La Zagaleta, la urbanización más segura y exclusiva de Europa

785
Foto de La Zagaleta

Dicen que Luis Miguel intentó vivir en La Zagaleta y no le dejaron. Que los habitantes de la urbanización tienen derecho de veto sobre quién puede ser o no vecino, y que el criterio es impedir que sea alguien que pueda alterar la privacidad de un lugar dónde solo se sabe que habitan las personalidades del mundo empresarial más importantes del mundo. Personas que pueden pagar los altos precios de las casas de La Zagaleta.

Foto de Zalucci House en La Zagaleta
El interior de Salucci House

Todos son leyendas, afirma Sergio Azcona, director de Comunicación de La Zagaleta en declaraciones a Escudo Digital. “Jamás se ha filtrado información sobre este lugar, y ello da pábulo a todo tipo de bulos. Si es cierto que cuando se vende un terreno o una casa se investiga la solvencia de la los clientes de la operación, como en cualquier transacción inmobiliaria. Aquí se hace especial incidencia en si los fondos con los que se compra la casa son lícitos, legales y la procedencia del dinero sea absolutamente transparente”, manifiesta Azcona. 

La zagaleta es un lugar vetado a los mafiosos e incluso a los residentes con las cuentas poco claras

Por decirlo de otra manera, no se veta a los artistas, sino a los mafiosos y a las personas que blanquean o han blanqueado dinero. Una situación como la que se produjo en la discoteca de Olivia Valere en Marbella, tras un tiroteo, en la que un hombre resultó herido sería absolutamente impensable en La Zagaleta. Y es que el dinero no da la felicidad ni tampoco la tranquilidad, a menos que se invierta en seguridad.

Un discreto servicio de vigilancia patrulla las 24 horas del días por sus calles. A la entrada se les pide a los visitantes el DNI. Un sofisticado sistema de cámaras evita cualquier tipo de incidente indeseado. Nadie ha intentado robar en este fortín inexpugnable donde campan a sus anchas ciervos, corzos, conejos y muflones. No en vano el terreno fue antaño un coto de caza de Adnam Kashoggi, en el que instaló su residencia, la actual Casa Club. Lo vendió cuando necesitó liquidez porque sus negocios habían dejado de prosperar.

Lo único cierto es que jamás ningún paparazzi ha osado intentar cruzar sus muros. Ni siquiera durante el verano de 2018 , cuando Georgina Rodríguez la visitó como invitada. Y es que Zagaleta está considerada como la urbanización más lujosa y segura de Europa. En ella residen Hans Snook, fundador de Orange Telecom, Jürgen Bartels, expresidente de la cadena Starwood Hotels, lord Stanley Fink, extesorero del Partido Conservador británico o el gurú de Silicon Valley, David Heinemeier Hansson. Los promotores estiman que la media de las fortunas de los habitantes de esta urbanización multiplica por diez el valor de sus villas.

Esta lujosa urbanización se fundó en 1991 en un terreno situado entre Málaga y Ronda, en el municipio de Benahavís. El ideólogo de la operación fue Enriquez Pérez Flores, hoy presidente de honor de la compañía, que lidera el negocio junto a varios de sus familiares. Su proyecto inicial era edificar 4.000 viviendas sobre las 900 hectáreas de este edén. Pérez Flores decidió dar un giro de 180 grados al plan inicial, y solo se  edificaron 420. De esta manera se garantizaba una baja densidad de construcción. Las casas están rodeadas de abundante vegetación y tienen vistas inigualables al  Mediterráneo, África, Gibraltar, la montaña y dos campos de golf de 18 hoyos cada uno.

Desde La Zagaleta se pueden contemplar las costas de África, sus vistas son incomparables

Estos son los precios de las casas de La Zagaleta

Actualmente hay construidas más de 230 viviendas con una superficie total de 3.000 y 10.000 m2. Los precios de las casas de La Zagaleta oscilan entre los 4 y los 16 millones de euros. Hay diversa opciones. Se ofrece la posibilidad de adquirir el terreno para edificar, o bien villas ya construidas por la propia urbanización para entrar a vivir, que son acondicionados a gusto del comprador. En ese caso estaríamos hablando de precios en torno a los 4 millones de euros con los últimos adelantos en domótica. Son viviendas para residir, no se alquilan.

Foto de Zalucci House en La Zagaleta la urbanización más segura

Dentro de las villas construidas por La Zagaleta, la joya es Salucci House, una vivienda de 2.286 m2 en un terreno de 5.986 m2, que cuenta con 6 dormitorios, piscina infinity exterior, e interior cubierta, sauna, baño de vapor, gimnasio, etc. Su precio es de once millones de euros.

La arquitectura basa sus criterios creativos en la sostenibilidad. Se aprovechan los recursos naturales del extraordinario entorno en el que se asienta, con el fin de ahorrar en consumo de energía.

Sostenibilidad, sosiego y acceso fácil a cualquier necesidad o capricho

Así, su pensada orientación aprovecha en todos los casos las corrientes de aire útiles para una óptima ventilación, reduciendo la necesidad de aire acondicionado. Las viviendas están pensadas para aprovechar al máximo la luz del día. Goza de un sofisticado control domótico para la iluminación, climatización y persianas para optimizar los recursos energéticos.

La oferta de ocio es amplia. Dispone de un centro ecuestre con 23 establos y 4 pistas, canchas de tenis, helipuerto, y lo más importante, una carta de servicios para los residentes a la medida de cualquier necesidad: desde personal shopper hasta transportes por tierra, mar y aire, ya sea en automóvil, yate, avión privado o helicóptero.

Si alguno de los habitantes de estos lujosos chalets quiere organizar fiestas privadas solo tiene que recurrir a los servicios de atención de la urbanización para contar con chefs con varias estrellas michelín, barman profesionales, cocinas moviles, decoración y hasta la contratación de artistas de alto nivel.

La Zagaleta Service engloba a un equipo de 120 profesionales plurilingües que se encargan de atender todas las necesidades de los Clientes, desde la organización de actividades de ocio hasta conductores privados, lavandería, servicio doméstico de limpieza y mantenimiento de la casa, canguros, secretaria y hasta mayordomos.