Amplia entrevista al ex ministro del Interior

José Luis Corcuera: “Marlaska dejó la toga cuando abandonó la judicatura. Ahora hay que tratarlo como a un político”

270
José Luis Corcuera en su domicilio

Sigue siendo socialista, por eso no me va a dar el titular que ando buscando, si el actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, debe o no dimitir. Ya concedió una entrevista muy dura a Escudo Digital en la que manifestó que era un problema de salud pública que la gente supiera quien es Pedro Sánchez, y levantó una enorme polvareda. Hablamos con él en la mañana del jueves, interesados principalmente en conocer su opinión sobre la dura sentencia con la que un juez de la Audiencia Nacional ha anulado la destitución del Coronel Pérez de los Cobos, así como por lo que se está hablando ahora de la llamada ley de la patada en la puerta, que le costó la dimisión como ministro del Interior, en comparación con la actual posibilidad que tienen las fuerzas del Estado para irrumpir en propiedades privadas sin mandato judicial. Nos escucha, guarda un silencio y acaba diciendo que a hablará siempre que respete coma por coma y punto por punto lo que él diga. Eso está hecho, don José Luis:

“Esta semana se ha puesto en circulación opiniones sobre la llamada ley de 1992, la Ley que los periodistas dijeron de ‘la patada en la puerta’ y muchos han dicho que el tribunal constitucional declaró aquella ley inconstitucional ¡Qué cosas tiene la vida! Aquella ley duró hasta que el Partido Popular hizo la ley que hoy llaman ‘Ley Mordaza’; para ser constitucional no está mal que durara 15 años”.

Corcuera añade que “aquella ley que presenté al consejo de Ministros y fue aprobada por el parlamento español, no fue declarada inconstitucional”. El tribunal constitucional no declaró anticonstitucional ninguno de sus artículos, y el que fuera titular de Interior del Gobierno de Felipe González recuerda: “Lo único que declaró inconstitucional fue la palabra ‘constancia’, y la sustituyó por ‘evidencia’ en aquel artículo en el que se decía que la policía podría entrar en domicilio sin mandamiento judicial, cuando tuviera evidencia de que se estaba cometiendo un delito flagrante”.

Dimitió por “una sola palabra”

Después de mandar este mensaje a “los sabios de entonces” y los que tienen poca memoria de ahora, recuerda que “el hecho de que yo dimitiera no fue porque la ley fuera anticonstitucional; yo me comprometí en sede parlamentaria a que si el tribunal constitucional declaraba una coma no ajustada a Derecho, yo presentaba la dimisión, y como el Tribunal Constitucional dijo que la palabra ‘constancia’ debía ser sustituida por la palabra ‘evidencia’, yo presenté la dimisión”

El que fuera ministro entre 1988 y 1993 hace una reflexión: “Si las leyes que han sido recurridas ante el Tribunal Constitucional hubieran originado la dimisión del titular que las proponía, no quedaba un ministro ‘vivo’. Ni uno. ¿Cuántos artículos del Estatuto de Cataluña declaró inconstitucional el Tribunal Constitucional? ¿Doce? ¿Catorce? ¿Recuerda usted que dimitiera nadie?”.

José Luis Corcuera es de respuestas largas, te deja tiempo para que transcribas la entrevista fielmente, y ahora toca preguntar:

¿Qué opina de la sentencia de la Audiencia Nacional sobre el cese del Coronel Pérez de los Cobos?

Es un acto de justicia. Personalmente le conozco desde hace muchísimos años. A diferencia de otros que hablan de riesgos sufridos en la lucha antiterrorista, este sí que los sufrió. Y que haya un juez que determine que los motivos que se adujeron para plantear su cese no son los que en realidad recoge la sentencia, me parece un acto de justicia. Pero yo creo que era ya algo sabido.

¿Por qué?

Porque el propio ministro dio varias versiones en sede parlamentaria. ¿Usted no recuerda haberle oído decir una cosa y la contraria? En los tiempos que corren hoy es muy fácil mentir. Es más. Se miente en sede parlamentaria y no hay consecuencias de carácter político ni de ninguna otra consideración. Por tanto, en primer lugar me congratulo de que esa sentencia contribuya a hacer justicia al Coronel Pérez de los Cobos.

No es una sentencia firme…

En efecto, existe la posibilidad de que sea recurrida, pero si lo que apunta esta decisión judicial es verdad, y muchas de las cosas que contiene esa sentencia judicial la saben todos ustedes los periodistas, no cabe la menor duda de que alguien en ese ministerio tiene que asumir la responsabilidad. Y en política la responsabilidad se suele asumir dimitiendo.

¿Piensa usted que debería dimitir?

Usted leyó perfectamente la nota de la Directora General de la Guardia Civil en la que se decían las razones que se daban para cesar al Coronel, y era que no había informado de algo de lo que no podía informar. Si eso que hizo público se transforma en que como era personal de confianza se podía tomar la decisión de cesarle, o una cosa o la otra es mentira. La conclusión es que alguien o todos han mentido en este lamentable suceso. Y hay algo que me llama todavía más la atención.

“Cuando yo hablo de ‘Grande guión Marlasca con K’ me acuerdo de algún texto absolutamente inaceptable que tiene que ver con el archivo de la causa que el hizo del Yak 42

Explíquese, por favor…

Para el ascenso al general he leído que el Coronel Pérez de los Cobos era el número uno, y no se ha tenido en cuenta esa circunstancia para ascenderle. De ser eso cierto, lo que demuestra es que la soberbia que ha tenido el ministro de Interior al no ascenderle define a una persona. Hasta qué extremo puede estar creyendo que se está en un lugar con la toga puesta. A veces cuando yo hablo de ‘Grande guión Marlasca con K’ me acuerdo de algún texto absolutamente inaceptable que tiene que ver con el archivo de la causa que el hizo del Yak 42. Y por tanto, a veces me resulta increíble la facilidad que tienen ustedes para adornar de cualidades que la gente no ve a determinadas personas. ¡Que le pregunten a la Asociación de Familiares del Yak 42 sobre el archivo que hizo cuando ejercía con la toga puesta de juez en la Audiencia Nacional. Pero es que ahora no tiene la toga puesta.

¿Cómo ve su situación?

El señor ‘Grande guión Marlasca con K’ es un señor sujeto a la crítica, y no tiene la toga ni está en una sala judicial. Ahora está como todos los políticos enjuiciado por la opinión pública de aquellas cuestiones que son sujetas de crítica o de ensalzamiento. Y lo ocurrido en estos supuestos no es para ensalzar a nadie, sino para que se ejerza una crítica constructiva.

¿Usted dimitiría si le hubiera ocurrido eso?

Yo jamás hubiera hecho eso. Los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado merecen un respeto. Eso es lo que merecen, es igual que lo que le diría a todos aquellos que hablaban de la patada en la puerta y todas estas cosas.

Ahora está habiendo patadas en la puerta con la pandemia…

Hablemos de las cosas por su orden. ¿Se puede entrar en domicilio sin mandato judicial, si en el interior se está cometiendo un delito contra la salud pública que ponga en riesgo la salud de los compatriotas? Si es así, acérquese al parlamento y modifique la Ley y el Código Penal. Vaya y diga: “Como estamos en una situación de emergencia nacional, todos aquellos que no sean convivientes y hagan fiestas que pongan en riesgo la salud pública será considerado un delito y no una falta”. Y eso le daría cobertura a las fuerzas de seguridad para poder hacer lo que sin esa norma no pueden hacer. Si en un piso están maltratando a una mujer, la policía debe entrar; eso va para algunos que dicen que el domicilio es inviolable. Es inviolable a menos que se esté cometiendo un delito flagrante. La policía no puede esperar una orden del juzgado porque a esa mujer a lo peor la pueden matar.

Pero no es lo mismo eso que una fiesta o una reunión de muchas personas en una casa

Si se quiere hacer lo mismo en pisos de turismo o de lo que sea, haga usted primero la norma, una que le permita a las fuerzas de Seguridad del Estado actuar en consecuencia.

¿No cree que crear esa ley sería considerado poco democrático e impopular? Hay gente que piensa que con la pandemia estamos viviendo en un Estado policial.

Pues no se puede hacer sin esa ley. Si no se tiene esa ley es peor hacerlo. Se puede impedir que hagan fiestas en pisos particulares siempre que previamente tenga un respaldo legal. Que se considere un delito por atentar contra la salud pública. Pero antes hay que hacer una cosa y después, la otra. Y para echar la puerta abajo de una casa en esos casos no hay un respaldo legal. Lo que pasa es que aquí están ocurriendo cosas muy llamativas. Hace dos días se acaba de aprobar una norma, la convalidación de un decreto-ley sobre el uso de las mascarillas. Primero en el Congreso, después en el Senado, y luego ha vuelto al Congreso, y en esa norma se introduce una enmienda por la que en playa y en la montaña hay que llevar mascarilla.

Es ridículo…

Y ahora se dice que hay que matizar esa norma. Matícese antes, ¿no? Lo que es ridículo es que los partidos que la votaron, como este hombre de Más Madrid, salgan diciendo que cómo es exigible las mascarillas en la playa y en la montaña. ¡Pero si eres tú uno de los que votó a favor!

¿Qué tenían que haber hecho?

Decir: “Nos hemos equivocado”, y como nos hemos equivocado vamos a tramitar una modificación a la norma admitiéndolo. Lo que no puede ser es que se haga una ley y salgan comunidades autónomas diciendo que no las van a aplicar. Y sobre todo si los que lo dicen han votado la norma. Hay cosas que pasan en España que de normales no tienen nada.

Permítame una pregunta. Nos consta que la directora general de la Guardia Civil pensó en dimitir después del cese de Pérez de los Cobos, ¿qué opina?

Yo no lo sé si tuvo o no esa voluntad. Pero por poner un ejemplo, a mí me intentó convencer todo el mundo de que no dimitiera, y no me convencieron porque yo me había comprometido en sede parlamentaria. La soberanía popular tiene importancia. Uno puede mentir en la calle, pero hacer eso en sede parlamentaria, eso no tiene un pase. Si la directora general quiso dimitir y la convencieron de que no hiciera, en este momento la tengo en más consideración.

¿Puedo titular que Grande Marlaska, en su opinión “debe dimitir”?

Lo que debe decir es que la toga la dejó cuando abandonó la judicatura para ser político, y ahora hay que tratarlo como un político.

¿Quién podría sustituirle?

No tengo ni idea.

En su partido hay quien opina que debe dimitir y molestan algunas de sus actitudes.

¿Pero cómo no va a molestar cuando dice que un domicilio no es morada porque es vivienda turística o un piso para alquilar? Si yo lo digo yo en mi época salen en tropel a pedir la dimisión de quien ha dicho esa barbaridad.

¿Cómo ve el futuro de nuestro país en estos momentos?

Con mucha preocupación. Entre otras cosas porque en esta pandemia he leído mucho, entre otras cosas la parte más interesante de la vida de Manuel Azaña. Yo prefiero el Azaña del 31 al Azaña de juventud, entre otras cosas porque algunas de las cosas que dijo siendo más joven no son nada agradables. Al leer lo que escribió en la Cataluña que él vivió te das cuenta de lo poco que ha cambiado uno de los problemas que tiene España, y es el de los independentistas catalanes. Y la costumbre que ha habido en general ante aquellos que desafían la unidad de España ha sido y es la de ponerse equidistante, buscando las razones de unos y de otros no vaya a ser que te llamen facha, o el buenismo… Yo prefiero citar a Ortega y Gasset, el mayor intelectual que hubo en España en el último siglo. Dijo que le problema catalán hay que aprender a conllevarlo. La frase la pronunció cuando se discutió en el 32 el Estatuto de Cataluña que defendió Azaña. Pero todos estos intelectuales que no le llegan ni a la suela del zapato a Ortega y Gasset dicen cosas absolutamente disparatadas.

Lo que ocurre es que empieza a haber un hartazgo entre la sociedad española en general con el problema catalán. Hay personas que querrían un referéndum en el resto de España para votar que sí a una escisión, y eso es muy triste…

¿Usted sabe que en Cataluña, cuando se votó la Constitución, había 1.100.000 votantes menos y los votos afirmativos a la Constitución fueron más que los votos que han obtenido todos los partidos políticos en las últimas elecciones? La suma no de todos los independentistas, sino la de todos.

“Desde que Franco murió los antifranquistas han aumentado en España una barbaridad. Es como cuando los independentistas dicen que el Barcelona no le dio la medalla de oro del club a Franco; no, se la dio tres veces”

¿Qué hemos hecho mal para llegar a la situación actual?

No poner esas cosas en evidencia, las cosas importantes y la trascendencia.

¿No le extraña que nos dejemos todo esto de lado y se esté hablando tres meses de Isabel Pantoja y ahora de Rocío Carrasco, o usted no sigue esos temas?

Yo sí que me intereso sobre aquello sobre lo que se intoxica a los ciudadanos, claro que me intereso. ¿Cómo no me va a interesar? Muchísimo. Lo que es verdaderamente alarmante es que pongas la televisión y veas unas declaraciones de unos supuestos maltratos y que estas se hagan previo pago al parecer de una cantidad que nos dejaría asombrados. Alguna anomalía ocurre con aquellos que, teniendo una concesión pública para emitir en una televisión, llegan a esos extremos. Primero en el mismo sitio donde a esa señora tratan de reivindicarla se la pone a parir, y ahora, sin prueba alguna, excepto su declaración, se le da toda la credibilidad. Eso debería hacerle preguntarse a los periodistas en qué contribuyen a que tengan la credibilidad que la sociedad merece de ustedes.

Usted no estaba cuando Antonio David era Guardia Civil…

No. Yo dimití en el año 1993 en un puente, en el día de la Constitución. Me fui con unos amigos a Francia.

¿Y cómo se siente uno cuando dimite?

Cuando tomas la decisión en días previos y muchos amigos te dicen que no tienes que hacerlo, que el cambio de la palabra ha sido un cambio menor, ahí lo pasas mal. Pero cuando tomas la decisión y la ejecutas, te sientes más liberado. Lo que me sorprendió es que todos los que habían escrito diciendo que la ley era inconstitucional, y me insultaron por activa y por pasiva, no reconocieran su error. Me sirvió para convencer mejor a mis compatriotas, a aquellos que parecen haber inventado la democracia. Y sobre todo a esta izquierda divina, izquierda de caviar que ha existido desde la Transición. Cuando Franco vivía yo no les vi por ninguna parte. Yo cuando me reunía en el monte, casi todos eran trabajadores manuales. No había ningún juez.

Una ministra ha jurado su cargo y no ha cotizado nunca a la Seguridad Social.

Pero será antifranquista, seguro. Desde que Franco murió los antifranquistas han aumentado en España una barbaridad. Es como cuando los independentistas dicen que el Barcelona no le dio la medalla de oro del club a Franco; no, se la dio tres veces. Y cuando se habla del final de la República no se dice que uno de los lugares donde fue recibido con mayores honores fue en Barcelona.

Tampoco se dice que fue la Guardia Civil la que defendió Barcelona.

Ni que el General Batet fue quien impidió que Luis Companys diera un golpe de Estado. Cuando se alza Franco y da el golpe de Estado, uno de los que permanecen fieles a la República es el General Batet. Y al General Batet se le fusila como fusilaron a Luis Companys. Luis Companys que fue un golpista de Cataluña tiene una calle en Barcelona… ¿Conoce usted alguna calle del General Batet en Barcelona?

¿Por qué esa fobia a la Guardia Civil por parte de algunos políticos?

De la misma forma, insisto, que un independentista de ERC que tuvo de secretario general a Heribert Barrera cuando empezó la transición, que era un xenófobo absolutamente demostrado, y hoy un percebe de cuarta como Rufián da clases de democracia a los españoles. Un tío que ha querido saltarse la Constitución Española, que ha defendido que se soliviante el orden constitucional y que nos da clases de democracia. Y los medios de comunicación le aplauden. Esto no ocurre en ningún lugar del mundo. El descendiente de Luis Companys, el descendiente del Estado catalán, que fueron los que tuvieron contactos con los nazis y con los rusos, esos llaman fascistas a los defensores de la Constitución.

¿Cómo es comprensible esto?

Porque la clase política constitucional es de dudosa valía. Con la experiencia acumulada me encantaría tener a estos mindundis como contrarios. ¿Cómo se puede comparar por ejemplo a un hombre como los ponentes constitucionalistas catalanes como Miquel Roca con cualquiera de estos chiquilicuatres? No se pueden comparar a aquellos políticos que vivieron la dictadura con estos que han vivido la vida muelle. Les hemos pagado las carreras y hablan de Franco con una propiedad, como si le hubieran conocido. Si estos no vivían cuando hicimos la transición. Estos comunistas de bolsillo no saben que en 1958 el Partido Comunista preconizó la reconciliación nacional.

“En la frontera de Irún, en el lado francés los gendarmes pedían los PCR a los españoles, y en el lado español no había controles porque según decían, no tenían infraestructura. ¡La culpa sera de Ayuso! Seguro”

Una pregunta relacionada con la actualidad sanitaria, ¿se ha vacunado?

No, no me han llamado todavía. Yo tengo 75 y supongo que cuando acaben con los de ochenta nos llamarán a los de 75. ¿Si soy de riesgo? Tengo otros, aparte de la edad, pero igual no lo saben. ¿Si me voy a vacunar? Naturalmente, en cuanto me llamen.

¿Cuál es el tipo de vida que está llevando?

Salir poco de mi casa, alguna vez lo hago y no me quito la mascarilla casi ni cuando estoy comiendo. Pero tampoco vivo con miedo todo el día en casa. Una vez a la semana o dos como máximo a tomarme un vino, y el resto estoy en casa. Veo a mis nietos de cuando en cuando con la mascarilla, y cumpliendo siempre las normas.

¿Cómo se concilia la salvaguarda de la economía con las medidas de protección a la población por la Covid?

Se concilia con mucha dificultad, pero aquí hemos conocido entre los opinadores españoles a quienes en su momento decían ‘no se ponga usted la mascarilla porque puede taparle los ojos, y si va conduciendo tendrá un accidente y se puede matar’ y que ahora han pasado a ser algunos absolutos hooligans de la necesidad de llevar mascarilla. Aquí se cambia de chaqueta con una facilidad absolutamente increíble, y a menudo se olvida lo que se ha dicho hace solo algunos meses. ¿Usted recuerda cuando esta era una gripe o poco más, viendo que Italia se estaba confinando en el norte? Y el corresponsal de Televisión Española decía que era una exageración. Un eminente médico, el doctor Cabadas, dijo mucho antes del 8 de marzo que lo de pandemia era una cosa muy seria, y lo pusieron a parir. En El País salió un artículo demoledor contra él por alarmista. Pues esos mismos, ahora son todo lo contrario. Es exactamente igual que cuando se dice: “Se prohíbe entrar en España sin una PCR negativa”, y se extiende esa orden a la circulación en carretera. Y en la frontera de Irún, en el lado francés, los gendarmes pedían los PCR pedían los españoles, y en el lado español no había controles porque, según decían, no tenían infraestructura. ¡La culpa será de Ayuso! Seguro.

¿Usted sigue siendo socialista?

Yo no he militado más que en un partido político. No he militado en ningún otro.

¿Por eso no me da el titular? En el fondo sigue siendo leal al partido.

Qué quiere que le diga, pues sí. No estoy de acuerdo con este partido socialista, pero yo creo que algún día volverá a ser una socialdemocracia que trabaje por lo que trabajó en la reconciliación nacional. Yo creo en un partido socialdemócrata y como tengo un cierto nivel de conocimiento, no conozco ningún partido socialista en Europa que tenga acuerdos de coalición con comunistas. Ninguno. Ni en Dinamarca, ni en Suecia, ni en Alemania. En los países donde mejor se ha desarrollado el Estado de bienestar nunca, que yo se sepa, se han producido acuerdos de socialistas con comunistas. Solo ocurrió una vez en Francia, con Miterrand, y el acuerdo fracasó al poco tiempo. Y eso que dice el presidente de Gobierno: “somos el único país que tiene cuatro vicepresidencias ocupadas por mujeres”, a continuación añado yo: “y somos el único país de Europa que tenemos un acuerdo de Gobierno, o un Gobierno, en el que participan socialistas y comunistas con populistas”. Y de ahí no puede salir nada bueno.

“Me parece que lo que ha demostrado Pablo Iglesias, en tema de gestión, como buen comunista, es que no tiene ni puñetera idea”

¿Qué opina de Pablo Iglesias?

Como soy un observador, cuando le oigo al prototipo por excelencia del asalto a los cielos, un leninista riguroso como él, cuando le oigo hablar del escudo social, me voy “con una gran satisfacción”. Pero luego lees los periódicos y ves que hay 800.000 familias que tendrán derecho a la renta mínima vital. Y pasado un año la percibirán solo 200.000. Y entonces uno se pregunta: ¿dónde está el escudo social? O cuando uno ve las colas que van a los bancos de alimentos o a la Cruz Roja o a Caritas y ve que se han multiplicado, la pregunta que se le puede hacer al vicepresidente es: ¿Y tú, de qué te ocupas, criatura?

Pablo Iglesias

¿Qué le parece que se baje al ruedo de la política de Madrid desde la vicepresidencia?

Jamás tenía que haber estado, pero es otra cuestión.

¿Es una huida?

Yo no pierdo el tiempo en analizar la razón o la sinrazón, que haga lo que le parezca bien. Me parece que lo que ha demostrado en tema de gestión, como buen comunista, es que no tiene ni puñetera idea. ¿Cuántas viviendas sociales hizo el gobierno de Unidas Podemos en Madrid en el tiempo que Manuela Carmena fue alcaldesa?

¿Se atreve a opinar de la debacle de Ciudadanos?

A mí me parece que el liberalismo de centro izquierda es necesario en un país aunque nada más que sea para pactar o bien con la socialdemocracia o bien con el centro derecha. Debe ser una opción no desdeñable. Ese es mi punto de vista. Otra cosa es que lo hayan hecho bien, que creo que no, que lo han hecho muy mal. Un ejemplo es el de las elecciones holandesas, que de repente se ve que ha ganado el Partido Conservador y que un partido liberal de izquierdas ha pasado a ser la segunda fuerza del país. Pero para eso hay que cambiar.

“Me indigna el acercamiento de Txapote… recuerdo esa chulería, esa mirada criminal, contra las familias, contra quienes estaban en el juicio”

¿Qué hay que cambiar?

Tiene que haber un país informado, un pueblo que sepa discernir lo que es basura de lo que no lo es, de lo que es propaganda de lo que no. No es posible tener un presidente que para decir que hay un cambio de Gobierno en el que la vicepresidenta tercera pasa a ser vicepresidenta segunda, y que la ministra de trabajo pasa a ser vicepresidenta tercera y que Ione Belarra pasa a ser ministra, salga leyéndolo en un teleprompter. Eso no es normal. Yo veo a Angela Merkel y habla como hablan las personas. No puede haber un presidente de Gobierno que vaya al parlamento, dé su discurso, escuche a la oposición, y las réplicas las lea escritas. Felipe González improvisaba las réplicas en función de lo que le decían. No las llevaba escritas. Estamos en presencia de un estadista, dicen. ¡Qué cosas!

¿Qué opina del acercamiento de Txapote?

Me indigna. Todavía tengo en la memoria, y supongo que será en la memoria colectiva, la chulería con la que aparecía cuando se le estaba juzgando. Esa chulería, esa mirada criminal, contra las familias, contra quienes estaban en el juicio. Ni se ha arrepentido ni nada de nada.

Artículo
Entrevista con José Luis Corcuera: "Marlaska dejó la toga cuando abandonó la judicatura. Ahora hay que tratarlo como un político"
Nombre
Entrevista con José Luis Corcuera: "Marlaska dejó la toga cuando abandonó la judicatura. Ahora hay que tratarlo como un político"
Descripcion
El ex ministro del Inteiror habla de la situación actual de Fernando Grande-Marlaska en una entrevista en la que recuerda que él dimitió en los noventa por una sola palabra.
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo