Ciberterror: la pesadilla del Software de Robo de Contraseñas

74
Robo de Contraseñas

La necesidad de crear contraseñas robustas es un consejo que no se cansan de dar los expertos en ciberseguridad. Hay sistemas para administrarlas, pero distan de ser seguros, y la solución no es tampoco un post-it que puede perderse. El Software de Robo de Contraseñas (Pasword Stealer Ware –PSW-  en inglés), o Trojan-PSW, es un tipo de software malicioso que recoge datos directamente de los navegadores web de los usuarios a través de varios métodos. El tipo de datos que se recopilan varía y puede ser bastante sensible. Incluye contraseñas, datos de autocompletado automático y detalles de tarjetas de pago guardados.

El software de robo de contraseñas está orientado principalmente a las pequeñas empresas

Según los datos obtenidos por Kaspersky, el PSW se dirige cada vez más a las pequeñas empresas: las detecciones de este tipo de malware, procesadas por los usuarios de Kaspersky Small Office Security, se han duplicado varias veces durante los tres primeros meses de 2020, en relación a 2019 y 2018.

Durante el período observado, Kaspersky detectó altos niveles de actividad por parte de los ladrones en varias regiones. El malware se ha dirigido en especial a usuarios de Brasil, Italia, Alemania, México y España.

Alexander Eremin, investigador de seguridad de Kaspersky, afirma: “2020 ha supuesto un cambio para la vida cotidiana. Al igual que para el escenario de las ciberamenazas. Nuestra investigación indica que el aumento del teletrabajo en todo el mundo ha potenciado las actividades relacionadas con las amenazas que buscan contraseñas y otras credenciales confidenciales. Por ello, instamos a los usuarios a que almacenen sus datos de forma segura. Esto incluye la instalación de una solución de seguridad para que puedan seguir disfrutando de sus servicios preferidos sin ser víctimas de posibles riesgos” .

Algunos de los mejores gestores de contraseñas del mercado no son caros, e incluso los hay gratuitos. Uno de ellos es  LastPass. Solo necesitarás recordar una única clave maestra. Keeper solo cuesta unos 30 euros al mes y está pensado para el usuario medio, pero también para empresas.

Y desde luego, no olvidemos lo principal, poner contraseñas más robustas, no utilizar la misma para todo y renovarlas cada cierto tiempo.