La UE se compromete a una mayor transparencia en la venta de armas

184

Los 28 países de la Unión Europea se comprometen a promover una mayor convergencia y transparencia sobre la venta de armas a terceros países en el marco de la revisión aprobada de la Posición Común de UE que regula su exportación.

La Posición Común, aprobada en 2008, es el único mecanismo legalmente vinculante en la UE que controla la venta de armas convencionales, mediante el establecimiento de ocho criterios para autorizar la licencia de exportación de armas a países terceros, incluidos su respeto de los Derechos Humanos y la legislación humanitaria internacional y el respeto a las obligaciones y compromisos internacionales.

Los otros criterios también tienen en cuenta la situación interna del país receptor, los riesgos para la paz regional, la seguridad nacional del país de la UE y de sus aliados, la actitud del país comprador hacia la comunidad internacional y el terrorismo, el riesgo de desvío de las armas a otros usuarios y la compatibilidad de la venta de armas con el desarrollo sostenible en el país receptor.

Entre los principales cambios adoptados, los 28 incluyen de manera explícita también en el texto jurídico de la Posición Común los contratos de venta de armas entre Gobiernos y evaluarán “caso por caso” las solicitudes de licencias de exportación.También instan a “reevaluar las licencias de exportación” ya autorizadas cuando haya “nueva información relevante” disponible.

La Posición Común de la UE ya comprometía a los países a reforzar su cooperación y promover la convergencia en materia de exportación de equipos militares y tecnologías, a fin de maximizar su eficacia.

Compromiso de compartir información relevante

Los 28 dan ahora un paso más y se comprometen a “intercambiar información relevante, incluida información sobre las notificaciones denegadas y sus políticas de exportación de armas, así como a “identificar posibles medidas para aumentar más la convergencia”.

A partir de ahora los países miembros de la UE presentarán al Servicio Europeo de Acción Exterior, como muy tarde para el 30 de junio cada año, información sobre sus exportaciones del año anterior y su aplicación de la Posición Común. Y se hará público un informe anual de la UE, basado en las contribuciones de todos los países. Esta información también estará disponible en una base de datos electrónica, para facilitar su búsqueda y comparación.

Los gobiernos europeos revisarán en un plazo de cinco años la Posición Común, frente a los tres actuales, aunque evaluarán regularmente la ‘guía del usuario’, que sirve para orientar y ayudarles a aplicar la normativa europea.

“El Consejo renueva su compromiso de promover la cooperación y convergencia en las políticas de los estados miembro para impedir la exportación de equipos militares y tecnologías que puedan ser utilizadas para la represión interna o la agresión internacional o contribuir a la inestabilidad regional”, reza el texto de conclusiones aprobado.

En el texto, apelan a una venta de armas “responsable” – algo “esencial” para contribuir a mantener la paz y seguridad internacionales y respetar los Derechos Humanos – e insisten en la importancia de una política de control de exportaciones de equipos militares y de uso dual “consistente” y de impedir su “desvío” a terroristas, criminales y otros usuarios no autorizados.