La agencia de comunicación Fazze

Influencers denuncian que una agencia vinculada a Rusia les sobornó para que difamaran contra la vacuna de Pfizer

84

Influencers, youtubers y blogueros de Francia y Alemania han denunciado en sus redes sociales que una misteriosa agencia de comunicación llamada Fazze les ofreció dinero para que difamaran públicamente la vacuna de Pfizer/BioNTech. Se trata de una campaña que la agencia presenta como “informativa”, pero que potencialmente es muy dañina y que este martes ha sido calificada por el ministro de sanidad francés, Olivier Verán, como “pésima, peligrosa e irresponsable”.

Todo comenzó el pasado 18 de mayo, cuando el youtuber y podcaster alemán Mirko Drotschman compartió una captura de un correo electrónico en el que se le pedía que participara en una “campaña informativa” sobre “el significativo número de muertes tras la vacuna de la Pzifer”.

“Muy interesante: Una agencia me contacta y me pregunta si quiero formar parte de una ‘campaña de información’. Se trata de compartir un enlace a documentos supuestamente filtrados sobre muertes por vacunación corona. Contra el dinero. Sede de la agencia: Londres. Residencia del CEO: Moscú”, escribió Drotschman.

Pocos días después, otros dos influencers franceses, el cómico Sami Ouladitto y el divulgador de cuestiones sanitarias Et ça se dit Médecin, con 400.000 y 84.000 seguidores respectivamente, denunciaron haber recibido la misma propuesta. Según Et ça se dit Médecin, la agencia le ofreció “más de 2.000 euros”. Pero no fue hasta el pasado 24 de mayo cuando la campaña ganó relevancia y notoriedad, con una nueva denuncia del youtuber y divulgador científico francés Léo Grasset, conocido como Dirty Biology y con más de un millón de suscriptores en su canal de Youtube.

Grasset fue un paso más allá, compartiendo capturas de pantalla del briefing que le hizo llegar la agencia de comunicación. En ellas, se puede ver que le contacta haciendo de intermediario de un cliente que prefiere mantenerse “incognito” y las condiciones de la campaña, escritas en un inglés deficiente: explicar que la mortalidad entre los vacunados con Pfizer es tres veces mayor que la de los vacunados con AstraZeneca, algo que es falso; decir que los medios de comunicación tradicionales lo están ocultando; lanzar una pregunta como “¿Por qué los gobiernos están comprando constantemente la vacuna de Pfizer si es peligrosa para la salud de la gente?”, entre otras instrucciones.

“Qué extraño. He recibido una propuesta de colaboración que consiste en poner a parir la vacuna de Pfizer en un vídeo. Tiene un presupuesto colosal, el cliente se mantiene en secreto, y yo tengo que esconder el patrocinio…”, tuiteó Grasset

Otras instrucciones de Fazze

El portal de periodismo de investigación francés Numerama ha puesto el foco sobre esta campaña y ha publicado otros fragmentos del briefing de la agencia en la que se ve que los influencers también tenían que “explicar que el informe de Astrazeneca fue filtrado. Muestra los ratios de mortalidad de la población vacunada de todos los países: Decir que esta información fue publicada en la famosa publicación francesa ‘Le Monde’. Si eres de Francia, decir y mostrar este artículo”. Esta condición hace referencia a esta noticia del diario francés del pasado mes de enero, la cual hace referencia a información supuestamente robada de la Agencia Europea del Medicamento por parte de hackers rusos y posteriormente publicada en la dark web.

Además, la agencia también pedía a los influencers que al final animaran a sus seguidores a sacar “sus propias conclusiones” y a pensar en sus seres queridos.

¿Quién está detrás de la agencia Fazze?

Fazze, una “plataforma de marketing de influencers… que conecta a bloggers y anunciantes”, aseguró tener su sede en Londres, pero no está registrada allí.

Numerama, la radio pública Franceinfo y Le Monde coinciden en que las pocas pistas que hay sobre Fazze dirigen a Rusia.

Según Numerama, este briefing comparte muchas similitudes con la estrategia de “redes sociales” que Rusia ha estado siguiendo desde el inicio de la campaña de su vacunación con su vacuna, Sputnik V. Asimismo, indica que su página web no presenta ningún cliente y, antes de que eliminara todos sus datos de contacto a raíz de la enorme repercusión que ha adquirido su campaña, ofrecía la posibilidad de conectarse con Facebook, Twitter y Vkontakte, la red social más utilizada en Rusia. Además, señala que en LinkedIn, Fazze solo tiene un empleado, que afirma haber realizado actividades para empresas rusas en el pasado.

Franceinfo afirma haber tenido acceso a unos correos electrónicos en los que “la agencia de comunicación pide a otro influencer que afirme que los medios de comunicación ocultan información al público y que la Unión Europea ha favorecido la vacuna de Pfizer. Estos mensajes están firmados por la agencia Fazze, que está domiciliada en el Reino Unido pero no está registrada en el país. Su dirección en Londres es falsa y sus pocos empleados, rusos o educados en Rusia, han ido borrando sus cuentas en las redes sociales desde que se conoció la noticia”.

El diario Le Monde, por su parte, ha advertido que la gerencia de Fazze proviene de Moscú, según el perfil de LinkedIn del director ejecutivo de la agencia. Además, ha apuntado que la agencia tiene su domicilio fiscal en las Islas Vírgenes.

Por el momento, ninguna información se ha confirmado oficialmente. El ministro de salud francés, al ser preguntado sobre la sospecha de que de que esta campaña proceda de Rusia, dejó la incógnita abierta: “No sé de dónde viene, no sé si viene de Francia o del extranjero”. El Ministerio de Salud francés ha asegurado que “está siguiendo muy de cerca este tema” mientras que Pfizer no ha hecho ninguna declaración al respecto, al menos hasta ahora.

Artículo
Influencers denuncian que una agencia vinculada a Rusia les sobornó para que difamaran contra la vacuna de Pfizer
Nombre
Influencers denuncian que una agencia vinculada a Rusia les sobornó para que difamaran contra la vacuna de Pfizer
Descripcion
La campaña ha alcanzado una enorme repercusión en Francia y el ministro de sanidad francés la ha calificado como "pésima, peligrosa e irresponsable".
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo