XV Encuentro Bancario

La banca subraya su política de gestión de datos para luchar contra los GAFA

232
CaixaBank

El negocio bancario defiende sus fortalezas, porque corre peligro con la irrupción de los GAFA (grandes plataformas tecnológicas como Google, Amazon, Facebook o Apple). En un futuro inmediato estos nuevos competidores pueden ser la gran amenaza para las entidades financieras y de ahí que quieran subrayar el peligro que corren en estas nuevas plataformas la gestión de los datos. La seguridad es prioritaria para la banca.  

En el XV Encuentro Bancario organizado por IESE y EY se debatió sobre la inevitable competencia con los nuevos operadores digitales bancarios y los directivos de las entidades financieras tradicionales admitieron algunos de los riesgos que se avecinan para su negocio, pero subrayando también que los nuevos no podrán competir en algo tan importante como es la gestión de los datos. Para que no haya juego sucio, los directivos de la banca española que participaron es este foro piden una regulación similar para todos. Que nadie juegue con ventaja.

El consejero delegado de Bankia, Jordi Sevilla, recordó en su intervención que las grandes tecnológicas lo que buscan al entrar en el sector bancario a través de negocios o de créditos son los datos de esos clientes. 

Según este directivo, el camino tiene claro dónde desembocará el escenario de la batalla. “Apostamos por el entorno de la privacidad y por generar confianza. La dialéctica sobre los datos – añadió – va a ganar importancia”. Como será importante saber si el uso de esos datos se hará para ganar negocio o si estarán enfocados a otros objetivos ligados a la privacidad.

La correcta utilización de los datos permitirá a los bancos tradicionales mejorar su eficiencia y captar nuevos clientes

Onur Genç, consejero delegado de BBVA, señaló que en esta batalla que se avecina la banca tendrá las de ganar si compite – en igualdad de condiciones – en gestión de datos. La correcta utilización de los mismos, en opinión Genç, permitirá a los bancos tradicionales reducir a cero sus tasas de morosidad, mejorar su eficiencia y captar nuevos clientes.

Cuando todavía están recientes algunos casos de fuga de datos – escándalo de Faccebook con Cambridge Analytica -, la fortaleza que pueden esgrimir los bancos frente a las grandes tecnológicas (GAFA) radica precisamente en el control y la garantía de privacidad. Gonzalo Gortázar, CEO de CaixaBank, hizo hincapié durante el encuentro organizado por IESE y EY en la adaptación a los nuevos escenarios que acaban de aparecer, para apostillar que “las entidades que sean capaces de adaptarse, las que lo hagan bien, serán capaces de ganar”.

Por su parte, el consejero delegado del Banco Sabadell,  Jaime Guardiola, dejó claro que una de las fortalezas frente a los “invasores” es la relación que los bancos establecen con sus clientes. “Creo – señaló Guardiola – que los bancos somos más fuertes porque tenemos la confianza de los depositantes. ¿De quién se fía el cliente? En esa clasificación salimos en cabeza destacados”.

Otro de los aspectos importantes que se pusieron sobre la mesa en este foro fue el de la transformación digital y de la banca online que reduce los costes, sin olvidar que los clientes buscan un servicio sencillo, rápido y especializado. “Si digitalizamos los procesos – afirmó el CEO de BBVA, Onur Genç -, podemos recortar muchísimo los costes, pero para esto el cliente tiene que poder hacer, a través de estos medios, un proceso de extremo a extremo, sin tener que llamar a nadie ni acudir a ningún sitio. Esa es una tarea que nos queda por delante.

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, aseguró que la banca se está adaptando a los nuevos hábitos de los clientes para ser más eficientes, a la vez que ha ido cerrando sucursales. Desde que comenzó la crisis financiera, la banca española ha clausurado alrededor de 20.000 oficinas, lo que supone una reducción que ronda el 45%.

Pero, la reivindicación más compartida fue la de que existan las mismas normas regulatorias para todos. Que Google o Apple compitan en las mismas condiciones y “entornos regulatorios”. En definitiva, que las empresas tecnológicas que quieran entrar en los negocios bancarios se atengan también a las consecuencias. “Igual actividad – como señaló Jaime Guardiola – mismas reglas de juego”.