Yahoo pagará 117 millones de dólares y Facebook 550 por malas prácticas en privacidad: así actúan las class actions

358
millones de dólares tendrán que pagar Yahoo y Facebook por malas prácticas en privacidad

Cuando a un Ejecutivo de cualquier empresa norteamericana le mencionan las palabras Class Action se echa a temblar. Se trata de una demanda colectiva presentada por los afectados que puede llegar a costarle muy cara a la empresa en cuestión, especialmente si se ha producido una brecha de datos. Es lo que le ha ocurrido a Yahoo, que creó un fondo el pasado verano de 117.500 millones de dólares para hacer frente a las demandas colectivas o class actions  de consumidores. La Securities and Exchange Commission (Comisión de Bolsa y Valores de EEUU) también abrió una investigación para determinar si se debió informar de las filtraciones. Se estima que la demanda afectaría a 194 millones de personas, y solo cubre a los afectados en Estados Unidos e Israel. Yahoo está obligada a informar a los afectados que tienen solo hasta el 20 de junio para reclamar. Y el plazo de exclusión en la demanda se agota el 6 de marzo de 2020. Este es el link para efectuar las reclamaciones.

Yahoo podría pagar una compensación económica por un mínimo de 100 dólares a aquellas pesonas que tenían su cuenta con ellos entre 2012 y 2016.

En diciembre de 2016, Yahoo confirmó que había sido víctima de una de las  brechas de seguridad con violación de datos de sus usuarios más grandes de la historia de Internet. Tres mil millones de cuentas se habían visto afectadas y muchos de los datos eran extremadamente sensibles, desde nombres, contraseñas, números de teléfono e incluso fechas de nacimiento. La compañía está obligada a seguir informando a sus clientes de los plazos y los requisitos para cobrar la indemnización. Ayer mismo llegó a nuestra redacción este mensaje.

El mensaje que llegó ayer a nuestra redacción informando de sus derechos a los afectados por la brecha de datos de Yahoo.

No es la única compañía que atraviesa por momentos duros. Facebook creará un fondo de 500 millones de dólares para resolver una class action presentada por usuarios de Illinos de la red social durante el periodo comprendido entre mediados de 2011 y mediados de 2015. Se espera que por lo menos perciban 200 dólares cada uno de los afectados. Se acusa a la compañía de usar técnicas de reconocimiento facial para el etiquetado de fotos. “La biometría es uno de los dos campos de batalla principales, junto con la geolocalización, que definirá nuestros derechos de privacidad para la próxima generación”, dijo Jay Edelson, abogado de Edelson PC, el bufete que lleva la demanda colectiva.

Los usuarios de Illinois afectados recibirán una notificación una vez que el tribunal apruebe el acuerdo y se resuelvan los trámites, informa el periódico New York Times.

La demanda de Illinois se presentó en 2015, alegando que Facebook recopiló datos de reconocimiento facial en imágenes de usuarios, lo que contravenía la Ley de Privacidad de Información Biométrica (BIPA) del Estado de 2008. Se presentaron demandas similares contra Shutterfly, Snapchat y Google.

Facebook se defendió en 2016 diciendo que el procesamiento de reconocimiento facial no contaba como datos biométricos, pero el juez rechazó estos argumentos.

Ante casos semejantes es fácil hacerse esta pregunta: ¿por qué no cobran los ciudadanos españoles en casos de brechas de datos como Yahoo? Cobrarían los que hubiesen presentado una demanda o se hubiesen puesto en contacto con los tribunales tras tener constancia de que sus datos han sido violados. Para cualquier consulta basta con llamar al 901 100099. En ESCUDO DIGITAL hemos hecho la prueba. Te pueden informar sobre tus derechos, pero, si se trata de una indemnización, te informan al igual que en la web, que “Cuando solicites una indemnización derivada del tratamiento de tus datos; en este caso debes acudir a los Tribunales”. Un amable funcionario nos ha dicho que si creemos que nuestros datos pueden haber sido violados por una compañía como Yahoo “hable con un abogado”.

Una class action por un tema de protección de datos supondría un cataclismo económico para una empresa española

Aún no existe conciencia entre la ciudadanía sobre sus derechos y lo que está ocurriendo. Pero la Ley de Protección de Datos está para ser cumplida. Y las consecuencias de no hacerlo pueden ser muy graves.

Las empresas españolas no saben cómo se la juegan en materia de protección de datos. Estamos ante un tema muy serio que puede acabar no solo con la reputación de la empresa, sino también con su existencia por el cataclismo económico que puede sufrir.

Una class action es un pleito masivo, reflejado en muchas películas americanas, como Erin Brokovich, protagonizada por Julia Roberts, que recogía un caso real, el de una abogada americana que puso contra las cuerdas la Pacific Gas and Electric Company (PG & E), por un caso de contaminación que ocasionó enfermedades muy graves a los habitantes de un pueblo. La empresa fue condenada a indemnizar a los afectados y a sus familiares con 333 millones de dólares.

Trailer de Erin Brockovich, una de las mejores películas que se han hecho sobre una class action, en este caso real.

Escudo Digital se ha puesto en contacto con Bernardino Cortijo, Ceo de Dacor Intelligence, quien ha explicado la problemática de estos casos. Afirma que las denominadas “class actions” son en realidad demandas colectivas, o lo que también denominan algunos pleitos masivos. “Son frecuentes en distintos países desde hace años, como Estados Unidos, pero también están siendo cada vez más frecuentes en Europa y en España. Los antecedentes más claros conocidos surgieron a raíz de las actividades irregulares o incluso delictivas colectivas, como las salidas a Bolsa o el caso de las preferentes”.

Añade Bernardino Cortijo que “se trata de demandas que afectan a una pluralidad de personas que individualmente tienen muchas dificultades en realizar acciones de defensa por desconocimiento, coste y otras dificultades”. Además, los resultados judiciales se extienden a los demandantes y “la propia jurisprudencia facilita estas class actions para que los resultados sean muy rápidos”.

Hay unas nuevas modificaciones prevista en la Ley española para facilitar más las demandas colectivas, desde la proposición de ley de 2018

En España, de momento, no es posible hacer una denuncia, sino no es a través de la demanda individual de cada reclamante para tener eficacia y resultados. Lo que hacen los bufetes es agruparlas. Se prevén importantes reformas en la legislación para equiparar la situación a la de otros países. Hay unas nuevas modificaciones prevista en la legislación española para facilitar las demandas colectivas, desde la proposición de ley de 2018.

Como apunta el Ceo de Dacor Intelligence, “ya en la Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000 se tratan las acciones colectivas, pero aun en un nivel muy insuficiente, exigiendo una representación difícil, así como la identidad de los hechos. Pero ya tenemos ejemplos claros de despachos atendiendo demandas colectivas, con un incremento de los ingresos y una alta rentabilidad, al ser temas muy repetitivos”.

En el caso de temas relacionados con las telecomunicaciones o Internet el tema se hace aun mas interesante si cabe, pues la masificación es evidente. Según Bernardino Cortijo, “un perjuicio causado por algún problema de ciberseguridad o vulneración de datos personales, por ejemplo, puede afectar a miles – incluso millones – de usuarios de una plataforma o un servicio de Internet. Tenemos cientos de casos de hackeos de números de tarjetas de crédito, cuentas de acceso, clientes online, juegos compartidos, red de citas, y muchos más”.