Verificatio, la herramienta antiplagio implementada

AvEx, la aplicación de la UNED para examinar online aprueba con nota

195
UNED

El desafío ha sido importante. El detonante, el Covid-19, claro. El quebradero para la Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED, cómo poder evaluar a los 200.000 alumnos matriculados en ella el curso 2019/20 que se reparten por 122 países de los cinco continentes (China, India, Australia, EEUU y Latinoamérica). El más difícil todavía, hacerlo en tiempo récord. Y el gran mérito, plantear el desarrollo y solución a través de sus centros tecnológicos y crear su propia aplicación, llamada AvEx.

Ayer, en rueda de prensa online, se hizo la valoración de esta primera experiencia de exámenes online de dos semanas de duración. Sin embargo, hasta que a las 18,30 horas de hoy viernes, que se lleve a cabo la última prueba, no se puede dar por finalizada la convocatoria ordinaria de grado. “Las cifras obtenidas vienen a constatar la solvencia de este sistema de evaluación personalizado y en línea al que, de momento, se han sometido 144.000 estudiantes. Estamos muy satisfechos porque era una apuesta de investigación e innovación arriesgada que ha requerido mucho esfuerzo, pero la UNED, siempre líder y vanguardista, ha estado a la altura”, considera Ricardo Miral, rector de la institución. Como añadido, al aprobar esta iniciativa en resolución del rectorado, también se decidió “aprovechar el talento de la misma universidad, más que demostrado en estos 48 años, e impulsar así una tecnología educativa 100% española, por la que ya se han interesado instituciones nacionales y extranjeras”, añade.

El prototipo del desarrollo ya estaba ahí antes de la llegada de la pandemia, pero no ha quedado otra que acelerarlo para llegar en fecha a la habitual evaluación de mediados de junio. Unos trabajos que se han realizado en los centros tecnológicos de UNED ubicados en lo que ahora llamamos la ‘España Vaciada’, concretamente en Barbastro, Tudela y Ponferrada. Y en paralelo, una carrera igual de contrarreloj para dar formación sobre la herramienta a profesores, personal de administración y servicios y alumnos, “con el propósito de viralizarla en toda la comunidad educativa”.

Los protocolos de seguridad necesarios para el éxito del proyecto tampoco han sido sencillos. La mayor universidad española por número de alumnos podía resultar un blanco apetitoso para los ataques informáticos; por eso, siendo conscientes de ello, tres semanas antes de empezar la evaluación ya se empezaron a hacer pruebas antihackers. Asimismo, “se ha puesto esmero en conseguir una herramienta de máxima seguridad, lo que ha sido posible gracias a la colaboración con determinados organismos, y en especial, gracias a la ayuda del Centro Criptológico Nacional, que ha velado por la pulcritud en todo momento con unos requerimientos muy exigentes”, subraya Miral.

“Se ha puesto esmero en conseguir una herramienta de máxima seguridad y el Centro Criptológico Nacional ha velado por la pulcritud. Ha sido muy exigente”

Por otro lado, para impedir que los alumnos copiasen y lograr que las pruebas fueran fiables y válidas se ha implementado el sistema Verification; una herramienta antiplagio que identifica equivalencias y similitudes entre exámenes y los traduce a porcentajes, “comprobando y cotejando, con fotografías hechas aleatoriamente, sin poner en ningún momento en riesgo la privacidad. Del mismo modo que se ha hecho la aleatorización en las capturas de las preguntas, que han sido de tres tipos: test, de desarrollar y combinadas”, detalla el rector.

Otra de las convicciones que han podido llegar a buen puerto ha sido “el empeño en no dejar a nadie atrás, sin discriminación de ningún estudiante. Para lo cual, primero hicimos un censo a partir de un tanteo del número de alumnos con alguna dificultad para enfrentarse a los exámenes online o con necesidades especiales de adaptación de estos. Casos, todos ellos, con posibilidad de ir a una convocatoria especial en septiembre como segunda oportunidad”, explica Alberto Mingo, vicerrector de Estudiantes y Emprendimiento de UNED.

En el análisis del alumnado se detectaron 375 con falta de dispositivos, 930 sin acceso a Internet, 796 trabajadores de servicios esenciales – según el estado de alarma – y más de 900 directamente infectados por el coronavirus. Aparte de estas particularidades, “1.200 estudiantes de centros penitenciarios han tenido que renunciar a esta propuesta online para ceñirse a la legislación vigente”, detalla. Para subsanar algunos de estos problemas la universidad ha comprado para préstamo cámaras webcam y ordenadores

A través de un registro de incidencias se ha ido viendo la evolución “muy positiva” de estas. La mayoría surgidas en la primera semana, del 15 al 19 de junio, en la que se hicieron 83.000 exámenes. “Pues en esta otra ya se han reducido a un 1%, lo que nos parece todo un éxito, después de tantos nervios y esfuerzo. Hemos procurado una atención personalizada, justa, objetiva y transparente”, expone la secretaria general, Rebeca de Juan. Detallado: de los 1.200 incidentes que constan, 800 se han debido a imposibilidad de acceder a la evaluación, por fallo de la conexión, del suministro de luz, etc; “a la vez, un 14% han tenido algún percance durante el examen, para lo que también se contaba con un plan de contingencias. A veces, se ha debido a la confusión creada por la forma de visualizar las preguntas tipo test, ya que por seguridad se han ido formulando una a una y las respuestas iban apareciendo aleatoriamente y no siempre en el mismo orden”, comenta de Juan.

En conjunto, para los tres ponentes, la aplicación AvEx “ha logrado transformar el tradicional programa de pruebas presenciales en aulas virtuales con prácticamente cero incidencias”. En adelante, quedará por comprobar si la pandemia modela para siempre su modelo educativo semipresencial una vez testada y superada la prueba. Ahora, cuando por fin se ponga esta tarde el punto y final a la evaluación, se realizará una encuesta a todos los que han formado parte del reto para tomar el pulso sobre la aceptación y la satisfacción logradas.