Ciberredada en Ucrania: detenidas cuatro personas que piratearon 20.000 servidores en todo el mundo

156
hackers ucranianos

La unidad de delitos informáticos de Yber, en la región de Kharkiv, Ucrania, ha detenido a un grupo de hackers que habían atacado a miles de servidores en Ucrania, Europa y Estados Unidos. Sus víctimas eran privadas, empresas como particulares. Según estimaciones aproximadas, se calcula que han sido al menos 20.000 los servidores ciberatacados. Los ingresos que obtenían los depositaban en billeteras electrónicas o Wallets de bitcoins. Se han confiscado varias cuentas con cantidades que rondaban valores equivalentes a 80.000 dólares. Se sospecha que hay muchas más por localizar. Se incautaron equipos informáticos ,borradores de registros, teléfonos móviles y tarjetas bancarias que se utilizaron para cometer delitos.

Según fuentes policiales ucranianas que cita E Hacking News, los hackers o piratas informáticos se dedicaron a vender los datos que conseguían, así como las claves de acceso. Tres de los detenidos son ucranianos y otro extranjero, aunque aún no se ha dado a conocer su nacionalidad. Llevaban operando desde el año 2014.

Utilizaban ataques de fuerza bruta contra empresas y particulares y software para sacar partido de las vulnerabilidades de servidores que operaban con Windows. La tipología de crímenes cometidos por los piratas a los que vendieron los servidores pirateados a otros ciberdelincuentes era de lo más variada, desde chantaje a sus víctimas a las que exigían dinero, utilización de números de tarjetas de crédito ajenas, venta de credenciales...

No todo lo vendían, también “esclavizaban” los recursos ajenos. Crearon botnets para minería, hicieron ataques DDoS e instalaron centros de comandos de software para virus como Stealer con el fin de convertirlos en herramientas para realizar nuevos ataques de fuerza bruta en nodos de red.

Para coordinar las acciones de todos los miembros del grupo internacional de hackers, la comunicación entre ellos se realizó a través de mensajeros ocultos.