everyday: The First 5000 Days”, un collage de 5000 imágenes digitales que fueron obtenidas durante 5.000 días consecutivos.

Por eso, lo que podría sorprender a los expertos era el precio, tan bajo, del primer NFT de Bansky. Había gato encerrado y no solo por lo mucho que recordara a los primeros juegos de Nintendo. Era falso, detrás del asunto había una estafa: unos ciberdelincuentes habrían logrado hackear la página web original del artista, banksy.co.uk/nft.html, a la que no se puede acceder en estos momentos, y habían incorporado una imagen del supuesto NFT.

La puja por la obra duró muy poquito, y el link de la pieza desapareció. Lo más curioso es que Pransky, un conocido coleccionista multimillonario de NFT, no solo iba contando al minuto a sus seguidores lo ocurrido, sino que se lo ha tomado con mucho humor.

Comunicó a sus seguidores en Twitter que el propio Bansky había confirmado a la BBC que era falso, y contó algo increíble: los “ciberestafadores/falsificadores artísticos” le habían decidido devolver el dinero en un “acto de caridad”. Tal vez, añadió, eran solo hackers dispuestos a demostrar una vulnerabilidad. Eso sí, le fue el devuelto el dinero “salvo la tarifa que cobra la casa de subastas por la transacción: una comisión de 5.800 euros por la venta”, informaba la web Squire .

Alberto Redondo, Comandante de la Guardia Civil y Jefe del Grupo de Delitos Tecnológicos de la UTPJ: “Lo que es interpretable es lo que se paga por ellos, pero en el caso de los NFT la tecnología es útil para conocer la trazabilidad y autenticidad de la obra de arte digital”

Al cierre de estas líneas no consta que se haya puesto denuncia alguna por parte de Pransky ante Interpol, y por ello, el asunto huele a Perfomance del propio Pransky o de Bansky, o incluso de los dos.

Hemos hablado con Alberto Redondo, Comandante de la Guardia Civil, y Jefe del Grupo de Delitos Tecnológicos de la UTPJ (Unidad Técnica de la Policía Judicial), quien afirma que “esa hipótesis no puede ser descartada. Es demasiado dinero para que se haya estafado y no se haya producido una denuncia inmediata”.

Sobre la fiabilidad de los NFT afirma: “Es otra forma de compraventa de productos, con sus ventajas e inconvenientes. Cada vez se usa más. Está en auge, es una forma de asegurarse la trazabilidad y autenticidad de obras de arte digitales. ¿Si es absurdo pagar una fortuna por cuatro píxeles de una piedra? El modelo blockchain es completamente transparente y seguro. Otra cosa es que te engañen, y eso lo digo entre comillas con lo que quieras comprar. Es interpretable. Para alguna persona puede parecerle una estafa la millonada que paga alguien por una obra de arte en ARCO, y el comprador puede estar muy satisfecho con su compra/ inversión. Lo que es interpretable es lo que pagas, pero en el caso de los NFT la tecnología es útil y la trazabilidad completa”.

Cierto. Hace años nadie daba un euro por el arte urbano, por los grafitis, el mismo tipo de expresión plástica, muy diferente que utilizó en los ochenta “Muelle”, fallecido a los 29 años. Quince de sus obras fueron vendidas en Durán Subastas de Arte por un montante de 78.750 euros el 27 de mayo de 2021, sin trampa ni cartón ni ningún tipo de trituraciones como la que hizo Bansky con su niña con globo. A muchos les gusta más que Bansky, o les evoca recuerdos especiales, y si pudieran permitírselo pagarían más. Pero lo de Bansky es otro asunto más complejo.

Guillermo Espinosa
Guillermo Espinosa, Comisario de Arte, crítico y periodista

Hemos hablado con Guillermo Espinosa, comisario independiente de arte y periodista, gran experto en la historia del arte con conocimientos sobre las diferentes formas de expresión plástica, conocido por la honradez de sus planteamientos en un mundo a veces demasiado difuso, como el mercado del arte.

¿Qué es lo que ha sucedido en esta rocambolesca historia de Bansky y el falso NFT?

No puedo hacer una estimación de esta historia porque los datos supongo que deberían estar en manos de la Policía. La lógica de los diferentes relatos es en principio verosímil. Bansky puede estar detrás, pero hasta ahora, cuando un representante oficial de Bansky dice que algo no tiene nada que ver con él, no miente. También hay que decir que conociendo sus pasadas perfomances en el mercado del arte, como la litografía de la niña y el globo que el mismo trituró al ser comprada en una subasta de arte, entra dentro de lo posible.

“Bansky Es un artista que en principio critica, pero luego alienta un mercado especulativo del arte. Esa ha sido una de las bases de su juego siempre… mediante su ocultismo, su secretismo y su fama de artista callejero fomentó un vicio del mercado, asociado siempre a inversores de bolsa y a jóvenes oligarcas”, afirma guillermo espinosa

¿Cómo definirías a Bansky?

Es un artista que en principio critica, pero luego alienta, un mercado especulativo del arte. Esa ha sido una de las bases de su juego siempre. Ya hay precedentes de artistas que han actuado de la misma forma.

¿Un ejemplo?

Damien Hirst fue el primero en manipular el mercado del arte, él creó una sociedad donde depositó sus pinturas, y las subastaba rompiendo récords a su propio favor. Generalmente él las volvía a comprar para que se revalorizaran. Y lo hacía para que no se notara mediante sociedades opacas. Fue el primero en crear esculturas y vitrinas cargadas de oro y piedras preciosas que vendía al extranjero. Su valor nominal como materiales preciosos ya eran una garantía como valor de inversión. Aquello tenía muy poco que ver con el arte, sino con el valor en el mercado de la materia prima con la que estaba hecho. Él lo hacía sin la ironía de Bansky.

Grafiti de Bansky en Londres
Grafiti auténtico de Bansky en Londres

¿Qué es lo que ocurre con este artista de quien tanto se habla?

Que mediante su ocultismo, su secretismo y su fama de artista callejero fomentó un vicio del mercado, asociado siempre a inversores de bolsa y a jóvenes oligarcas, gente que compraban un edificio en Londres y ese muro lo arrancaban y lo subastaban. Él en un primer momento lo criticó, pero también se sumó.

¿Qué es lo bueno de este artista?

Ha habilitado una generación de artistas callejeros, que no cotizaban y ahora están en el mercado de arte de subastas, superando en valor incluso a artistas como Damien Hirst.

¿Qué opinas del arte digital y los NFT?

El arte digital tenía un problema con su autenticidad, y era que hasta hace algún tiempo se podía reproducir y sustraer, y si su habitáculo es Internet, se puede mover por Internet y duplicarse las veces que se quiera. Era una materia sin ningún valor. Al hilo de esto surge una codificación única y esencial para cada una de esas piezas de arte, que por ahora son muy pequeñas. Y esto se hace con una versión puramente inversora. No es tanto para beneficiar a los artistas, sino para generar un mercado asociado a las criptomonedas. Porque casi todos los pagos se realizan en criptomonedas, inexistentes desde el mundo puramente físico que discurren por el propio medio que es Internet y tienen un valor variable. Cuando se crean los Token, lo primero que surge es una corriente inversora.

¿Por qué?

Porque es un producto tan complicado, y tan alejado del común de los mortales, salvo la gente joven que es la que está desarrollando este mercado, que se convierten, por decirlo así, en material de especulación de bolsa. Son bienes que se revalorizan porque tienen un valor más relacionado con su historicidad que con su carácter artístico. Cuando los compras, adquieres un pedazo de historia: adquieres el primer token, el segundo token, el tercer token de la historia de la humanidad. El valor es tan alto porque tienen un valor que trasciende al tiempo. El valor que tienen está muy asociado al propio mercado y al desarrollo de Internet, no al desarrollo ni a la evolución de las artes plásticas.

El objetivo de esta venta fraudulenta de un Bansky es un buen ejemplo.

Sí, se trata de un dibujito pequeño pixelado de un señor fumando que recuerda al pleistoceno tecnológico de la informática, cuando una consola Atari te permitía dibujar algo parecido allá por el 1986. No tiene nada de moderna la falsificación, esa fórmula de imagen la conocemos desde hace cuarenta años. Pero si esa imagen es un Token, incluso no siendo de Bansky, ya entraría en la intrahistoria de Internet y de la informática por lo que ha ocurrido con ella.

Guillermo Espinosa, comisario de Arte: “La moda de los NFT se sustenta comprando y vendiendo muy rápido”

¿Aconsejarías invertir en NFT?

Nadie puede predecir el futuro. Que ahora tienen un valor y alcanzan precios descabellados lo estamos viendo, porque no son solo una pieza de inversión del mercado del arte. Lo están haciendo futbolistas, lo acaba de hacer un niño de 13 años por 65.000 dólares. Digamos que son caprichos para gente rica. Como se sustentan estas modas: comprando y vendiendo muy rápido.

¿Igual que en la especulación bursátil?

Básicamente se basan en lo mismo. Puede que haya un coleccionista de marcado carácter historicista muy millonario que quiera comprar un token fundacional, el primer Token que haga Jeff Koons si se dedicara a hacer Tokens, pero nunca se sabe cómo va a llegar el asunto. Los precios cambian. Y hay un ejemplo que yo suelo citar: el mismo día que se subastó una pintura renacentista de un artista del que se conserva tan escasa pintura como es Sebastiano del Piombo con un precio de salida en Sotheby’s de 3.000 libras, que es una ridiculez, otro cuadro de un pintor actual libro subió a 10 millones de libras. ¿Nos podemos hacer la pregunta de si vale más el cuadro de un pintor renacentista que no es del gusto actual o el cuadro del moderno de Nueva York que se ha comprado para su loft en Chelsea? La respuesta es que el precio del arte depende de muchísimos factores.

“Bansky tiene tantos amigos como enemigos, puede ser que alguien le haya querido hacer la pascua. Es una persona que irrita a mucha gente. Esto hay que ponerlo en cuarentena, y lo debe estudiar la policía”, afirma el comisario de arte Guillermo Espinosa.

¿Qué se puede extraer de el escándalo del Token del falso Bansky?

Que los Token, aunque parezca mentira, se puedan falsificar, aunque tengan un código único. El que ha comprado una falsificación realmente no ha comprado una falsificación, ha comprado un Token único, pero la autoría es distinta a las de Bansky. El autor sigue siendo distinto, pero la pieza sigue siendo única. Quiero decir algo. De lo ocurrido se deduce que la casa de subastas no es tan buena porque no ha comprobado lo ocurrido. Si esto le hubiera pasado a Sotheby’s estaría arruinada. Tendría que devolver el importe más una multa. La casa de subastas está obligada a comprobar la autenticidad de lo que pone a la venta. Esta casa de subastas se va a ver obligada a devolver el dinero.

Hay gente que piensa que esto puede ser un montaje entre el comprador y el vendedor.

Es que la comisión no la ha perdido el comprador, sino el vendedor. El falsificador delictivo ha sido quien ha perdido los 5.800 euros de subastas, no el comprador.

Obra de Bansky pintada en Palestina: "Haz el hummus no la guerra"
Obra de Bansky pintada en Palestina: “Haz el hummus no la guerra”

¿Por eso podría ser un montaje de Bansky o de Pransky?

Pero eso sería entrar en el ámbito de las suposiciones. Bansky tiene tantos amigos como enemigos, puede ser que alguien le haya querido hacer la pascua. Es una persona que irrita a mucha gente. Esto hay que ponerlo en cuarentena, y lo debe estudiar la policía.

“Es de imbéciles pensar que los videojuegos históricos en un momento de transición acelerada no van a ser objetos dignos de ser coleccionados por amantes de la tecnología y van a pagar cantidades astronómicas por ellos”, afirma Guillermo Espinosa

¿Cómo definirías el mercado de los Token?

Esto es una opinión personal, está mas relacionado con el mercado bursatil y el flujo de las criptomonedas. No ha demostrado ninguna fuerza estética o poder disruptor dentro del mundo del arte.

Vamos a hablar de coleccionistas. Se nos está criticando a los periodistas por dar noticias como que una versión de Mario Bross se ha vendido por 660.000 euros en una subasta y crear una burbuja con los objetos tecnológicos vintage, ¿Qué opinas?

Desde la antigua Grecia se han coleccionado objetos antiguos, de toda la vida, y eran herramientas fabricadas por el hombre, un cántaro, una vasija, una plumilla, un cuchillo de marfil… ¿Cómo habrían llegado hasta los amantes de las antigüedades estos objetos hasta hoy sin esos atesoradores de lo antiguo? Es de imbéciles pensar que los videojuegos históricos en un momento de transición acelerada no van a ser objetos dignos de ser coleccionados por amantes de la tecnología y van a pagar cantidades astronómicas por ellos. Como otros lo hacen por la primera botella de Coca Cola. Estamos en un mundo liberal de mercado libre, y cualquiera que tenga una mercancía la puede vender. El que ha comprado esa consola por ese pastizal igual no la va a vender nunca por el pastizal que ha pagado ahora, eso lo dirá el tiempo. Pero claro que es un objeto de interés coleccionable. Y hay intervienen otros componentes.

¿De qué tipo?

Estamos hablando de componentes emocionales, de una generación. A mí una consola Nintendo me resulta algo ajeno porque no la pude disfrutar cuando era pequeño, pero puede haber alguien que por un modelo especial pague muchísimo dinero. Y luego el coleccionismo técnico está muy extendido. Hay muchísimos coleccionistas de radios y de avances técnicos a lo largo de la historia de la humanidad.

El avatar del Jefe de Producto de la sala de subastas se parece mucho al Bansky falso, es un cryptopunk… y una nueva casualidad: el cuadro de la niña y el globo que se autotrituró volverá a ser subastado

Al cierre de estas líneas, no consta que se haya puesto ninguna denuncia, según fuentes policiales consultadas por Escudo Digital con acceso a Interpol. Open Sea, la casa de subastas legal que había sido enlazada desde la web del artista, no ha comentado nada al respecto en su cuenta de Twitter. Se ha limitado ha repostear un tweet de su jefe de producto, cuyo avatar se parece mucho al del supuesto Banski que resultó ser falso, donde se asegura que “las ventas privadas en OpenSea (ventas establecidas para compradores específicos) ahora usarán la misma estructura de ventas que las ventas públicas. Esto significa que los creadores recibirán sus regalías específicas por las ventas de artículos en su colección, independientemente de si esas ventas son públicas o privadas”.

Según David Noya, de la publicación https://nftpricefloor.com/ el avatar, así como el supuesto Bansky falso se inspiran en los cryptopuks, que “son uno de los primeros proyectos e perfiles de arte autogenerada más famosos”. Considera que los NFT están ayudando a muchos artistas a crecer, y afirma que el precio suelo de cryptopunks actualmente es de casi 100 ETH. A nftpricefloor.com, que informa de las cotizaciones de NFT puntualmente, le cabe el mérito de ser una web llevada por ciudadanos españoles. Un derivado de los cryptopunks son los punks zombies. Uno de ellos se vendió por 1.000 ETH ($3,893,669.92 USD)

En resumidas cuentas, no han clarificado nada. Lo que sí se sabe es que Banski ha protagonizado una tercer noticia, su icónico cuadro de la niña y el globo volverá a ser subastado en Sotheby’s en octubre y tendrá un precio de salida de entre 4 y 6 millones de libras. Seguiremos informando.

Artículo
El tremendo culebrón de la estafa del NFT falso de Bansky, al detalle
Nombre
El tremendo culebrón de la estafa del NFT falso de Bansky, al detalle
Descripcion
Hemos hablado con Alberto Redondo, Comandante de la Guardia Civil y Jefe de Delitos Tecnológicos y con Guillermo Espinosa, Comisario de Arte, quienes nos han hablado sobre el valor, la historia y las características de los Token no fungibles, y también de Bansky.
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo