Los consejos de la Ertzaintza ante el aumento de este tipo de delitos

Aumento de las extorsiones: ¿Qué hacer si te dicen que han secuestrado a tu hija y te piden dinero?

24
Aumento del número de secuestros

Parecía un delito propio de países de Iberoamérica, pero cada vez es más frecuente en nuestro país. En la última semana, el grupo especializado en la persecución de secuestros extorsivos del Área de Delitos Contra las Personas de la Ertzaintza ha detectado un aumento de este tipo de crímenes. Tan solo en dos días, el 9 y 10 del presente mes de julio, se han registrado una decena de llamadas telefónicas en las que se exigía el pago de un rescate por la liberación de un familiar al receptor de esas llamadas.

Estas comunicaciones tienen algo en común: se dirigen a titulares de teléfonos fijos donde el comunicante manifiesta que la hija de los receptores de la llamada está secuestrada. Para su liberación exigen una cantidad de dinero que suele ser de unos 10.000 euros. Los delincuentes tratan de intimidar y atemorizar a las familias generando un gran desconcierto, angustia y temor entre ellas.

Las investigaciones llevadas a cabo por la Sección Central de Investigación Criminal y Policía Judicial de la Ertzaintza han permitido averiguar que algunas de las llamadas extorsivas provenían de un teléfono radicado en Chile. Esto hace pensar a los investigadores que podría tratarse de una nueva oleada de llamadas, como ya ocurrió en ocasiones anteriores.

Lo más importante: mantener la calma

Los investigadores del Área de Delitos Contra las Personas señalan que es fundamental mantener la calma e intentar verificar la situación real de la persona supuestamente secuestrada, que suele ser la hija o hijo de la víctima. Para ello trataremos de comprobar que se encuentra en el lugar donde debería estar en ese momento: centro educativo, trabajo, domicilio, etc., y que no ha sido secuestrado. Es fundamental que el pánico no bloquee nuestra capacidad de analizar la situación y actuar racionalmente. Debemos valorar que la situación puede no ser real y que puede tratarse en realidad de un fraude.

Los especialistas también recomiendan, por supuesto, no hacer el pago de la cantidad exigida y que los afectados se pongan en contacto de inmediato con la Ertzaintza, a través del Teléfono de Emergencias 112.

Los agentes realizarán las correspondientes comprobaciones sobre el paradero real de la persona supuestamente secuestrada y llevarán a cabo las indagaciones que permitan localizar y detener a los delincuentes. Hay que tener presente que la imposibilidad de no poder contactar con la persona supuestamente secuestrada puede deberse a que esté en un zona sin cobertura o donde no pueda tener encendido su teléfono móvil, como un cine, la universidad o el centro escolar.

Además, es importante denunciar esta clase de delitos ya que es la única manera de identificar a los autores y que extorsiones similares no se repitan el futuro.