GreyGlasses ofrece un probador virtual de gafas

La realidad aumentada ayuda a las ópticas a desconfinar su negocio

208
gafas óptica

El Real Decreto que instauró el estado de alarma en España el pasado 14 de marzo para evitar la propagación del coronavirus consideraba a las ópticas establecimientos de primera necesidad.

La movilización del sector no tardó en llegar con el hashtag #OpticasCerradasYa, con el que ópticos y optometristas denunciaban la falta de protección para hacer bien su trabajo. Las protestas hicieron que el Gobierno matizara y pasase a considerarlos (junto a podología, fisioterapia y terapia ocupacional) servicios esenciales limitados a resolver urgencias.

La movilización del sector no tardó en llegar con el hashtag #OpticasCerradasYa, con el que ópticos y optometristas denunciaban la falta de protección para hacer bien su trabajo. Las protestas hicieron que el Gobierno matizara y pasase a considerarlos (junto a podología, fisioterapia y terapia ocupacional) servicios esenciales limitados a resolver urgencias.

Así que, un negocio más que ha tenido que aplicar lo de “imaginación al poder” para tratar de aminorar la caída de las ventas. La startup GreyGlasses (antes GreyHounders) ha contribuido a ello con su probador virtual, que permite a los clientes probarse diferentes modelos de gafas de manera online y por tanto, sin ninguna necesidad de salir de casa. La solución ya existía, pero ha sido durante el confinamiento cuando su uso ha despertado un mayor interés por parte de los clientes. Desde mediados de marzo, la firma ha aumentado sus ventas un 78% y los ingresos un 40%, precisamente al poder seguir desarrollando su modelo de negocio.

Gracias a la tecnología de realidad aumentada, se pueden comprar y probar, desde el sofá, monturas para gafas graduadas, de sol, y… el producto estrella de estas semanas: las blue light, específicas para el ordenador. Y la experiencia parece tener aceptación.

El producto más vendido ahora son las gafas Blue Light que protegen de la exposición al ordenador.

“En estos momentos, pasamos más de 11 horas diarias frente a pantallas y con ellas protegemos la vista de la luz dañina, la azul, que emiten los dispositivos electrónicos. Es ahora, al incrementarse las molestias, con el teletrabajo y la educación online, cuando se ha descubierto este producto que, sin embargo, ya vendíamos antes”, explica Marta Frenna, cofundadora y CEO de GreyGlasses.

Como siempre los hay más indecisos, para quien no da el paso de elegir montura con la prueba virtual, GreyGlasses, también propone envíos de éstas gratis y sin compromiso de compra. Hasta cinco monturas hacen llegar al domicilio y aseguran que cumpliendo la normativa requerida en cuestión de higiene y protocolos de seguridad; pero si no le convence la idea, también proponen esperar a mandarlo post cuarentena, si ello da más tranquilidad. “Nuestro software GreyGlasses permite realizar capturas de cada look para compartirlos con amigos y familia en Whatsapp e Instagram”, indica Frenna.

En el mes de febrero, la startup madrileña lanzó ya un Recomendador Virtual basado en Inteligencia Artificial: un asesor de imagen que te aconseja la montura que más favorece.

A partir del 11 de este mismo mes, con el inicio de la segunda fase de la desescalada, los comercios, y por tanto las ópticas, ya podrán abrir; eso sí, bajo unas estrictas medidas de seguridad y solo en aquellas provincias con menos casos de coronavirus.

A los más temerosos, que no lo vean claro – en todos los sentidos -, siempre les quedará la opción del probador virtual.