La Guardia Civil, patas arriba por culpa de Marlaska

146
grande-marlaska
El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska

El malestar en el seno de la Guardia Civil no para de crecer. La destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid, ha provocado que la mayoría de las asociaciones profesionales de la Policía Nacional y la Guardia Civil le hayan manifestado su apoyo, tanto a él como al Director Adjunto Operativo (DAO) y número dos de la Benemérita, el teniente general Laurentino Ceña, en protesta por la decisión del ministerio del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La Asociación Pro Guardia Civil también ha respaldado este martes la renuncia de su Director Adjunto Operativo (DAO), Laurentiño Ceña, en protesta por la decisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de cesar al jefe de la Comandancia de Madrid: “Si el cese de ayer (el de Pérez de los Cobos) fue un aviso a navegantes, su renuncia hoy (la de Ceña) es nuestro aviso a navegantes: somos la Guardia Civil”, ha escrito la asociación en sus perfiles en redes sociales, en los que se ha manifestado orgullosa de “vestir el mismo uniforme” que Ceña.

Uno de los tweets no puede ser más explícito: Hace alusion al honor, la divisa de la Guardia Civil, que por culpa de ese cese y la dimisión posterior de Ceña está al borde del colapso.

El Ministerio de Interior justifica la destitución de Pérez de los Cobos por “pérdida de confianza en las últimas fechas”. Desde el primer momento, los medios han relacionado esta destitución no sólo con los informes encargados por la juez Carmen Rodríguez Medel, titular del juzgado 51 de Madrid, sobre la manifestación feminista del 8-M y la gestión del responsable del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ante la pandemia de Covid-19, pero puede haber otras motivaciones políticas.

Los informes fueron declarados secretos y Pérez de los Cobos cumplió con su deber al no revelarle el contenido de los mismos a Marlaska. Fuentes del cuerpo definen al coronel como un hombre cercano, muy preocupado por los hombres y mujeres que están a sus órdenes, y ante todo “absolutamente honesto y cumplidor de su deber”. Hasta tres veces, según ha relatado la periodista de “El Español”, María Peral, le pidió Marlaska al coronel información sobre el informe, por medio de su superior inmediato, el general Berrocal y otro mando superior. Dos veces dijo que no sabía nada y a la tercera, Pérez de los Cobos advirtió a su interlocutor que bajo ningún concepto podía facilitar informacion, y ello por orden de la propia jueza.

El general le dice que lo entiende, pero que el coronel tiene recursos para enterarse de lo que han puesto en el informe. Fue entonces cuando el coronel destituido responde que no se puede enterar ni va a mover un dedo por enterarse con absoluta rotundidad. La última llamada que recibe el juez fue la de la propia directora de la Guardia Civil, María Gámez, para comunicarle su destitución por no haber informado a los superiores del contenido del informe.

Tras conocer el cese, la juez ha remitido un oficio a la Secretaría de Estado de Seguridad recordando que desde que inició esta investigación dio orden expresa a la Guardia Civil, que actúa como policía judicial en la causa, de “guardar rigurosa reserva” sobre las investigaciones encomendadas, y advirtiendo que la infracción de dicho deber puede dar lugar a responsabilidades penales. Lo que ha ocurrido, según fuentes del cuerpo, es de una tremenda gravedad. Y no se descartan nuevas dimisiones. La policía también ha defendido la actuación de Pérez de los Cobos por medio del sindicato Jupol en este tweet.

También han retuiteado este comunicado de Jucil, que recoge el malestar del cuerpo ante lo que se considera una injusticia y una falta de respeto a la historia del Instituto Armado con 176 años de historia a sus espaldas.

Fuentes de la Guardia Civil añaden que el cese del coronel Perez de los Cobos ha sido además “todo un regalo a los independentistas; Sánchez les ha servido la cabeza del coronel en bandeja de plata a sus nuevos socios”. Él fue el jefe del operativo en Cataluña durante el 1-0. Tanto es así que un diputado de la CUP, Albert Botram, ha manifestado en su cuenta de Twitter: “Ciertas hostias tienen premio”.

La Guardia Civil, cuyo sueldo, como el de los policías, sigue por debajo del de las fuerzas policiales autonómicas, que incluso les han apoyado en sus reivindicaciones, algo que Marlaska prometió hacer y no ha hecho, vive momentos muy duros. Han muerto compañeros víctimas del Covid-19 y se ignora la cifra de los contagiados y enfermos, que podrían ser varios miles. A muchos ni siquiera se les dotó de medios al comienzo de la pandemia.

No es de extrañar que circule por las redes la carta de un Guardia Civil indignado que recrimina que se esté intentando prostituir a un cuerpo que solo debe luchar por la legalidad.

Estimada Señora Directora de la Guardia Civil Doña María Gamez Gamez:

“Usted me engañó, usted al día siguiente de tomar posesión me dijo que trabajaría por esta Institución con todas sus fuerzas, solo puedo decirla que usted traía muy poquitas fuerzas ó ninguna, desde la toma de posesión de su cargo solo se la vio en el acto de su nombramiento, durante dos meses ha estado desaparecida.

Mientras tanto, sus Guardias Civiles dando la cara contra un virus que nadie conocía, pero además lo hacían a pecho descubierto, el ministro Marlaska catalogó a las Fuerzas de Seguridad de bajo riesgo…¿ Y para que? Esos desgraciados que por poco más de mil euros dan todo a cambio de nada, van a obedecer igual, pues dinero ahorrado…

Durante el estado de alarma, la Guardia Civil ha realizado un gran trabajo sin mascarillas, sin guantes, ni protección alguna, pero además con miles de Guardias Civiles contagiados y sin contar todos los que han quedado en el camino, entre ellos mi gran amigo y compañero Manuel Fernández Zurdo.

Él dio todo a cambio de nada, usted se escondió, no defendió a sus Guardias, al General del Estado Mayor D. José Manuel Santiago le trataron como a un tonto, el General ha tenido un lapsus, ponemos a los Guardias Civiles a dar seguridad al marqués de Galapagar, incumpliendo la Constitución, cortamos las calles para prohibir la libre circulación de peatones en su población, impedimos pasear la Enseña Nacional, impedimos el manifestarse libremente y ya para remate cesan a un GUARDIA CIVIL DE HONOR, al Coronel D. Diego Pérez de los Cobos, y ¿donde está la Directora General de la Guardia Civil?

Nadie lo sabe, seguro que retribuciones sí, el resto nada de su paradero. Señora Gamez, los Guardias Civiles desde el primer día están en la calle, sin descanso, con la vocación que los caracteriza y con un título que nadie les quitará BENEMÉRITOS, perdón que ustedes les quitarán, como todo.

Empiece a defenderlos, no acepte chantajes, no acepte coacciones, no acepte sobornos, no acepte ceses por el buen trabajo, no acepte cambios. La Guardia Civil debe velar por la seguridad de su país y de todos sus ciudadanos, sin colores, religiones ó de sus ideas políticas, dejen en paz a la Guardia Civil de una vez, son los mejores hombres y mujeres que puede haber y realizar su trabajo, pero déjelos y defiéndalos de este Gobierno. Uno ya se empieza a hartar de todo”.