Huawei no es el enemigo: un análisis sobre las motivaciones nada ocultas de Trump

352
HuaweI

El boicot a Huawei por parte de la administración Trump ha conseguido un efecto contrario al que pretendía. El gigante chino, con 194000 empleados en todo el mundo, vendió un 23 % más en el primer semestre del año. El reto del 5G situa a la compañía en un punto de partida inmejorable. Según fuentes el Ejercito Español consultadas por Escudo Digital, el tema de Huawei tiende menos a razones de Estado que a razones de negocio. Se trata de un tema de hegemonía dentro del 5G que a la larga le puede costar muy caro a Estados Unidos.

Sotovocce, expertos militares tanto españoles como extranjeros restan importancia al alarmismo desatado por Trump en declaraciones a Escudo Digital. Especialmente los alemanes, envueltos en una batalla destinada a abanderar la independencia tecnológica con respecto a Estados Unidos e implantar el 5G sin rendir cuentas a nadie. 

Como se recordará, el embajador americano en Berlín criticó agriamente al Ministro de Economía Peter Altmaier por sugerir un paralelismo entre el espionaje chino y  americano. Y Estados Unidos llegó a amenazar a Alemania con limitar sus agencias de inteligencia si no se deistanciaba de Huawei. Merkel, que sí fue espiada por los americanos, no se dejó amilanar. Y Huawei está sentando las bases del 5G en Alemania. 

Jorge Maestre vidal, experto en ciberseguridad y ciberdefensa , coordinador técnico de varios proyectos de inteligencia artificial aplicada a la ciberseguridad , actualmente en Indra, y participante en proyectos relacionados con la OTAN ha hablado con Escudo Digital: “Mi opinión es estrictamente personal. Estados Unidos tiene que recoger un poco de cable. Porque toda la producción de minerales, lo que hace falta para tener la infraestructura del 5G y conseguir los dipositivos, están controlados o bajo la influencia de China. Cuidado con eso, el crecimiento que está teniendo es brutal, yo me andaría con mucho cuidado, buscaría otras políticas menos directas. Intentaría ser mucho más amable”.

Trump, frustrado de nuevo: Italia no da la espalda a Huawei

Huawei no es ningún enemigo. De hecho ha trabajado codo con codo con la Guardia Civil para promover la ciberseguridad en la primera Liga Nacional Interuniversitaria, en la que también colaboró Rafa Nadal. Y como todo el mundo sabe, la Guardia Civil tiene un marcado carácter militar, no solo es una institución policial.

Y es que, como resalta Jorge Maestre Vidal, “nos llevamos bien con China. Esa es la realidad, y hay muchos programas a nivel europeo, proyectos de innovación realizados en colaboración con China. Huawei está metida en muchísimas iniciativas.Es una empresa más con la que se puede trabajar”.

Si hace poco fue Alemania la que desató las iras de Trump, ahora ha sido Italia. El ministro de Industria del país transalpino, Stefano Patuanelli, ha asegurado que el fabricante chino de equipamiento en el ámbito de telecomunicaciones ha de tener un papel en la futura red 5G del país. Y así, ha manifestado, según recoge Expansión que han aprobado “una legislación que garantiza la seguridad nacional. Con las defensa correctas, la posibilidad de acceso (de Huawei) no está en discusión”.

Telecom Italia contará con la candidatura de Huawei a la hora de seleccionar los proveedores para su infraestructura de red 5G,un proceso en el que Huawei compite como un candidato muy aventajado. Recordemos que el 5G ya se ha desplegado en ciudades o en regiones de China de hasta 20 millones de habitantes a nivel comercial.

Estados Unidos no puede prescindir de China. O Trump se está equivocando o está muy mal informado. La compañía, con sede en Shenzhen -el Silicon Valley de China- se ha convertido en el poreedor d3e telecomunicaciones más grande del mundo y ya firmó 46 contratos para desarrollar el 5G en 30 países en el mes de junio.

Según la consultora alemana IPlytics, Huawei tiene más patentes de 5G que cualquier otra empresa en el mundo. Su prestigio como fabricante de móviles es inmenso. Y si apostó por esta tecnología y su desarrollo más que ninguna otra compañía europea o americana, hay que reconocerle un mérito y una visión de futuro fuera de lo común. Si Estados Unidos tiene intereses contrapuestos contra el desarrollo industrial y económico chino el problema es suyo, no de Europa.

¿Estados Unidos está perdiendo la batalla tecnológica?

A la hora de valorar la eficacia de una empresa hay que ir mucho más allá de su lugar de origen. Escudo Digital ha hablado también con José María Cugat, Enterprise Account Manager en Kaspersky Iberia, quien ha concedido unas declaraciones a Escudo Digital ha en relación con el veto a Huawei. Elllos, fundados en Moscú, y con sede en Londres, sufrieron en carne propia las acusaciones de Trump:

“Todo lo que sean vetos para la tecnología es perjudicial para los países que están luchando precisamente contra el crimen organizado. En el caso de Kaspersky, hace ya precisamente un año y medio o dos, la Comunidad Económica Europea hizo una investigación y publicó dos informes en los que exculpaba totalmente a Kaspersky de que tuviera algun tipo de relación de espionaje con el gobierno de Putin, o que tuviera alguna puerta trasera en el codigo del producto. Tanto es así que Eugene Kaspersky inició un proceso de transparencia que además es público”. Y añaden que dentro de esa política de transparencia “hemos montado ya tres centros de, donde cualquier entidad puede auditar el código, estos centros uno en Madrid, otro en Suiza y otro en Singapur y este año que viene se va a abrir uno en América. Cooperamos con la Interpol y con las distintas policías europeas, así como con el Ejército Brasileño”.

La firma rusa fue vetada por Trump en 2017 como ocurrió ahora con Huawei, y salió fortalecida de la crisis. Lo mismo le puede ocurrir a Huawei. Donald Trump, que ha confiado la nube del Pentágono a un consorcio privado, no tiene alternativas en su país en la infraestructura del 5G, al contrario de Suecia, Finlandia, Corea del Sur y China. Ha perdido la batalla tecnológica antes de empezar, y lo único que está haciendo es intentar ganar tiempo. El único recurso al que recurre es al pataleo. China está demostrando una visión de futuro fuera de lo común. Está desembolsando miles de millones de dólares en activos de empresas productoras de litio en Australia, Argentina, Chile, México. Y no son para ganar ninguna guerra cibernética. Simplemente pretende desarrollar una industria que pueda ser competitiva en el ámbito de las baterías de ion litio para vehículos eléctricos. Una loable transcición a las energías no contaminantes que le puede reportar muchos beneficios. Huawei está yendo un paso más allá, y está desarrollando en sus nuevos móviles el grafeno.

Se especula con que su próximo móvil, el P40 Pro, aumenta su capacidad de 5,500 mAh sin agrandar su volumen, al ser su batería de grafeno un 30% más pequeña que las baterías de litio.