España monitorizará el comportamiento de las abejas

20
abejas monitorizadas en España

España se ha unido al proyecto de colmenas inteligentes para monitorizar su comportamiento, junto a T-Systems, una empresa especializada en prestar servicios digitales a empresas e instituciones. La desaparición de las abejas puede ser un problema tan grave como el deshielo de la Antártida, con graves repercusiones para la naturaleza.

T-Systems es una compañía integrada en el Grupo Deutsche Telekom, y gracias al trabajo conjunto podremos conocer cómo afectan las condiciones ambientales a las abejas, la contaminación o el ruido. Y así podremos esclarecer por qué está disminuyendo la especie generadora de vida mediante la polinización.

Como parte del proyecto, España se une con dos nuevos dispositivos ubicados en Valencia y Cartagena a la red europea de colmenas inteligentes de T-Systems, que ya cuenta con dos colmenas en los alrededores de su sede en Bonn y otras dos en Múnich (Alemania). Así lo ha explicado la empresa en un comunicado. La red comparte los datos de comportamiento en cada colmena, y de esta forma contrasta las condiciones de las abejas en diferentes espacios.

Acuerdo con la Universidad Politécnica de Cartagena y Miel Costa Cálida

En T-Systems confían en “la tecnología para mejorar y construir futuro y este proyecto es una muestra de ello”, ha comentado el Managing Director de T-Systems Iberia, Osmar Polo. “Confiamos en que los resultados ayudarán a mejorar las condiciones de vida de las abejas”, ha añadido.

El proyecto en España se ha desarrollado a través de un acuerdo con la Universidad Politécnica de Cartagena y con Miel Costa Cálida. Además, ha contado con la colaboración del Observatorio Municipal del Árbol de Valencia, que ha permitido la instalación de una de las colmenas en entorno urbano, siendo Valencia una de las pocas ciudades españolas que acepta, bajo determinadas circunstancias, tener colmenas dentro de la propia ciudad. El segundo dispositivo, ubicado en Cartagena, está situado en terreno rural, permitiendo así comparar resultados y conocer cómo afecta cada entorno a la vida de las abejas.

Como parte del proyecto, T-Systems ha aportado los dispositivos inteligentes equipados con tecnología del Internet de las Cosas (IoT) para la recolección de información, que es interpretada por los apicultores de Miel Costa Cálida, quienes también se encargan del cuidado y mantenimiento de las colmenas y sus abejas.

Por su parte, la Universidad Politécnica de Cartagena, a través del grupo de investigación de Sistemas de Comunicaciones Móviles (SiCoMo), impulsará el estudio de estos datos utilizando ‘big data’ y análisis avanzados. Además, bajo la supervisión del catedrático Leandro Juan Llácer, en coordinación con los apicultores, se trabajará también en el desarrollo de nuevos sensores que aporten todavía más información sobre las poblaciones de abejas.

La tecnologia al servicio de la biodiversidad

Según Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), tres de cada cuatro cultivos alimentarios claves del mundo y 250.000 especies de plantas dependen en su mayoría de la polinización de las abejas.

Por otra parte, diversos estudios apuntan que las poblaciones de abejas se han reducido drásticamente desde 2015 en toda Europa, en algunas zonas hasta un 30% al año, y las causas son desconocidas.

Como señalan desde T-Systems, los pesticidas, los paisajes monótonos, la falta de fuentes de alimentación, la pérdida del hábitat natural, o el incremento de parásitos como el ácaro Varroa, son algunas de las causas que se manejan como las causantes de este problema por los expertos.

Para concienciar sobre la importancia de los polinizadores, las amenazas a las que se enfrentan y el beneficio que tienen para la biodiversidad de toda la Tierra, la ONU proclamó en 2018 el 20 de mayo como Día Mundial de las Abejas.

Todo esto ha llevado a T-Systems a desarrollar el proyecto de colmenas inteligentes, para ayudar a determinar las causas que están provocando la drástica reducción de la población mundial de estos insectos, fundamentales para mantener la biodiversidad de la Tierra.

La tecnología IoT es fundamental en este proyecto ya que permite la recogida de información de cada colmena inteligente. Cada dispositivo cuenta con sensores que recolectan y transmiten datos de temperatura, humedad, nivel de llenado y peso de los paneles, así como información del sonido ambiente.

Una información que luego es transmitida a la red internacional de equipos y sensores de Deutsche Telekom NarrowBand IoT (NB-IoT), para compartir y analizar datos a nivel internacional y conocer cómo afectan las diferentes condiciones climáticas, de contaminación o de ruido al comportamiento de las abejas y a su subsistencia.