Francisco Abad, exCEO de Techco: “El terrorismo de ETA influyó para que el control sobre la seguridad haya sido muy relevante”

748
Francisco Abad

Economista, lleva 25 años en el mundo de la empresa, buena parte de ellos como gestor de compañías vinculadas a la seguridad. Comenzó en Explosivos Riotinto, fue director financiero de Ausysegur, ocupó distintos puestos de responsabilidad en Securitas, Niscayah y ha sido hasta hace muy poco consejero delegado de Techco Security. Concretamente, hasta el 8 de enero, en que fue adquirida la compañía por Securitas, como publicó en primicia Escudo Digital. Su experiencia en este sector, cada vez más presente en la vida de los ciudadanos, y su capacidad de gestión nos ayudarán a conocer mejor el presente y el futuro de un mercado que sigue transformándose con las nuevas tecnologías.

Securitas compró Ausysegur en el año 2000 y veinte años después se ha quedado con Techco Security, de la que usted era consejero delegado. ¿La historia se repite?

Cuando Securitas compró Ausysegur tenía como objetivo el transporte de fondos. Dijo: o compro esta empresa o cerramos el área de transportes. Entonces, en el mercado solo estaban Prosegur, Seguritas y Ausysegur. En aquella ocasión, el director financiero de Securitas España me pidió que me quedara con ellos. Me respetaron las condiciones y me quedé. Ahí empezó mi carrera en Securitas, donde fui director financiero hasta 2011, y director general de Securitas Vizcaya después. Ahora, con la venta de Techco, hemos llegado a un acuerdo y me he desvinculado completamente de la nueva etapa.

Entrevista con Francisco Abad

¿Cómo ve el presente y el futuro del sector de la seguridad privada y de la ciberseguridad en España?

Yo veo un sector con mucho potencial. La seguridad – me refiero a la seguridad en general – va asociada al nivel de renta de un país. Cuanto más seguridad privada hay, mayor es el nivel de vida de ese país. Los países pobres necesitan mucha  más seguridad, pero no se la pueden pagar. Ni tampoco es un bien esencial. Con lo cual, ¿quién paga seguridad? Pues los países más ricos, a nivel individual, como a nivel de empresas. Eso es así.

“Sustituir a un vigilante por un sistema más sofisticado de seguridad requiere una importante inversión inicial, pero a la larga puede resultar más rentable”

Habría que distinguir, entonces, entre varios tipos de seguridad.

Existen tres cuestiones diferentes: una, que sería la vigilancia privada, otra que podríamos llamar seguridad tecnológica o ciberseguridad, y el transporte de fondos. El mundo de la seguridad estará dirigido por la tecnología en los sistemas. La tecnología sustituirá, claramente, a las personas. Cada vez habrá menos vigilantes y con un perfil diferente. Sustituir a un vigilante por un sistema más sofisticado de seguridad requiere una importante inversión inicial, pero a la larga puede resultar más rentable.

¿Veremos pronto nuevas fusiones o agrupaciones dentro de este sector?

Sí, porque el margen con el que se trabaja es muy malo. Si no hay más fusiones se debe a problemas de egos e influencias. Lo suyo es que se fusionaran algunas compañías para reducir costes. Tenemos los peores márgenes de Europa. Una oficina bancaria en España paga al año por el servicio de seguridad de su instalación – tecnología, cámaras, intrusión, etc. – unos 400 o 500 euros al año. Lo que se paga en una casa. En Portugal se paga el doble y en Suecia tres veces más. Aquí tenemos un problema con los márgenes.

“Una empresa pequeña no crea un departamento de IT especializado en ciberseguridad, donde un senior cobra casi tanto como un director general”

La ciberseguridad, con la cantidad de ataques y amenazas que se producen a través de las redes, ¿tiene el horizonte más despejado?

No lo creo. Hay una gran cantidad de pequeñas empresas, de jóvenes que ven ahí un hueco, pero tampoco conviene olvidar que el principal problema de la seguridad no viene de fuera. Además de los ataques informáticos, existen otros problemas que vienen de dentro. De alguien que está cabreado con el jefe o con la compañía en la que trabaja y traspasa información sensible a un tercero. Los ataques de dentro son los más peligrosos. En ciberseguridad hay tal cantidad de pequeñas compañías que muchas de ellas no van a poder sobrevivir. Los grandes clientes no se van con las empresas pequeñas, sino que van de la mano de una grande. Por cuestiones de reputación y porque el jefe tiene que cuidarse para que no le den luego la bronca y le digan: ¡pero con quién has contratado!

Sin embargo, la demanda cada vez es mayor y se reclaman más profesionales especializados.

Yo creo que el mercado de la ciberseguridad se va a consolidar, lo que ocurre es que habrá que saber encontrar los nichos de mercado. Hay gente que está muy especializada en el fraude bancario, en los ataques de hacker – phishing o ransomware – o en registrar las vulnerabilidades de las páginas web. Existen muchos nichos, pero una gran cantidad de empresas pequeñitas que intenta abrir huecos en un mismo mercado. En cuanto a los profesionales especializados en ciberseguridad, le puedo decir que yo he estado pagando entre 35.000 y 40.000 euros a chavales con apenas dos o tres años de experiencia. Y algunos se me han ido porque les ofrecían más dinero en la competencia. Efectivamente, existe una demanda enorme de gente experta, que controle esas herramientas. El problema es que una empresa pequeña no crea un departamento de IT especializado en ciberseguridad, donde un senior cobra casi tanto como un director general.

La facturación del transporte de fondos sigue estancada. ¿Por qué?

Porque cada vez se mueve menos dinero. Y eso que se trabaja con unos márgenes excepcionales, porque sólo existen dos compañías en el mercado: Prosegur y Loomis (del grupo Securitas). El futuro más prometedor lo tienen las tecnologías de la seguridad, sobre todo las de la televisión y de las cámaras. Una persona, desde una pantallita, puede manejar absolutamente todos los sistemas de seguridad de un edificio o de una instalación. Y, además, con una facilidad enorme.

Francisco Abad, exCEO de Techco Security

En cuestión de cámaras será difícil competir con los chinos.

Las compañías chinas dominan, efectivamente, este mercado. Pero igual que el de los teléfonos móviles y el de las redes de comunicación, que son casi todas de Huawei. El 50% de las cámaras y sistemas de televisión que hay en el mundo viene de China. Se han comido a los americanos, a los europeos y al resto de países asiáticos, incluidos los japoneses.

¿Por qué son imparables?

Porque tienen unos precios invencibles – en algunos casos a través de las subvenciones del gobierno de chino – y porque han pasado de un producto barato y malo a un producto bueno y fiable, que sigue siendo bastante más barato que el de los competidores. No hay color. Cualquier compañía que vaya a una licitación se va a encontrar con que el 90% de las ofertas que reciba son soluciones de compañías chinas. Mandan en el hardware y cada vez más en el software, salvo alguna excepción en el mercado norteamericano.

“Las compañías de telecomunicaciones jugarán un papel importante en el sector de la seguridad, a través del Internet de las Cosas”

¿Es posible la privacidad y la intimidad en un mundo tan vigilado??

La intimidad retrocede, a medida que la tecnología entra en nuestras casas, en nuestras oficinas o en nuestras fábricas.

¿España está en disposición de competir en seguridad con los mejores?

La seguridad en España es comparable a la de cualquier país europeo. Es una industria competitiva, que además ofrece un buen servicio. Por otra parte, nosotros tenemos una legislación en seguridad privada muy exigente, debido a la existencia del terrorismo etarra. El terrorismo de ETA ha influido para que el control sobre la seguridad haya sido muy relevante. El Gobierno, desde hace muchos años, ha ejercido mano dura en los temas de seguridad, pero eso ha servido para mejorar la calidad de este servicio. La policía vigila muy de cerca a las empresas de seguridad: lo que hacen y cómo lo hacen.

¿Qué papel pueden jugar las compañías de telecomunicaciones como Telefónica en este sector de la seguridad?

Un papel importante, a través del Internet de las Cosas (IoT). Al igual que ahora te dan el fijo, el móvil o la televisión en un paquete, dentro de poco incluirán en ese mismo paquete la seguridad. Por eso Telefónica ha comprado el 50% de Prosegur, dentro de su área de locales. Por unos cuantos euros más tienes otro servicio, y eso para el proveedor tiene un coste cero. Las compañías de comunicaciones meterán más servicios dentro del canuto y uno de ellos será el de la seguridad doméstica.