Diseñado por varios ingenieros de la Universidad de Berkeley

¿El futuro está en los robots del tamaño y aspecto de una cucaracha?

47
robot del tamaño de un insecto

Todo el mundo con una cierta edad recuerda las terroríficas tarántulas gigantescas metálicas que aparecían en la película “Runaway“, protagonizada por Tom Selleck en el año 1984. La realidad ha superado a la ficción. Pero de momento los insectos metálicos son mucho más pacíficos y trabajadores. El año pasado un grupo de ingenieros de la Universidad de California crearon un bichito verde mucho más estético y también más pequeño que funciona con metanol y es un robot con todas las de la ley, aunque parezca un insecto que se camufla con las hojas de las plantas. Es el RoBeetle, que no depende de una fuente externa de energía, sino que funciona con metanol como combustible.

Lo último ha sido el diseño de un robot diminuto que se mueve a la velocidad de un animal rapidísimo, como ha publicado ADSL Zone. El bichito en cuestión se comporta, además, con lo que podríamos denominar una agilidad fuera de lo común, y ha sido diseñado por ingenieros de la universidad de Berkeley. Adopta el tamaño de una moneda, parece una cucaracha y la clave de sus prestaciones estriban en la forma en la que han sido construidas sus patas, que le permiten girar de forma muy drástica y adherir sus apéndices a todo tipo de superficies gracias a un sistema de electrodos. Al parecer, el diseño se inspiró en un modelo usado en el año 2019 que fue fabricado en un material de gran fortaleza y que podía cargar con pequeños objetos a pesar de su pequeño tamaño.

En el vídeo inferior que acompaña a estas líneas se puede ver la enorme rapidez que desarrolla al atravesar un laberinto de Lego. Ni las arañas de la famosa película de Tom Shelleck corrían tanto. No ha tardado ni 5,6 segundos. Está construido con un material en capas que se expande y contrae. Dispone de almohadillas electroestáticas en las patitas y le auguran un futuro prodigioso para operaciones de búsqueda y rescate o trabajar bajo condiciones de extremo peligro.

El robot cucaracha ultrarrápido funciona mejor conectado a la corriente que con pilas

Otro ensayo que se realizó con el robot, que recuerda en cierto modo a una cucaracha fue detectar dónde se había producido una mayor concentración de gas, lo que podría ayudar en el futuro a descubrir fugas de gas. Estas minicucarachas robóticas serían tan necesarias en las cocinas y casas, como los extintores. El prototipo tiene dos versiones, uno conectado a la corriente y otro con pila autónoma, mucho más lento. El futuro de la robótica pasa por la adaptación a los pequeños tamaños, ya que requieren de menos energía para alcanzar grandes velocidades.

Se desarrollaron dos modelos distintos: uno que estaba conectado a una corriente y otro que tenía una pila. El que dio mejores resultados fue el que estaba conectado, que se llegaba a mover igual de veloz que algunos pequeños animales, mientras que la otra versión era mas lenta.

Actualmente uno de los mayores objetivos que tiene la humanidad es la de fabricar máquinas de pequeño tamaño pero que rindan igual o mejor que las que son grandes. La clave se encuentra en el reducido tamaño, que permite a estos robots moverse a una velocidad muy dinámica a diferencia de los de mayor tamaño que son más lentos. El robot cucaracha, evidentemente, llega mucho antes a cualquier destino que el famoso robot policía americano de Boston Dynamics, de cuyas peripecias ya hablamos en Escudo Digital.

Artículo
¿El futuro está en los robots del tamaño y aspecto de una cucaracha?
Nombre
¿El futuro está en los robots del tamaño y aspecto de una cucaracha?
Descripcion
Un robot del tamaño de una cucaracha es capaz de atravesar un laberinto en menos de seis segundos, y tiene una agilidad fuera de lo común.
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo