Se muestra rotundo sobre la crisis originada por la pandemia de Covid-19

Joaquín Torres: “Tenemos que exigir una arquitectura que aporte mayor seguridad frente a las amenazas”

951

Está considerado como el arquitecto de los ricos y poderosos, aunque desde su estudio A-Cero, se diseñan también casas modulares aptas para instalar en cualquier terreno, y muy útiles para los tiempos en los que vivimos. Todas tienen algo en común su multifuncionalidad, las líneas puras y la deificación de la luz.

Es quizás el arquitecto más popular, pero también el más deslenguado, iconoclasta y políticamente incorrecto. Dice lo que piensa, y también piensa lo que dice. Está acostumbrado en codearse con la élite, pero al mismo tiempo ha conseguido popularizar la decoración y la arquitectura acudiendo sin desdoro ninguno a programas en los que daba divertidos consejos No tienes revés, como sus planos arquitectónicos, y va a siempre al grano. Escudo Digital ha hablado con Joaquín Torres de arquitectura, de la influencia del Covid-19 sobre ella, y también de domótica y ciberseguridad.

En un momento como el actual, en el que es vital la ventilación, ¿qué va a ocurrir con edificios como las Torres Kio?

No creo que si se dictan nuevas normas, estas vayan a afectar de forma retroactiva a edificios que ya están construidos. Es algo muy complicado y tendría un coste elevadísimo. Crear una nueva normativa que sea de uso obligatorio es complejo pero viable, pero legislar sobre una arquitectura ya instaurada y hacerla compatible con los nuevos usos para oficinas es bastante complicado. No creo que se pueda solucionar de hoy para mañana.

¿La pandemia va a cambiar la forma de diseñar los edificios y la arquitectura de las ciudades?

Nunca he creído que la arquitectura se pueda planificar a modo de impulsos; se realizan los planes a medio o a largo plazo, a 25 años como mínimo. La Bauhaus, o el plan Sardá de Barcelona o el ensanche de Madrid no se hicieron de un día para otro, son desarrollos urbanísticos hechos para durar.

¿Y cómo se va creando la ciudad del mañana? ¿Cómo será?

Se está creando ya en el imaginario de los arquitectos, aunque está limitado también por los políticos. Lo que está claro es que la sostenibilidad ha venido para quedarse y es una pauta importante.

¿Qué repercusiones puede tener la pandemia de la Covid-19?

Nos ha pillado a todos por sorpresa, pero las pandemias han existido siempre. Y en las urbes y los núcleos urbanos desde que el hombre es hombre: la peste, la gripe española, el tifus. Esto es algo recurrente en la historia de la humanidad, pero no nos debía de haber pillado por sorpresa.

“Nos tienen a todos los ciudadanos, y permítame que use esta expresión, absolutamente acojonados, y el miedo a los políticos les da mucho poder.”

¿Cuál ha sido el fallo?

Todos creíamos que vivíamos en una sociedad donde la inmediatez y el dinero lo podían todo. Y la realidad nos ha dado un bofetada de repente, repito, por sorpresa. Confío en que con la misma rapidez con la que ha llegado, se acabe y que dentro de cinco años nos acordemos de lo que ha ocurrido como de una mala pesadilla. Tengo la certeza de que hablaremos de esto como algo pasado.

¿Está plenamente convencido?

No sé si nos acordamos de que lo significó el SIDA en los años noventa. Parecía que el mundo se iba a acabar. Con la Covid-19, en estos momentos se está instaurando una política del miedo, donde nos tienen a todos los ciudadanos, y permítame que use esta expresión, absolutamente acojonados. Y el miedo a los políticos les da mucho poder. Y los números no cuadran.

Interesa computar más un enfermo de Covid que un enfermo coronario. El drama es que se está colapsando el sistema sanitario, y que en países como Francia, Alemania y España descuidemos a otros enfermos que mueren y que no se computan como se hace con los contagios de Covid-19… ¿Qué pasa con ellos?

Explíquese, por favor…

Es una pandemia de la que se sabe muy poco, una pandemia de la que se está aprendiendo. pero son los científicos quienes deberían llevar el control de todo esto. El sentido común nos dice que tenemos que adoptar una serie de medidas de cautela que no todo el mundo está siguiendo, pero los números nos indican también que hay veinte millones de muertos por ejemplo de enfermedades coronarias al año en el mundo y solo han muerto un millón de personas de Covid este año. Ahora interesa computar más un enfermo de Covid que un enfermo coronario. El drama es que se está colapsando el sistema sanitario, y que en países como Francia, Alemania y España descuidemos a otros enfermos que mueren y que no se computan como se hace con los contagios de Covid-19… ¿Qué pasa con ellos? Yo me pregunto: ¿Cuál es el problema real?

 ¿Por dónde cree que van los tiros?

Hay un desconocimiento total sobre como abordarlo. Ha habido una pésima política informativa sobre lo que se podía hacer. El estado actual es de absoluta confusión. Hay días que no sabemos si se puede salir, por dónde, cómo, si esto es un Estado de excepción o es un Estado de Alarma. Es una auténtica locura cómo se ha gestionado esto. No digo que sea fácil. Indudablemente es algo nuevo y por eso hay miedo, pero estamos sometidos a decisiones políticas que ni siquiera sabemos si son las adecuadas. Primero nos dijeron que las mascarillas eran necesarias, luego que no… Yo creo que los ciudadanos de a pie tenemos que empezar a actuar menos como borregos y a pensar con nuestras propias mentes.

Sigue leyendo si quieres saber lo que opina Joaquín Torres sobre las condiciones mínimas de habitabilidad que deberían reunir las viviendas y su opinión sobre cuál debería ser el papel de legisladores y arquitectos.