La policía ha identificado ya a 19 víctimas

Detienen a cuatro personas que “recaudaron” más de 7.000 euros mediante sextorsión

54
policía sextorsión

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la provincia de Madrid a cuatro personas que presuntamente obtuvieron más de 7.000 euros mediante sextorsión. Los arrestados insertaban en páginas web de contactos anuncios de mujeres ofreciendo servicios sexuales y proporcionaban un número de teléfono móvil como forma de contacto. A continuación, amenazaban con agredir a sus víctimas o a sus familiares o con revelar que eran usuarios de páginas web de contactos sexuales, si no accedían a pagar una cantidad de dinero.

La investigación se inició en octubre de 2019 al detectarse varias denuncias por hechos similares en Zaragoza. En todas ellas, las víctimas situaban el inicio de la extorsión en diferentes páginas web de contactos sexuales. Tras varias gestiones policiales, los agentes localizaron un grupo delictivo asentado en la provincia de Madrid, así como numerosas víctimas en distintas provincias españolas.  

Insertaban en páginas web de contactos anuncios de mujeres ofreciendo servicios sexuales y proporcionaban un teléfono móvil como forma de contacto.

El modus operandi de estos delincuentes consistía en insertar anuncios de mujeres ofreciendo servicios sexuales. A partir de ahí, las víctimas contactaban con los “sextorsionadores” a través de una aplicación de mensajería instantánea y estos últimos, uno o varios días después, les enviaban mensajes de texto – incluso mensajes de voz – exigiendo el pago de una cantidad de dinero a cambio de no desvelar las conversaciones mantenidas. En caso de que las víctimas se negaran al pago, eran amenazadas con ser agredidas – ellas o sus familiares más cercanos – o con revelar que eran usuarios de páginas web de contactos sexuales y consumidores de servicios de esta índole.

Algunas víctimas accedían al chantaje y pagaban lo reclamado por miedo a que apareciera su nombre en algún sitio.

La organización no pedía cantidades muy elevadas, con el objetivo de que la víctima viera menos gravoso acceder al pago que denunciar y asumir el riesgo de que se cumplieran sus amenazas. Ante el temor de que esto sucediera, accedían a abonar las cantidades exigidas. Estos pagos se realizaban a través de plataformas de pago rápido o mediante transferencia bancaria.

Sin embargo, realizado el primer pago, los investigados volvían a solicitar sucesivos ingresos hasta que exprimían económicamente a sus víctimas.  El beneficio económico obtenido alcanza aproximadamente los 7.000 euros y las víctimas ascienden a 19. Los agentes de la Policía Nacional detuvieron en esta operación a los cuatro presuntos responsables de los hechos e intervinieron los teléfonos móviles que utilizaban para cometer las sextorsiones.